Etiquetas

lunes, 17 de octubre de 2011

SERIE Z 2011 -SABADO 08 DE OCTUBRE

Después del agotador viernes, llegaba la segunda jornada del festival Serie Z, que prometia otro dia de puro rock and roll. Me debian horas en el curro, asi que consegui el dia libre, de currar, pero no de otras cosas, habia sido una semana loca, y debia dejar unos flecos resueltos antes de dirigirme a la sala Paul, asi que nuevo madrugón y tempranito para la calle.  De todos modos la cosa se fue complicando -¿acaso no es eso la ley de Murphy?-, por lo que desgraciadamente cuando llegué a la sala, ya habian actuado mis paisanos Bourbon, una banda que no deberias dejar pasar con su hard clasico lleno de clase y fuerza. En su myspace, podias descargar su maqueta, altamente recomendable. Al menos me consuela que he podido verles en directo varias veces durante el ultimo año. También me perdí por desgracia a 77, a los que tenia muchisimas ganas de ver, y el comentario general, al igual que con Bourbon, es que dieron un concierto de esos que no se olvidan.


BOB WAYNE & THE OUTLAWS CARNIES

Llegabamos a la sala en el momento que Bob Wayne salia al escenario. Bob es musicalmente hablando, un self made man, un tipo que conduce su furgoneta de concierto en concierto y que aunque su música este orientada al country es un rockero hasta la medula. Acompañado por un contrabajista -lo siento, pero ni idea del nombre- y de la violinista Liz Sloan que se lo curra de escandalo junto a Bob, autentico torbellino, heredero del sonido y actitud mas outlaw de la musica de raices americana.


Wayne no  levanta el pie del pedal en ningun momento, y solo tres en el escenario y sin distorsión, montan una bulla brutal, temas como "Drive by demons" o "Everything´s legal in Alabama" o "Road biound", daban mucha marcha a la poca gente que se habia congregado. Es de comprender que quizás, su musica se alejaba un poco de los parametros del festival, pero aun asi, Bob con su chaleco de Pentagram, dejó un grandisimo sabor de boca. Por cierto, a Bob lo vimos durante todo el festival entre el publico, viendo a las bandas y hablando con todo el que se le acercaba.


GREEN MANALISHI

Estos son palabras mayores amigos. Green Manalishi se reunian en exclusiva para el Serie Z, y alguien deberia recoger firmas, crear una plataforma, un grupo en facebook o lo que sea para que estos tios vuelvan definitivamente a los escenarios, porque lo que pudimos comprobar fue canela pura mezclada con dinamita. En su dia facturaron dos de los mejores discos de hard rock que se han lanzado en este pais y en buena parte del extranjero, y esa tarde/noche dejaron claro que siguen siendo una maquina perfectamente engrasada.


Dejandonos sin respiración son su sonido hard setentero y su rock and roll potente, desgranaron temas de sus dos discos ante un publico entregado, yo el primero, fan incondicional de la banda a la que ya dedique una entrada hace tiempo. Trallazos como "The way back home", "Great white shark", "happy on my knees" o "Shining killer" dejaban claro que no han perdido la clase ni la garra. Y sobre todo destacar la actitud de los navarros sobre el escenario, derrochando ganas y buen hacer.


"Astral journey" y "Just like a rich man" seguian devorandonos a bases de grandes riffs, con un trabajo guitarrero impecable. Ya casi al final cayeron mis canciones favoritas de los Green Manalishi, "Unknown forces" y "21st century heroes", para poner el broche de oro final con "Legend" y "Silver bullet". Sin lugar a dudas, para mi gusto, los grandes triunfadores del sabado junto a Pentagram, dejando unas ganas de marcha tremendas y un sabor de boca irrepetible. Lo dicho, que alguien convenza a estos tios para que esto no sea solo una anecdota en el camino.

SAINT JUDE

Mucho se venia hablando de los londinenses liderados por Lynne Jackaman,  se estaban generando muchas expectativas, que a la larga, para una banda aun comenzando su viaje, puede terminar representando una losa. La gente estaba animada, Green Manalishi  habian quemado el escenario de la sala Paul, y ahora le tocaba a Saint Jude demostrar que todos los comentarios que giraban alrededor de ellos eran acertados.



Es cierto que contaban con todo a favor, la buena imagen de Lynne, que se muestra seductora en el escenario a la vez que desgrana fuerza y potencia, y por supuesto el sonido de rock clásico a los Faces,  con pinceladas soul tan caracteristico del rock de los setenta britanico, idoneo para seguir de fiesta. Y lo cierto es que estos tipos suenan cojonudos,  sin parar de moverse, llenando el escenario, con una Lynne pletorica, sabedora de su capacidad para atraer las miradas sobre ella, y una banda funcionando como un reloj suizo, o en este caso, como el Big Ben.


Pildorazos como "Garden of eden", "Soul on fire" o "Parallel life" pusieron la sala a 100, quizás aun no sean tan grandes como muchos dicen, pero desde luego estan en camino, y siempre es una satisfacción ver salir bandas de este nivel de las devaluadas islas britanicas. Saint Jude cumplieron con creces, dejando a todo el mundo satisfecho, con fuerzas renovadas para seguir con lo que se nos venia encima y con esa sonrisa que siempre deja en mi cara, una buena ración de rock clasico.

THE STEEPWATER BAND

Después de Saint Jude, unas cervezas para hacer ambiente y expectantes al siguiente grupo. La tarde/noche iba in crescendo, con el escenario echando humo, asi que aunque tenia muchas ganas de ver a The Steepwater Band -su ultimo lanzamiento, "Clava", cada vez me gusta mas-, su blues rock quizás podria no se lo mas indicado para el momento, todo era cuestión de ver como se lo montaban Jeff y los chicos, porque expectación si que habia, para que mentir, y no solo de mi parte.



Entiendo que una banda quiera ser fiel a su set list, a su filosofia y tal, pero tambien creo necesario que hay que adaptarse a las situaciones, y The Steepwater Band no lo hicieron. Suenan de escandalo, y Jeff es un guitarrista cojonudo, que poco a poco fue entrando en ambiente y ganandose al publico, pero al principio estaban muy sosos, bueno, el bajista muy apatico todo el show, y demasiados medios tiempos, que después de toda la bulla metida por las bandas anteriores no era lo que mas apetecia. Como decia, fueron de menos a mas, sobre todo por Jeff que sacaba magia de sus seis cuerdas, con temas como "Won´t belong for now", "Remember the taker" o "Vanishing girl" que conseguian arrancar los aplausos de los asistentes.


A mi personalmente me gustaron, aunque al principio no conseguia que me enganchasen, al final si que salí convencido. Creo que no era el lugar idoneo para disfrutar de la musica de la banda, que es mejor en su propia gira, donde sabes a lo que vas, y no llevas en el cuerpo ya una marcha increible. Lo que quedo claro, es que estos tipos saben muy bien lo que hacen y verles tocar en un autentico placer.

THE QUILL

Y si los anteriores fueron la calma, ahora llegaba la hora de la tormenta. El festival iba llegando a su fin, y se tornaba en su versión mas heavy, que ademas se notó en el personal. Los amantes de los sonidos mas duros iban tomando posición en las primeras filas -ademas de servidor, un pesado que se ha tragado el Serie Z entero agarrado a la valla-, para disfrutar el show de los americanos, que venian con un nuevo vocalista y una muy buena reputación que defender. Y vaya si la defendieron.




Su mezcla de stoner y heavy metal en la onda de Spiritual Beggars era como un cuchillo directo a la garganta. Con la banda dandolo todo y la gente -me sorprendió la cantidad de gente que estaba ahi por ellos- disfrutando de lo lindo y saltando ante la lluvia de decibelios que salian de la guitarra de Christian Carlsson, mientras que Magz Arnar con su voz aportaba el toque necesario a canciones como "Voodoo caravan", "sleeping with your enemy", "Full circle", "Black medicine" o "Bring it on". Grandiosos, nos dejaron a todos sin aliento.

PENTAGRAM

Aprovechando para mear, y coger sitio, porque se notaba en la sala las ganas de ver a la leyenda, Pentagram, por que si, seran una banda no reconocida por las grandes masas, pero no dejar de ser una leyenda que lleva expandiendo su rock con candencias, paisano de Black Sabbath desde 1972.  Pentagram son basicamente Bobby Liebling, un tipo, que a sus 58 tacos, aparenta tener 80, muy deteriorado fisicamente, algo comprensible, pues según cuentan, anda enganchado a las drogas desde los 17, pero capaz de dar lo mejor de si sobre el escenario y seguir manteniendo ese aura que muy pocos poseen.




A Liebling le acompañan los Place of Skulls, o lo que es igual, Victor Griffin a la guitarra, Tim Tomaselli a la bateria y el ex-Place of Skulls, Greg Turley al bajo. Antes de comenzar el show, Griffin lanzó hacia la gente, cd´s de su banda -¿adivinad quien pillo uno?, y un par de ejemplares de un libro llamado "The gift" o algo asi, que pillo un tipo al lado mio. Todo estaba al fin preparado para el plato fuerte de la noche, para disfrutar de algo que quizás mis ojos y oidos no vuelvan a hacer, Pentagram estaban en escena.


Griffin es un autentico maestro sacando riffs de su guitarra, y se convierte en el complemento perfecto de un Bobby que no para ni un segundo durante todo el concierto, manteniendo un grandisimo nivel de voz, y proyectando su energia sobre el público. Acompañando su actuación en todo momento, de mil y un gestos en su cara, desarrolla ese poder que muy poca gente es capaz de hacer. Pentagram suenan de muerte, sus riffs te llevan hacia ese heavy metal primigenio, con un Liebling cuya voz es todo lo contrario a su aspecto, al igual que su poderio fisico. Repasan temas de su ultimo disco de estudio, caen el fabuloso "Call the man", "Nothing left", "Treat me right" o "Into the ground", y por supuesto material mas antiguo que hace las delicias de muchos de los que alli nos acercamos.



Suenan "Too late", "Day of Reckoning", un impresionante "Forever my queen", "The ghoul", "Relentless", el mitico "All your sins"........... , la banda se siente a gusto sobre el escenario, y la actitud de la gente lo corrobora, incluido un emocionado Bob Wayne disfrutando entre el publico de los americanos. Tras unos 70 minutos, Pentagram llega a su fin, dejando a la gente hambrienta pero satisfecha, lo siento por quien se lo haya perdido pudiendo ir, porque esto pocas veces te lo encuentras. Greg y Tim se lanzan al foso, regalan baquetas, chocan manos, dan las gracias a todo el mundo, y se despiden con un baño de masas.

Un buen monton de horas de puro rock and roll, que me dejo reventado pero con una sonrisa de oreja a oreja, y con ganas de ir pensando en la siguente edición. Me consta, que sentimentalmente, para los organizadores ha sido un autentico exito, no se como habra sido economicamente, ya sabeis como es la relacion pasta/rock en este pais. Dos dias maginificos, de esos que por mas tiempo que pase, siempre gustan recordar, con unas bandas estupendas, y lo mejor, demostrando que en el sur también hay afición al rock. Que no fuimos muchos en el Z, bueno, pero si autenticos Z heads, y con eso basta.

6 comentarios:

PUPILO DILATADO dijo...

Acabo de leer la crónica de los dos post del "Z" y me has dejado lleno de babas. Tuvo que ser algo A_C_O_J_O_N_A_N_T_E!!! Músicos currados en mil batallas, honestos, con mucho bagaje musical y una música sublime salida del alma para la mayoría de ellos.

Así me gustan los festivales, ningún 'hype' pero repleto de espíritu rock'n'roll!!!

Excelentes entradas hermano.

Mr. Thunderstruck dijo...

Enhorabuena por los 2 post completisimos que le has dedicado al Serie Z. Qué pena no poder asistir. Lo cierto es que da gusto un festival así. Me alegro que Saint Jude demostrarán sobre las tablas que se puede confiar en ellos. Saludos!!!

Il Cavaliere dijo...

Gracias por la crónica. Es una pasada. Tengo mucha curiosidad por ver lo que son capaces de hacer Saint Jude sobre un escenario pero ya me puedo hacer una idea.

Felicidades por vivr un Serie Z tan grande


Saludos

Mr. Sabbath dijo...

Gran festival, con un gran cartel. Aunque tambien te digo que yo no habria aguantado el ritmo, soy joven todavia, pero estos eventos tan largos me agobian. Eso si, envidida a tope. Has visto mas grupos ese finde que casi yo en todo el año, jeje.

Saludos!!!!

Zoe dijo...

Pedazo de entrada sobre el Z amigo. Deslumbrante tu verbo y perfectamente relatado un fin de semana para encumbrar. El cartel era de escándalo y me has hecho babear sin cesar todo el rato porque me hubiera encantado ver a The Quill, Pentagram o Saint Jude que nunca los he visto y repetiría sin dudarlo con bandas como The Steepwater band o Soulbreaker Company.
Soy de los que disfruta muchísimo mas viendo a las bandas en sus propias giras y no me gustan los festivales por el agobio, el cansancio, las elecciones a tomar, etc..., pero amigo, leyendo tus crónicas se hace dificil afianzar esa opinión.
Saludos.

Nortwinds dijo...

Fueron dos dias cojonudos pero agotadores, y a pesar de las reservas que podia levantar el cartel, de chapó

abrazo para todos

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...