Etiquetas

domingo, 5 de junio de 2011

BORIS, UNA FORMA JAPONESA DE ENTENDER EL ROCK

Nunca me senti atraido por la cultura japonesa. No es que me gustase, es que simplemente, no me habia parado a comprobar si me interesaba o no, sinceramente. Y no es que ahora me vuelva loco, pero si que se ha despertado mi curiosidad. El hecho de haber conocido gente que ha pasado periodos de tiempo en ese pais, junto a la literatura, han borrado ese halo de indiferencia.


Mi primer contacto con Japon, fue con el libro de James Clawell, "Shogun", que transcurre en la epoca de la llegada de los europeos a un Japon feudal, dominado por los codigos de honor, los caudillos y samurais, y que se emergia como un importante mercado comercial maritmo. "Shogun" es una novela de occidentales hablando sobre japoneses, y se nota, desde el inicial horror y desconcierto de un occidental ante unas tradiciones y forma de ver la vida totalmente opuesta a la que siempre ha conocido, donde prevalecen el honor y la moral, pero donde tambien predomina como en toda civilizacion, la ambicion y la crueldad, hasta la transformacion del protagonista con su integracion en la cultura japonesa, llegando a ver como diferente la de sus propios compatriotas. Pero como decia, "Shogun" no deja de ser la vision de aquel Japon desde fuera.


El libro que me abrio las puertas a la cultura japonesa sin lugar a dudas, tenia que ser un libro de un japones hablando sobre japoneses, y ese es "Tokyo blues (norwegian wood)", de Haruki Murakami, un libro que me fascino, que a veces se me hacia pesado -quizas por la diferencia occidental/oriental-, pero que no podia dejar de leer. Una historia apasionada, condenada al fracaso, por las normas de conducta que los japoneses tienen concebidas, y que cuyos protagonistas son conscientes del abismo al que se dirigen, pero lo asumen. Toru, su protagonista, esta en un aeropuerto aleman, cuando suena la cancion de los Beatles "Norwegian wood", y su mente vuela sin remision a 1969, cuando vivio el momento emocional mas intenso de su vida. No quiero contaros nada mas, por si alguno decidis dar una oportunidad a esta novela de Murakami, que eso si, avisado quedais, la tristeza es el leit motiv.

Ahora ando leyendo "Apocalipsis Z 3: la ira de los justos" de Manel Loureiro, ultimo de esta trilogia de spanish zombis, cuya primera parte me atrapo, la segunda me dejo algo frio, y esta tercera de momento, me ha vuelto a enganchar. Pero cuando lo acabe, quiero volver a Japon, para leer "1Q84", la ultima novela de Murakami, cuyo titulo lleva ecos Orwelianos, ya os contare que tal, pero puestos en el pais del sol naciente, estos dias estoy muy enganchado a una banda peculiar y diferente, con una forma muy personal y complicada de entender el rock, el trio Boris, aquel que muchos conocereis porque firmaron un fabuloso (al menos para mi) E.P, junto a Ian Astbury, llamado "BXI".

Boris, este trio de Tokyo, formados en el 92, y que pillaron su nombre de un tema de los Melvins, han lanzado la nada despreciable cantidad de 14 discos de estudio, mas varios e.p.'s, discos en directo, splits y colaboraciones con otra gente como Merzbow. Y ahora de una tacada nos presentan dos discos, tres si contamos "New album", lanzado un poco antes, solamente para el mercado japones. "New album", no es mas que una especie de preview, de los dos discos que Boris han sacado en estos dias, "Heavy rocks" y "Attention please", con temas de ambos, como avance para el mercado de su pais.


Pero para el resto del mundo, han editado simultaneamente dos discos, que nada tienen en comun entre si, si exceptuamos la banda que esta detras de ellos. Es complicado definir el sonido de Boris, sobre una base doom por llamarla de alguna manera, se mueven cualquier estilo y sonido que cruce por sus cabezas. Buscando por la red, los califican como "Drone, Stoner Rock, Psychodelic Rock, Ambient, Doom........", como veis, nadie se pone de acuerdo, y es que es complicado encorsetar la musica de Atsuo -bateria-, Wata -guitarra- y Takeshi -bajo-, que citan como influencia, a gente tan dispares como Sleep, Venom, Nick Cave, Nick Drake o Melvins. Boris han decidido editar dos discos, porque querian dar salida o, a su lado mas pop -Attention please- y por otro, a su lado mas rockero, -Heavy rocks-.


Ya en 2002, Boris editaron un disco con el titulo "Heavy rocks", con la misma portada, pero de color naranja. Lo que encontramos en el nuevo "Heavy rocks", son nuevos temas, y como ellos mismos dicen, su forma actual de entender el heavy rock ,de ahi el titulo del disco. Estamos hablando de un album de riffs matadores, donde Takeshi se ha encargado de la mayoria de las voces, aunque tambien han participado gente como el propio Astbury o Yoshito Kawakita. El disco lo abre el primer sinle, "Riot sugar", con un riff brutal, y la participacion del vocalista de The Cult. "Leak -truth yesnoyesnoyes", ademas del prticular totulo, tiene un rollo mas setentero en las guitarras y un aire Smashing pumpkins en las melodias."Galaxians" es tralla, donde los japoneses sacan su vena mas hardcore.

Melodias mas prog en "Jackson head", y se calma la tormenta con las calidas melodias de "Missing Pieces" y un sonido que te envuelve, atrapandote en un mar de emociones que se ve conmocionado por un crudo riff que hace crecer la intensidad. No creais que es una balada al uso, doce minutos la avalan con la banda entregada y mostrando su desasosiego. Boris sigen mostrando su lado mas experimental con "Key", y su rollo ambient, que vuelve a dar paso al rock mas potente d ela mano de "Window shopping", donde Wata se hace cargo de las voces, en un furioso interludio de guitarrazos punks y ecos del sonido Seattle.La batidora sigue en marcha, aplicando sonidos sixties en "Tu, la, la". El siguiente tema se llama "Alieron", y curiosamente en el otro disco, "Attention please" hay otro tema llamado "Alieron", aunque ambos son totalmente diferentes entre si, de nuevo un tema largo -12 minutos- llenos de subidas y bajadas, mezclando ambientes relajados, con riffs brutales  y atmosferas del metal mas oscuro. "Czechoslovakia" es un tema potente, muy heavy, con un riff de reminiscencias thrashers y una bateria que golpea sin piedad, en un minuto y pico de potencia instrumental, que da fin a este "Heavy rocks", un album repleto de unos riffs increibles y unas atmosferas envolventes.

Sin embargo, "Attention please", es la otra cara de la moneda, donde dan rienda suelta a sus influencias mas indies, y de aquel sonido de los 90 comandado por gente como Sonic Youth, sin perder de vista los pasajes mas ambientales. Si Takeshi se encargaba de las voces en "Heavy rocks", aqui es Wata la encargada de poner su garganta al servicio de unos temas mas sensuales. Desde la inicial "Attention please", con bases programadas o las guitarras comedidas de "Hope", que quizas sea de los mas accesible que han hecho nunca Boris, aunque no penseis que este es un disco de melodias faciles orientado al gran publico. 

"Party boy" es mas pop, coqueteando con sonidos electronicos, mientras "See you next week" bucea en sonidos mas industriales. El indie vuelve con "Tokyo wonder land", y asi conduce hacia la bella "You", un tema ambiental, donde la voz de Wata es un susurro que te va mostrando el tema. Si el "Alieron" de "Heavy rocks" eran doce minutos de emociones al filo, este es un dulce y acustico interludio instrumental de apenas dos minutos que enlaza con "Les paul custom 86" y su sonido de los noventa, al igual que "Spoon" con un sonido mas crudo. Un album complicado, al menos para quienes estamos mas metidos en el mundo del rock.


Boris han decidido ser todo un ejemplo de coherencia, y en vez de hacer un solo album que pudiese despistar en exceso a sus fans, han decidido facturar dos discos completamente distintos entre si, en el que expresar todas sus inquietudes y desarrollar todas las ideas que fluyen del universo Boris. Yo personalmente me quedo con "Heavy rocks", por razones obvias, un disco con unos riffs increibles y unos desarrollos fantasticos, pero aun asi, "Attention please", a pesar de dejarme descolocado en mas de una ocasion y explorar terrenos a los que no soy asiduo, me ha dejado una sensacion agradable.

11 comentarios:

Víctor Hugo. dijo...

Me topé con ellos al ver que tienen una portada que rinde homenaje a Nick Drake, ¡pero es que al ver al discografía que tienen ya voy con un retraso increíble!XD

¡Saludos y a seguir así!

Nortwinds dijo...

Victor H, si te pones con su discografia, suerte, jajjaja porque estos tipos te pueden salir por cualquier lado

salud y rock and roll

4 strongs winds and 7 seas dijo...

Soy poco fan de lo relacionado con Japon ,aunque siempre me gustaron muchas cosas suyas.La comida, su mitologia y sus costumbres, etc... Estos no los conocia para nada, pero apetece investigar mas a fondo.Gracias!
un abrazo

Mr. Thunderstruck dijo...

Opino lo mismo que Nortwinds variables como ellos solos...pero tienen buenas canciones. Has despertado mi curiosidad con esos 2 libros, a ver si los consigo.
Saludos!!

paulamule dijo...

Japón, ese mundo tan desconocido... Les daré una escucha.
Salud.

Nortwinds dijo...

-Jess/Tsi, tampoco soy muy fan de su cultura, pero me asombra su rigidez

-mr, Thunder, no son muy complicados de conseguir, espero que te gusten

-Paula, a ver que te parecen, y ojo, son cualquier cosa menos predecibles

salud y rock and roll

Vinny Gonzo dijo...

ohm, interesante grupo, creo que se merecen que les pegue una escucha a ambos discos

me encanta descubrir bandas nuevas, muchas gracias Nortwinds

PD: Tokyo blues también me lo apunto, no eres el primero que lo recomienda

Carlos dijo...

Murakami y Boris, de las mejores noticias venidas del pais del sol naciente. Os dejo link de mi blog y os pongo en el mio. Saludos de rock pues.

Mr. Sabbath dijo...

Todos mis encuentros con el rock de aquellas tierras orientales ha quedado siempre en nada, no que sea malo, o lo vea raro, pero no se, no he encontrado por donde entrarle. Quiza no sea para mi.....Pero en cuanto a la literatura me da curiosidad, me recomendaron el libro que citas que has leido, aunque todavia nada, ademas tengo una libros en espera para casi el resto del año, uff, pero estas cosas siempre quedan en la recamara de mi mente, alguna vez caera.

Saludos!!!!!

PUPILO DILATADO dijo...

La verdad es que es una cultura que llama mucho la atención, quizás por la contraposición a la nuestra pero no hay que negar que es muy rica en sus contrastes sociales y morales.

Me ha picado mucho la curiosidad la cercanía con los fabulosos Melvins, me quedo con la imprevisibilidad de la que parecen presumir por lo que...¡habrá que ir a por esos dos últimos discos que comentas!!

Gracias por el descubrimiento bro'

Vinyl Solution dijo...

Sepa señor, que me ha metido el gusanillo. Así que voy a ver si encuentro algo de Boris y me compraré algo de Murakami. Este úñltimo me ha dado pereza porque un colega me dijo «Es lo más parecido a David Lynch en novela que he leído». Y es que yo no soy mucho de Lynch, aunque tenga cosas que me gusten.

Japón siempre me ha proiducido una mezcla de repulsión y curiosidad. Repulsión por su cultura tan racista, machista y consumista y curiosidad por lo estrafalaria que nos resulta a los occidentales. Lo conocerá algún día, supongo.

¡Saludos, bródel!

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...