Etiquetas

viernes, 29 de julio de 2011

SHARRIE WILLIAMS "I´M HERE TO STAY" 2007

Hay una lista de "palabros" inmensa que detesto, y en ella habita el termino, politicamente correcto. ¿Que es eso? Las cosas se dicen porque se quieren decir, no como se deban decir, porque a veces se raya lo absurdo, lo ridiculo. Hay un arsenal de terminos que se utlizan para desacreditar o atacar a quien no mide sus palabras o gestos, desvirtuando su significado. Palabras como fascista, racista o machista son de uso facil y disparo a discreción, cuando queremos poner la razón de nuestro lado sin poseer los argumentos necesarios para hacerla convivir en nuestro rincón.

Y cuando se habla de la mujer se disparan todas las alarmas. Entiendo el papel de la mujer en la sociedad actual, y que es debido al esfuerzo, lucha y sacrificio de muchas otras que se dejaron la piel -a veces literalmente- por ponerse en su sitio y deshacerse del yugo de opresión que desde siempre han arrastrado por parte del hombre. Yo perdí a mi padre de adolescente, asi que vi a mi madre luchar partiendose la cara, dia a dia por sacarnos adelante, a la vez que nos educaba en el respeto, la igualdad y la tolerancia, dandonos lecciones practicas de la vida, en que nadie es mas ni menos que nadie, que los "cojones" no son parte de un genero, sino de una persona, por eso me saca de mis casillas el mal entendido feminismo de escritorio, que utiliza el termino machismo a la mas minima ocasión, antes de preguntarse si tienen claro donde esta la normalidad.


Vivimos en una epoca en la que nos imponen las formas, el pensar las cosas antes de decirlas o escribirlas, en el que un comentario ironico puede producir la mayor de las cataratas, debido a la intolerancia, fanatismo e incluso ignorancia de aquellos que se sienten con derecho a apropiarse del titulo de guardian de las virtudes. No negare que la lucha de la mujer aun continua, y que les queda mucho camino por hacer, a pesar de las zancadillas que se encuentran en el camino, muchas mal intencionadas, otras fruto de la dejadez y la forma de ser, del cumulo de hormonas en que nos convertimos demasiadas veces sus compañeros masculinos de viaje.

En casa me enseñaron, que las cualidades no son caracteristicas de mujeres u hombres, son caracteristicas de las personas, que nadie es mejor por ser blanco o negro, que nadie tiene mas derechos por ser hombre o mujer, que nadie siente, padece o se compadece, mas o menos por los genitales que le venian de nacimiento, sino por el tamaño de ese musculo escondido, a veces a demasiada profundidad, que late en el pecho. Yo admiro a la mujer, ya dije que una me dio la vida y me saco adelante, convirtiendome  para bien o para mal en lo soy hoy en dia. Confieso que es el alma de la mujer lo que me atrapa, me deshago ante su inteligencia, ante su forma de sentir o de amar,  que envidio el gran regalo que se le concedio de dar vida, de tener ese vinculo con sus hijos que nada ni nadie, a pesar de los pesares podra separar, que muero ante la ternura insconciente y no premeditada que emana la mujer, pero tambien caigo rendido sin remision ante su belleza. No seamos hipocritas, jamas se me ocurria comparar el cuerpo de una mujer con el de un hombre -y no por mi condición heterosexual-, jamas podria encontrar similitud entre las hechuras femeninas, entre el placer de perder la vista por sus curvas, de respirar el aroma de su piel, de quemarme en las brasas de unos ojos que emanen la sustancia de la vida, de una turgencia que habla de chuleria, de aqui estoy dispuesta a comerme la vida y ya veremos si te dejo las sobras.

Y habrá quien hable de machismo, pero me da lo mismo, porque quizás deberian aprender a vivir la vida y amar a las mujeres, antes de imponer dogmas de fe y moralidad que se pasan por el forro de los cojones en la intimidad, y es que la mujer es la vida, y también muchas veces el demonio. Hemos visto mujeres provistas de grandes dosis de crueldad, o acaso no forman parte de la humanidad, hemos sufrido a gobernantas impasibas o cruentas como Margaret Thatcher o Golda Meir, a la vez que hemos conocido a otras que han dado su vida por los demas, conocidas o anonimas, y todos tenemos alguna cerca que cada dia emprende su lucha particular. Que no me hablen de mover montañas Pajin ni Cospedal, que ellas tienen ya el camino muy llano, al contrario que aquellas que cada dia nos encontramos por la calle.


Y el mundo del rock no es ajeno a la sociedad en particular, excepto en que a veces, las que nos dejan, nos pasamos las formalidades por el forro. El rock ha sido machista, Ike apaleaba a Tina, pero no pasara a la historia por eso, y durante mucho tiempo, a las bandas de feminas, mas de uno les gritaba enseñanos las tetas en vez de disfrutar de su musica, pero no nos engañemos, somos comos los demas, con el disfraz de outlaw por bandera. La mujer en el rock ha visto normalizada su situacion cada dia mas, ya nadie se extraña de tias con sus propias bandas siendo la cabeza de cartel, han aparcado su rol de vocalista, para ser bajistas, guitarristas, baterias o lo que haga falta, para subirse a un escenario y dar la vida, y para estar debajo del escenario disfrutando del mismo veneno que nosotros los tios, en igualdad de condiciones, dandono lecciones de vida. Mi homenaje a todas aquellas que se baten la vida cada dia en el rock and roll, desde un escenario, una web, una revista, una emisora de radio o un blog, y a todas aquellas que por su sangre corren los mismos riffs que los mios, y cuya cara de emoción ante una canción frente a la mia es como un espejo.

Y me vais a permitir que os de este homenaje, con otra mujer, otra gran mujer, de esas cuya voz te desgarra el alma y te deja sin respiración, y te transmite fuerza, pasión y desborda sexualidad en cada nota que sale de sus labios. Negra como el ebano, Sharrie Williams se crio en una escuela donde campaban a sus anchas la musica de Aretha, de Koko Taylor y de Etta James, y ya sabeis que eso no solo se mama, tambien se nace con ello, y Sharrie lo lleva bien dentro de su garganta. Blues, Soul, Gospel y lo que haga falta, emana de esta mujer que dejar escapar sus sentimientos, mostrandotelos en una bandeja de plata, que sabe a vino, a besos y a desengaños, en forma de disco llamado Estoy aqui para permanecer, que mejor frase te puede nadie ofrecer.


Sharrie tiene fuego en su garganta, y en el blues rock que da comienzo al disco, "Fire", vuelve a reivindicar que el rock and roll es de los negros, que corre por sus venas, y mamma mia como corre. El blues de corte mas clasico abraza a Sharrie con "Jelaously", puro feeling, si esto no te pone, seas lo que seas, sientas lo que sientas, corre hacia el servicio de urgencias. "Seeking" nos trae a Williams intima, melosa, en una de esas canciones que te haria deshacerte si te la cantara al oido, y que no olvidarias jamas. El tema titulo "I´m here to stay" tiene groove, ese ritmo que tan bien le dan la gente de color, en un blues bañado en los efluvios del rock mas accesible.

La voz de Sherrie es calida y sensual, y tiene magia en un tema como "Gotta go thru hell", donde parece susurrar las estrofas.El soul tambien esta presente en esta grabación, sin perder nunca de vista el blues, como demuestra "Will you still love me". "Rhythm of life" pone el punto espiritual, con un bonito gospel, que va suavito y despacito, directo a la gloria. Despues del relax, la guitarra manda un tema de soul rock, donde Sherrie se siente muy comoda, "I gotta find me a mojo", cuyo estribillo se vuelve puro blues. "Power" tiene regustillo funk pero sin terminar de explotar, lo que hace que me deje un poco frio. Nuevo momento para bajar las luces con la balada "It´s getting late". Cuando parecia que el disco estaba perdiendo fuelle, vuelve a sacar fuerzas con el movido "I´m a real woman", toda una declaración de principios. Sherrie tambien sabe cantar rock and roll, y de que manera, lo deja claro en "Don´t give up", que continua la escalada. 



Como un tren sin frenos, llega "I`m so blue", blues rock de primera clase. Aunque Sharrie esta aqui para quedarse, el disco tiene que acabar, y "Time" con su toque accesible, y la acelerada y soul "Pocono Praise", una fiesta continua y salvaje, que  ponen fin a este buen disco, que aunque a la mitad, baja un poco de intensidad, consigue salvar el escollo  y dejar los oidos satisfechos. Sharrie es una grandisima vocalista, con un gran registro y una calidez envidiable, que no abusa de excesos vocales, lo cual, a veces se agradece. Que seria de nosotros sin las mujeres, que seria de la musica sin las mujeres.

6 comentarios:

TwoHeadsOneBrain dijo...

No conocia a esta mujer, oero tiene una pinta increible hermano.
Hay va un regalito que ayer no pude colgar por falta de tiempo, ese maldito tiempo!!!!

http://www.megaupload.com/?d=CEX3NUTA

Aitor Fuckin' Perry dijo...

"Yo perdí a mi padre de adolescente, asi que vi a mi madre luchar partiendose la cara, dia a dia por sacarnos adelante, a la vez que nos educaba en el respeto, la igualdad y la tolerancia, dandonos lecciones practicas de la vida, en que nadie es mas ni menos que nadie, que los "cojones" no son parte de un genero, sino de una persona, por eso me saca de mis casillas el mal entendido feminismo de escritorio, que utiliza el termino machismo a la mas minima ocasión, antes de preguntarse si tienen claro donde esta la normalidad."

Joder, bro, esto es para hacerte una reverencia. No somos iguales, pero en el buen sentido. Si dices que no somos iguales parece que estás diciendo que la mujer tiene que quedarse en casa fregando los platos mientras el hombre se tira con una cerveza en plan Homer Simpson. Se sacan las cosas de contexto y de quicio muchas veces. En el mundo del rock... no lo sé, lo cierto es que no hay Led Zeppelin ni Beatles ni Rolling Stones ni Who femeninas. Y entonces sí que chocaban unas Runaways y lo tenían difícil, ¿pero en 2011? En cambio en el mundo del R&B (Se entiende, el de verdad), gospel, soul... están las más grandes. Supongo que para género hace falta una sensibilidad especial. No tengo nada de esta mujer y no es mi música favorita pero el post te ha salido bordado, honestidad pura y dura.

Scott St. James dijo...

Una emotiva y personal entrada.
Me uno a tu homenaje.
Cheers!

PUPILO DILATADO dijo...

WOW!! Me has dejado sentado con tu lección de humanidad e igualdad en todos los sentidos, tu madre lo tuvo que hacer muy bien para que hayas dejado unas líneas tan profundamente sinceras.

No conozco a esta mujer y por tu crítica parece que merece mucho la pena.

Gracias por tus palabras

TSI-NA-PAH dijo...

Yo perdi mi padre siendo niño y mi madre tenia un bar en la epoca del franquismo, imaginate todo lo que se le pudo hacer y decir en una epoca retrogada de este pais!
Mi madre sigue siendo una mujer poderosa frente a la vida y nada ,ni nadie tiene algo que reprocharle. La gente sigue felicitandola como tiro para delante con sus hijos, y su bar sola y con classe.
Un abrazo

Vinyl Solution dijo...

Amén, tío. Me gusta esa autocrítica roquera. Siempre me ha llamado la atención como muchos roqueros criticaban el rap por su machismo (que lo tiene) mientras soltaban alegremente un «enséñanos las tetas» a la cantante/guitarrista/bajista de turno. Lamentable.

El disco de la Williams es impresionante. De su garganta emana puro conocimiento de sus raíces musicales. Discazo.

¡Saludos, bródel!

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...