Etiquetas

lunes, 30 de mayo de 2011

LEE ROCKER "THE COVER SESSIONS"

Hacia muchisimo que no escuchaba el termino tribus urbanas, hoy lo he leido en algun sitio, en un texto bastante trasnochado y caduco, dicho sea de paso. Nunca me gusto eso de tribus urbanas, es verdad que alla por los 80 habia una diferenciacion bastante clara entre la gente que disfrutaba de un tipo de musica u otra, cosa que ahora no hay tanto, al menos en teoria, porque lo "cool" es ser "open mind" y usar muchos palabros "in english".

Pero en aquellos dias, siniestros miraban con recelo a los punks, punks a los heavys, heavys a los rockers, y a todos les hervia la sangre con los de las camisas extrafalarias y peinados horteras, aunque si lo piensas bien, todos llevabamos ropaje y peinado en cierto modo extravagante. Yo recuerdo que tenia  un pique bastante serio con un tipo con tupe, ambos nos mirabamos como perdonandonos la vida, porque eramos un heavy y un rocker, o mas bien, porque yo pensaba que el era un gilipoyas y viceversa. Sin embargo, tenia otro colega, colega a la vez de ambos, con el que me flipaba hablar de musica, era un tipo que flipaba con Gene Vincent y los Sex Pistols, ambos amabamos a Chuck Berry y a B.B. King, y siempre teniamos apasionantes conversaciones sobre el rock and roll, sobre la influencia del blues, el rock mas clasico, que yo siempre arrimaba hacia los grandes musicos negros y el hacia los duques blancos, yo a Little Richards, el a Jerry Lee Lewis. Podeis imaginar a un tipo con 16 o 17 tacos, mas heavy -y a mucha honra- que una derbi diablo, que descubria a la vez el blues, el punk, el rock and roll y todo lo que se ponia por medio, a la vez que era un fan empedernido de Guns n roses y su "Appetite for destruction", y toda la explosion de metal y hard rock que asombraba el mundo.


Fruto de esas convesaciones, comence a introducirme en el mundo de los tipos con tupe, primero con Loquillo, cuyo "Ritmo del garage" se convirtio pronto en banda sonora de mi juventud, banda sonora fundamentada en una mezcla de estilos que me hacia aparecer ante los ojos de muchos como un bicho raro. Recuerdo que un tipo en clase -creo que esto ya lo he contado, pero es que de ir quemando neuronas, ya solo me queda una y maltratada- me llamaba Loquillo, pensando que me sentaria mal, no se, mientras yo escuchaba al loco en casa, cosas de la ignorancia, supongo. Pero una banda que me atrapo sin lugar a dudas, fue Stray Cats, su logo, aquel gato con tupe, me hizo fijarme en ellos, y el colega del que hablaba, me grabo en cinta un par de discos, que me volvieron loco, porque no pensaba, que el rockabilly podia sonar tan salvaje, tan duro. En aquella epoca, una explosiva mezcla a base de Stray Cats, The Clash, Sex Pistols, Guns n Roses, Iron Maiden, Black Sabbath y Megadeth entre otros, se mezclaba cual batidora sonica en mi cabeza, asi he terminado, jajaja.


La historia de los Stray Cats no creo que sea necesaria contarla, poca gente no conocera lo que paso luego con Brian Setzer, con una discografia que es un autentico lujo, seguido por cantidad de gente que puebla el universo del rock. Pero a mi, el que siempre me llamo la atencion, fue Lee Rocker, que quereis que os diga, esa bestia agarrada a su contrabajo, siempre me parecio el lado mas punk de los Cats, al menos para mi, lo cual no tiene porque ajustarse a la realidad, un tio que desprende actitud por todos los poros, y que ahora, mientras da forma a su nuevo disco, para "matar el tiempo", y de camino hacernos al resto de mortales, mas corta la espera, se marca este "The cover sessions", como el mismo dice, con los temas que le gusta escuchar, casi nada, y que quereis que os diga, para mi de forma magistral.


Empieza el viaje por Liverpool, con "Come together" y el timbre de Lee llevandolo a las orillas de Nueva Orleans con una harmonica llena de voodoo. "Drivin my life away"  de Eddie Rabbitt que suena a gloria, "Honkey cat" de Elton John que tiene un swing de escandalo, y es que Elton, ademas de ponerse unas gafas horrorosas, tambien sabia hacer unas canciones tremendas. Lee ha dejado la electricidad en un esporadico plano, dominando el conjunto las acusticas, banjos, harmonicas, mandolinas y acordeones, dejando su partular vision de esos temas con los que le vieron crecer.

Si hay un tema que me gusta de sobremanera de este disco, y mira que es complicado,  es la version que se marca del clasico de Steve Goodman, "City of New Orleans", simplemente increible. Pensabais que "Ramblin man" no podia sonar mas campestre?, pues lo puede, y Rocker lo hace posible. Y si la historia comenzaba en el Reino Unido, tenia que acabar alli, no habia otra manera, y de que forma, "Come dancin" de The Kinks, toma ya.


"The cover sessions" es mucho mas que un simple disco de versiones, es la forma de entender la musica por un genio. Por cierto, aun a veces, me cruzo con el tipo aquel del tupe, y nos lanzamos alguna mirada desafiante, pero ya somos ambos demasiado viejos, para un duelo en OK Corral.

domingo, 29 de mayo de 2011

TEA "UNDERDOGS & OUTSIDERS" 2003

Quiero empezar esta entrada con un recuerdo para mi compi Jesus, "el gitano", lector asiduo del motel y protagonista de mas de una conversacion sobre musica, e incomprensiblemente,  fan de Oasis y Bunbury-esto el lo entendera- , que lleva unos meses fastidiado, ya se que aun no te he mandado el mail que te dije, pero ya me conoces. Ya tenemos el verano encima, calorcito, playa, y los festivales. Yo estoy a la espera de que pase el verano para la llegada del serie Z, que supongo que ya ira cerrando bandas, aunque parece el secreto mejor guardado del planeta.Saint Jude fue el primer nombre que salto a la palestra y Michael Monroe se perfila como uno de los que vendran, o al menos eso dejo caer hace poco uno de los implicados mas directos en el Z.

No soy, ni nunca he sido muy partidario de festivales, se que esto puede sonar a topico y cliche, pero a estas alturas, eso ya lo tengo superado. Los festivales te ofrecen la oportunidad de ver varias bandas, incluso algunas que dificilmente pasan con sus show por nuestra tierra, eso hay que reconocerlo, pero cada vez me gustan menos la aglomeraciones, muchas bandas recortan su repertorio, el sonido no suele ser el mas recomendado e incluso, algunos grupos, al no ser su propio show, se dedican a cumplir el tramite.


Puedo contar con los dedos de las manos a los festivales a los que he ido, no creais que esta fobia me viene de ahora. Un par de metal, el Barbarian y aquel tan guapo que hacian en Pinos Puentes, el que se celebra aqui, el Monkee Week -antes Freak Fest-, que aunque la mayoria de bandas no son de mi gusto y agrado, una vuelta siempre me doy, joder que es en casa. Alguna aparicion por el Esparrago jerezano, para ver a Iggy, Sepultura, Backyard Babies o Neil Young, y el Serie Z, que curiosamente, cuando vivia en Cadiz, no habia nada de esto, me piro a vivir a Madrid y hacen este festi. Una de las ediciones me la perdi, pero pude disfrutar de la de Twisted Sister, ironias de la vida. Recuerdo el primer festival al que fui, alla por el 96, 24 tacos me contemplaban ya, bueno 23 porque cumplo en noviembre. El Esparrago aun se celebraba en Granada, pero se hizo en octubre una especie de filial en tierras jerezanas, con un cartel bastante variado. Desde el heavy metal de Gamma Ray, pasando por el hard setentero de Sex Museum, la fuerza de Silvia Superstar y sus Killer Barbies, unos Hamlet que comenzaban a romper o unos Extremoduro, con un Robe totalmente "desorientado".


No es que reniegue de los festivales, en los 80 hubiese vendido mi alma por estar en alguna edicion del Monsters of Rock de Donnington, y actualmente me gustaria acudir a alguna del Sweden Rock, el cartel del Azkena tambien me parece interesante con The Cult, Ozzy, BCC o Allman, y bueno, a ver que nos depara el Serie Z, pero lo que a mi realmente me pone, son las salas pequeñas, en las que tienes a la banda a escasos cm de tu careto. Por eso me gusta Supersonic por ejemplo, casi sin escenario, estas metido con la banda, en el concierto de Jetboy, en cualquier momento, pensaba que su vocalista, D.K. se caeria sobre mi, porque nos dimos mas de un empujon durante el show. Ese contacto, publico/banda, me parece fundamental y necesario.


Recuerdo un concierto de Esturion en la discoteca Holiday de Cadiz -una de las mas antiguas de la ciudad, del 78, casi de la epoca de los guateques-, sin escenario, donde disfrutamos en primera fila del concierto de los vallecanos, y nos bebimos varias de las cervezas que les ponian, uffff, menudos golfos jajjaja. De mi periplo por Madrid, siempre me gustaron El Sol, que ademas lo tenia a 10 escasos minutos de Palma, donde vivia. Bajaba andando por Fuencarral hasta Montera, en pleno esplendor puteril en aquellos años. Otra que me gustaba mucho era Gruta 77, menudos ratos he pasado entre sus paredes.

Viviendo en Madrid, descubri a un grupo que se convirtio en una de mis bandas de cabecera, tanto mia como de mi amigo Fernando -un abrazo tio-, que no perdiamos la menor oportunidad de disfrutar de sus directos. Estos eran los Tea, -no confundir con los suizos de mismo nombre, comandados por Marc Storace que lanzaron tres magnificos discos en los 70, y que ya pasaron hace tiempo por el motel, http://motelbourbon.blogspot.com/2010/03/te-y-pastas-suizas.html-que en aquel tiempo se prodigaban muchisimo por las salas de la capital. Su segundo disco, aquel de la teta, al que le dieron bombos los medios, sonaba demasiado a M Clan, y no les dio, quizas el fruto deseado, por lo que volvieron al sonido de sus inicios, lo que ellos mismos definian con hard blues rock, un termino de lo mas acertado. La primera vez que les vi, si no recuerdo mal, en Ritmo & Compas, ya quede atrapado. Varias veces disfrute de su rock en directo, incluido cuando abrieron para Glenn Hughes, e incluso como anecdota, un dia que tocaban U.F.O. en Madrid, en Aqualung, donde los conciertos acababan relativamente temprano, nos dimos un trote tremendo para llegar a El Sol, donde esa misma noche descargaban Tea, una noche de rock inolvidable con Uli Joh Roth y U.F.O. por un lado, y Tea por otro.


Con menos bombo, en 2003 se meten en los madrileños Korskov Estudios, para grabar el estupendo "Underdogs & outsiders". Con ellos se llevan a  Ñaco Goñi y su harmonica, y a todo un lujo, Greg Ridley, bajista de los miticos Humble Pie, que meteria su voz y bajo en "L.o.v.e. l.o.v.e", y el bajo en el clasico de su banda "Stone cold fever". Tristemente, Greg moriria poco despues, antes de que "Underdogs & outsiders" viese la luz. Jorge Muñoz, voz y guitarra, Enrique Muñoz, guitarra y slide, Pedro Ubeda al bajo y Luis Goñia la bateria, grababan 13 temas de puro rock duro con aires setenteros, muy metidos en el blues rock. Once temas propios, y dos versiones, la comentada "Stone cold fever" y "Follow me" de Rory Gallagher, ambos temas son un claro ejemplo del sonido de la banda.

Para este disco, al contrario de lo que les paso en el 99, Tea se olvidaron de como debian sonar, para sonar como ellos querian, y eso se nota en el feeling que rezuma esta grabacion. Canciones como la inicial "Moving round", la pegadiza "Another swindle from the box", el alucinante riff  de "Long time coming", esa harmonica totalmente killer en "Pretty queenie" o el intenso "Anything you want", dan clara muestra de la fe y calidad de una banda que es todo pasion.



Este disco y su buen hacer les llevo a tocar en Londres junto a gente del nivel de Hughes, que repitio su experiencia madrileña junto a ellos, o Pat Travers. De vuelta en nuestro pais, ademas de todas aquellas fechas que pudieron hacer por la geografia nacional, tocaron en Vistalegre, junto a Deep Purple, Cheap trick y Status Quo, en un carte hecho a medida para ellos, que supieron mantener el nivel ante el potencial del cartel. Incluso al cine llego el sonido de Tea, siendo incluido como parte de la banda sonora de la pelicula "Muertos comunes", el tema "Anything you want".

La misma formacion lanzaria en 2007 "Calling the shots", y luego vendrian algun cambio en la formacion, Borja Capponi se hacia cargo de las baquetas, pero esa es otra historia que ya contare otro dia. En 2010 se rumoreaba que ya manejaban temas para un nuevo cd, ojala podamos echarnos pronto a los oidos nuevas canciones de esta magnifica banda llamada Tea. Si quereis saber mas sobre la banda, uno de los mayores especialista de rock nacional que recorre la blogsfera, Vicente en su blog,  Ediciones Vion, dio buena cuenta de ellos.

martes, 24 de mayo de 2011

V8 WANKERS "IRON CROSSROADS" 2011


Al fin termino la campaña electoral, se acabaron los sloganes, las fotografias y carteles por toda la ciudad, las grandes palabras vacias, las grandes frases estudiadas y el saco de las promesas rotas. Es increible con la facilidad que los politicos adoptan palabras llenas de gran resonancia, como en sus bocas se desvirtuan vocablos como libertad, democracia, respeto o igualdad, como se presentan ante nuestros ojos como los justos salvadores de nuestras vidas auntenticos hombres y mujeres de honor, bueno, al menos ahora descansaremos en parte de su chachara hasta 2012, eso si, nos toca sufrilos, que es aun peor.


Siempre me ha llamado la atencion la palabra honor, no se, suena como de otra epoca, de otra forma de pensar. No se si su significado estara desvirtuado en la actualidad, porque sinceramente, no tengo muy claro que es el honor. Imagino que la mejor forma de definirlo, seria pues como la historia de Gacel Sayah, que no es mas que el personaje protagonista de "Tuareg", uno de mis libros de cabecera, fruto de la mente de AlbertoVazquez Figueroa. Para los que no hayais leido el libro, deciros que Gacel, un tuareg que vive en la soledad del desierto, recibe la visita de dos tipos que dicen ser de la oposicion al presidente y que huyen de este. El Tuareg les ofrece su hospitalidad -algo sagrado para este-, que se ve interrumpida por la llegada de las fuerzas del orden del presidente, que se llevan a la fuerza a ambos disidentes, quebrantado el codigo de honor de los Tuareg, por lo que Gacel, a pesar de ni saber quienes eran sus invitados, ni interesarle lo mas minimo los asuntos politicos de un pais que no considera suyo, pues el suyo se encuentra dentro de los limites del arido desierto, jura vengarse del presidente que ha osado no respetar sus leyes y tradiciones, por lo que no duda en recorrer el pais buscando a aquel que es su objetivo. No os voy a destripar el libro, por si alguno quereis leerlo, que os lo recomiendo. Vazquez Figueroa consiguio con su libro que mi empatia con Gacel fuese tan intensa, que incluso llegue a sentir los sobresaltos y sorpresas de un hombre acostumbrado a una forma de vida, inmenso y perdido en la "civilizacion".

Extrapolar el honor al mundo del rock and roll es complicado, si leeis la biografia de cualquier banda, os dareis cuenta de la cantidad de conspiraciones, traiciones y puñaladas traperas que se han dado, se dan y daran los miembros de bandas, managers, prensa, promotores y todo aquel al que le dan un trozo del pastel. Pero si que hay gente honesta metida en el mundo del rock, al menos, de la manera que se puede ser en segun que casos. Uno de los tipos, que a mi siempre me lo ha parecido es Bill Ward, el bateria clasico de los Sabbath, un tipo que ha sido capaz de abandonar uno de los enesimos proyectos de reunion por no saberse capaz de mantener el tipo a pesar de que su renuncia le suponia dejar de ingresar una gran cantidad de pasta, o abandonar la banda por su lealtad y amistad con Ozzy. Es curioso, pero  Bill, siempre ha estado en un segundo plano, quizas debido a sus problemas de salud y adiciones,  pero es cierto que no se ha prodigado todo lo que podria haber hecho, aprovechando su estirpe. Un par de discos en solitario y alguna colaboracion, es lo que extiende su universo mas alla de Sabbath, a pesar de ser un bateria muy reputado dentro del mundillo. Pero la honestidad en el rock tambien se extiende a muchas bandas, que a pesar de estar en un plano intermedio, siguen durante discos y giras por alla donde les dejen tocar, llevando su pasion de un lado hacia otro, sin importarles demasiado charts y otras historias.  Gente que posiblemente, esto lo hacen por diversion, y porque es lo que siempre quisieron hacer, porque el rock es divertido, y hay que reivindicar el rock salvaje y la diversion, si miras a Jerry Lee Lewis o Little Richards podrian ser cualquier cosa excepto aburridos, y en estos dias, que se acabaron los tiempos en que las discograficas te pagaban por destrozar habitaciones de hotel, para ahora no darte un duro para una misera gira por pubs, en los que una banda, despues de partirse la cara para 50 personas, se baja del escenario y se toma una cerveza contigo, que menos que alzar la copa y brindar por ellos.


Una de esas bandas, que llevan desde el 2000 sacando discos y tocando alla donde les llaman, y a la para sacando el lado mas salvaje de nuestra musica, son los alemanes V8 Wankers, que presentan su septimo disco -ademas tienen un split junto a las Girlschool, que ya mataria yo por algo asi-, llamado "Iron crossroads", con una portada digna de acabar tatuada en el brazo de cualquier rocker con ganas de fiesta. Lo de estos alemanes es hard rock and roll, grasiento, potente, un autentico chute adrenalitico directo a la vena. Beben del rock mas sucio y por supuesto no pierden de vista el punk n roll, en una mezcla de guitarras abrasadoras e himnos con olor a gasolina.


Durante esta decada han compartido escenario con gente como Turbonegro, WASP, Motorhead o Gluecifer y se nota. Si escuchasteis su anterior "Foxtail testimonial" o cualquiera de sus andanandas anteriores, sabreis de que va esto, estos tipos meten la quinta, pisan el acelerador a fondo y no dan tregua. Desde la inicial "sworn to fun" que te deja sin aliento, pasando por la ritmica "I'm the kind of guy", uno de mis temas favoritos del album., o el trallazo punk "your name".  Lutz Vegas a las voces, Schmuddel y Blind Ferenc a las guitarras, Marc Devil al bajo y David Green a los parches, te dejaran sin aliento.


14 temas como catorce obuses, o catorce patadas directas a la cara, en la que hay acercamientos mas hard rockeros como en "Winner", sonoridades mas clasicas de "You hate me I'm so glad" o "dirty old man", y el hard rock and roll acelerado a lo AC/DC de "Stop buggin me" son las cartas de credenciales de los teutones. Siguiendo la tradicion de ese rock crudo, y de alto voltaje que las bandas del norte de europa nos han traido durante esta ultima decada, con el plus de la potencia alemana, es el nuevo trabajo de estos V8 Wankers, "Iron crossroads"







jueves, 19 de mayo de 2011

TONY STEVENS SLOW RIDE "JOIN TOGETHER" 2007"

Reconozco que llevo un tiempo muy centrado en el hard rock, a fin de cuentas soy un jodido hard rocker, de esos que crecio con Scorpions, Maiden, Judas.......... y que de pronto en plena adolescencia le pego en la cara Guns n roses, todo el sleaze, glam, hair metal y todos los nombres que les querais poner. Como echo de menos cuando todo era heavy y punto, como dice el gran Capitan Poon en su ultima entrada "El Heavy era Heavy, y se metía ahí todo lo que tuviese guitarras potentes."

Pero llevo unos dias en que me encuentro agotado, tanto fisica como mentalmente, y pienso que este segundo estado es el que esta motivando el primero. No estoy estresado, eso es para gente seria, yo estoy un poco hasta los cojones, y es que mi curro, ademas de ser bastante fisico, trabajas de cara al publico y aguantas la presion de la empresa, pero bueno, imagino que en todos lados cuecen habas. Y fisicamente, pues arrastro un dolor horrible en el brazo desde hace unos meses, en fin que ando un poquillo desganado, menos mal que me queda un mes para las vacaciones, benditas holydays. Tambien hay que decir que tengo mis "particularidades", por ejemplo no duermo mas de seis horas seguidas desde el siglo pasado, siempre he sido ave nocturna, y no solo quemando barras -que tambien en otros tiempos-, siempre me ha gustado la quietud de la noche, y me han dado las horas en vela devorando libros y escuchando discos, ahora he cambiado algunos habitos, no, cambiado no es la palabra, adaptados, porque la vida que ahora llevo es la que he elegido llevar, asi que adaptar es mas correcto que cambiar.


Y que tendra que ver todo este rollo con lo que os contaba al principio, os preguntareis. Pues bien, ya sabeis que el estado animico influye en muchas cosas, entre ellas el tipo de musica que me apetece escuchar. No negare que un guitarrazo potente es un chute adrenalitico directo a la vena que me pone al 100%, pero curiosamente, en este tipo de momentos, de agotamiento -que no de bajon- siempre tiro hacia el blues rock y el rock clasico, no se por que, tampoco importa, pero me da vidilla, me da ese rollo que me hace soltar, vamos cabron, otro dia mas. Y cuando me encuentro con pocas ganas, tengo mi medicina preparada. Hay ciertas canciones que llevo grabadas en un cd en el coche y que me enchufo en cuanto necesito ese balsamo. En casa, antes buscaba el cd, ahora me busco el tema en el youtube, joder, bendito invento.

El otro dia hablaba con un tipo de cuando jugabamos en la calle, que ahora eso los crios no lo hacen, que los tiempos han cambiado. Pero que hay que reconocer, que la tecnologia no deja de ser un puntazo, aunque en cierto modo se este cargando las relaciones personales y la imaginacion. A mi me gusta la tecnologia, me pille un reader de esos y es de escandalo, a pesar de que antes era muy reticente, uso internet para muchisimas cosas, y bueno, os suelto mis rollos aqui en el Motel, vamos que no os podeis quejar, el que tenga insomnio es porque quiere.


Como decia, tengo mis canciones fetiches, y "Fool for the city" es una de ellas, asi que el otro dia, directo al youtube, y mira tupor donde, me sale una version tocada por Tony Stevens, bajista de Foghat, junto a su banda Slow Ride, que sonaba muy bien, mas orientada al blues que la original, a mi parecer, pero sonaba de escandalo, asi que me puse manos a la obra, y encontre este "Join together", que Tony Stevens y los Slow Ride editaran en 2007.

Como decia, Tony Stevens es un viejo conocido para aquellos que disfrutamos del classic rock, no en vano, el nombre del bajista esta unida a Foghat, y antes de estos a Savoy Brown. En 2007 decidio dar salida a sus Slow Ride, y que mejor que contar con viejos amigos para tocar un buen blues, sin perder de vista el rock. Para la bateria, llamo a un viejo conocido, Eddie Zyne, que ya habia tocado entre otros con Daryl Hall y John Oates. Para la voz y la guitarra, se le abrieron las puertas a Billy Livesay, un tipo que ha compartido escenario con gente tan variada como Clarence Clemons o Steve Augeri. Para terminar la banda, que mejor que un tipo que se encargase de la otra guitarra, teclados, armonica y lo que hiciese falta, y que ademas se hubiese recorrido medio mundo, pues Tommy Hall era el hombre.


"Join together" son doce temas que se mueven entre el blues mas electrico, y el classic rock que Stevens lleva tocando toda la vida. La inicial "Little bit of hurt" es la mejor muestra, rock como el de su banda madre, ritmico y elegante.  La voz de Billy Levesay es perfecta para este tipo de musica, su tono melodico, en contraste con unas guitarras controladamente poderosas, que fabrican riffs como el de "Redemption", un tema para todos los gustos.

El tema que da nombre al disco es de esas canciones que no te cansas de escuchar, con un regustillo bluesy y un teclado que le da vida, junto al trabajo melodico de Levesay. Es digno destacar el gusto con que atacan sus guitarras tanto Levesay como  Hall, y el perfecto pulso ritmico que componen tanto Stevens como Zyne. Estos tios saben lo que hacen, y han mamado los sonidos mas clasicos y las raices mas profundas, y que mejor manera de rendir homenaje a todo eso que con "Hoochie coochie man" y su archiconocido riff.

Tony Stevens se lanza al puro rock and roll con "Subterranean home" donde los teclados encienden el fuego de las tonalidades mas puras. El blues rock vuelve a la palestra con "Looking for you", mezclado con un riff que te transporta a los tiempos del british rock, Led Zep quizas?. Sonidos del sur se dan cita en "Magic hat", impidiendo que baje el ritmo de intensidad, saca unas cervezas frias de tu sombrero magico, que la fiesta debe continuar.



"Under the heat of a" muestra el lado mas intimo de la banda, cuando tienes algo que decir a quien te importa, que puede tener mas fuerza que un blues. "Over my head" es un gran tema, suena muy accesible, radiable y encima cuenta con una armonica fabulosa de parte de Hall, que le pone el grano de sal perfecto al tema. Tony Stevens fue miembro fundador de Foghat, y eso ya es mucho que decir, asi que puede tocar "Fool for the city" cuantas veces quiera, y si encima la pasa por un tamiz mas bluesy y pausado, pero no por ellos menos intenso, en vez de calcar la version que tantas veces ha tocado, mas a su favor. Si hay un tema que da nombra al disco, hay otro que da nombre a la banda, y que tambien esta sacado de Foghat, "Slow ride", aqui se han dejando llevar, metiendole unas guitarras poderosas, y es que este tema es pura dinamita. Quizas les ha faltado un poco de mala leche para que quedara redondo."Pull me in" es la cancion que cierra el disco, con aires latinos, a lo Santana de la ultima epoca o incluso Mana, una cancion que a mi sinceramente, me sobra en este disco, no porque no me gusten esos aires, sino porque no son sus vientos y se nota.

Tony Stevens es un clasico de la  historia del rock, y de demostrarlo se encarga su bagaje. Este "Join together" es de esos discos que disfrutara de sus 5 minutos de gloria antes de pasar al estante de los olvidades, pero al menos, durante esos 5 minutos, si se los concedeis, seguro que os hara disfrutar, o acaso, no es de eso de lo que se trata.

jueves, 12 de mayo de 2011

ANVIL "JUGGERNAUT OF JUSTICE" 2011

A estas alturas, dudo de que haya mucha gente del rock, que como minimo, no haya escuchado hablar de los metaleros Anvil, gracias a la pelicula-documental que se realizo sobre ellos, una peli como la vida misma, dura, emotiva y muchas veces injusta, en la que se mostraba la mala suerte y gran amor de la banda por la musica, y lo que es pasar  de la cima a vivir todas las miserias que rodean a esta musica nuestra.


Lo que hace grande el documental, es ver la parte humana de los canadienses, unos tipos que no dire que fueron grandes, pero si se codearon con la primera division del rock duro, y ahora se niega a ver morir eso por lo que han luchado. Su comportamiento es a veces incluso infantil, pero acaso no lo parecemos todos, cuando luchamos por algo que nadie de fuera entiende. Enternece verles pedir dinero a la familia para poder grabar un nuevo disco, con la esperanza de que ese sera el definitivo, aunque en el fondo ni ellos mismos se lo crean, verles tocar en clubs para cuatro gatos y tener que pelearse con el promotor para poder cobrar, cosas que no solo les pasa a Anvil, todos nosotros hemos estado en conciertos de publico reducido, viendo a bandas que hace unas decadas firmaban contratos millonarios. Seguro que todos tenemos en la cabeza, otras bandas cuya historia se puede equiparar a la de Anvil. Yo recuerdo en mis dias viviendo en Madrid, venia de tomar unas copas con una amiga por la zona de Mendez Alvaro, y pensabamos continuar la fiesta en mi casa -yo vivia por Tribunal-. Al parar  un taxi, su conductor era uno de los hermanos De Castro, al verlo le dije, perdona por pararte, pero no vamos a pillar taxi. Mi amiga me miraba y me decia, que por que habia hecho eso, y mi unica respuesta fue, joder, no me puede llevar un tipo que ha compuesto muchas de las canciones que me han ayudado a crecer, prefiero recordar al tipo que toco en Reading o Brujas, e hizo una jam con Dickison o Schenker, no al que me acerco un dia en el taxi.

Anvil han salido beneficiados de esta pelicula, que menos, aunque su nombre no este entre los mas grandes del metal actual, si ha sido puesto en boca de todos. Su paso por festivales de cine, les ha vuelto a dar vida, y este 2011, se metian en los estudios 666 de Dave Grohl, para grabar 12 temas mas dos bonus que dan forma a este "Juggernaut of justice", su disco numero catorce de estudio, ahi queda eso.


Esta claro que a estas alturas, Anvil no van a cambiar de estilo, lo suyo es ese heavy/speed, de riffs contundentes y melodias, y por supuesto, este disco no va a salvar el metal -que tampoco necesita que lo salven- y haciendo un paralelismo con Accept, han vuelto a lo grande, si que es un grandisimo disco, que suena a ese metal de toda la vida sin artificios y hecho con el corazon,  que va a ser del agrado de los viejos fans de la banda y de todos aquellos que les han hecho un hueco gracias a la pelicula.

Steve Lips con su guitarra y voz, junto a Robb Reiner en la bateria, llevan junto desde el 78, lo cual dice muchisimo de la amistad de estos tipos, que han pasado todo tipo de historias juntos. Al bajo esta Glenn Gyorffi, que tambien lleva en la banda desde el 96. El disco se abre con el tema que da titulo al disco, que ya deja claro lo que te vas a encontrar. Lips  parece revivir una segunda juventud, sacando muy buenos riffs, en un tema que puede recordar de lejos a Metallica, o quizas Metallica sonansen a Anvil.

El riff inicial de "When hell break loose" es pura old school, sin bajar el pie del acelerador. Tras una primera y apabullante dosis de speed metal, "New Orleans voodoo" se torna hacia el metal mas tradicional pasado por el tamiz de los canadienses. Y tras ese "reposo", riff after riff con "On fire",  poderoso y melodico, uno de esos temas que te pone las pilas desde el segundo cero. Sigue el metal con "Fuckin eh", demostrando porque alla a principios de los 80 pusieron las bases de ese heavy que buscaba ser mas rapido y agresivo, y que curiosamente, aquellos que los teloneaban y les nombraban como influencias, ahora se han llevado el merito que a ellos nego el destino.




"Turn it up"  es ese thrash lleno de melodia tipico de los comienzos, una base rapida, con un Reiner que saca a relucir toda su artilleria pesada en este disco, marcando los ritmos. La produccion es buena, y eso se nota, porque quizas una produccion mas pobre hubiese ensombrecido este trabajo. Volveria a destacar el trabajo guitarrero de Lips que ha sabido sacar fuego de su guitarra, como demuestra el riff de "The ride", que suena contundente y sin lugar al descanso, con su melodia de metal tradicional, al mas puro estilo de los grandes del estilo.

Internet ha ayudado a mitificar a los Anvil, a darles ese status de banda de culto, y la mejor forma de refrendarlo es apostando fuerte y demostrando que son algo mas que una leyenda y una historia detras, algo que con "Not afraid" o "Conspirancy" queda demostrado. Aqui no hay grandes desarrollos instrumentales, ni pomposidad o grandilocuencia, solo temas directos a tu cerebro como verdaderos martillazos sobre el yunque, misiles tierra aire del tipo de "Running", un tema veloz y salvaje. 



Toda banda de metal necesita su momento epico, y "Paranormal" con sus siete minutos es el de Anvil, un tema donde demostrar toda la majestuosidad de la son capaces de hacer gala. Y para terminar, a modo de sorpresa, un instrumental llamado "Swing thing", un tema con los canones de aquel jazz que ejecutaban las grandes big band, llevado a terrenos metalicos.

No se si la suerte sonreira a Lips y a Reiner en esta nueva aventura, pero lo que queda claro es que se han marcado un grandisimo trabajo de heavy metal, donde potencia y melodia se dan la mano. Ojala este album, al menos les sirva como excusa para poder girar, y podamos ver a Lips y su motosierra en nuestros escenarios. De momento, en mis oidos, sigue resonando "Juggernaut of justice".

domingo, 8 de mayo de 2011

BLACK LABEL SOCIETY "THE SONG REMAINS NOT THE SAME"

Comienza el buen tiempo, bueno hoy hace un calor de cuidado, y comienzo a pillar la rutina del solecito, es decir, aprovecho la semana que mi turno de trabajo es matinal, para pasar la tarde en la calle con mi mujer y mis hijos, paseando, haciendo cosas juntos, ya habra tiempo de estar encerrados en casa cuando vuelva el mal tiempo.

Y otra cosa que estoy recuperando, porque ultimamente tenia un poco abandonado, es ver con mi parienta una peli cada noche, en cuanto dormimos al enano, disfrutamos de uno de nuestros placeres favoritos. Y el otro dia, en la tele programaban "Rio Bravo", peliculon donde los haya, con un JohnWayne inmenso, y un no menos grande Dean Martin, uno de mis golfos favoritos. No os voy a contar de que va la peli, porque imagino que la mayoria la habreis visto, y los que no, deberiais hacerlo.


Lo cierto es que hacia mucho que no veia un western, llevaba mucho tiempo -y cuando digo mucho, creedme que es bastante- desencantado del genero, quizas desde que vi aquella llamada "Cuatro mujeres y un destino", que termino de apagar la llama de mi interes por los cowboys, indios y las llanuras. Y es curioso, porque de crio me tragaba todas las peliculas de indios y vaqueros que daba la tele, bien es cierto que solo habia un canal, pero yo disfrutaba con aquellas peleas en el saloon, las emboscadas de los apaches y la carga del septimo de caballeria. Mi peli favorita siempre fue, "Murieron con las botas puestas", me impacto ver a Custer y sus hombres, haciendo un circulo y batiendose ante la avalancha de indios que los iban aniquilando uno a uno. Se que queda mas rebelde decir, que de crio uno queria ser los indios cuando jugaba, pero yo no, a mi me gustaba ser el septimo de caballeria. Recordais aquellos cowboys e indios de plastico, cada uno de un color con una peana?, yo tenia mogollon, al igual que soldados de ese tipo, y posiblemente eran mi juguete favorito. Con ellos recreaba las peliculas que veia al medio dia,tanto las belicas como  "El puente sobre el rio Kwai", "El desembarco de normandia" o las del oeste como "Duelo en O.K. corral", "Dos hombres y un destino" o "Fort apache". Horas me pasaba pegando tiros imaginarios, y es que en aquellos dias, la imaginacion tenia que hacer todo el trabajo, los videojuegos nos los fabricabamos nosotros mismos en nuestra cabeza, imaginando parajes y aventuras.


Pero fui creciendo, y mi interes por el western fue decreciendo, quizas al dejar la niñez atras, tambien fui dejando aquello que habia sido fiel compañero de viaje. Recuerdo disfrutar de algun titulo como "Sin perdon" o "Arma joven", pero hacia mucho tiempo que ni siquiera los clasicos formaban parte de mi videoteca. La otra noche me tope de cara con "Rio bravo" y me quede enganchado disfrutando de la historia, de aquel inmenso Wayne, volviendo a reirme como nunca, cuando el chicano le cuenta porque su mujer le ha puesto un ojo morado, recordando anecdotas. No se si cowboys, pieles rojas y forajidos volveran a ser parte de mi vida o solo ha sido un deja vu, lo que si es cierto, que llevo un par de dias enganchado al nuevo disco de uno de mis forajidos favoritos, Zack Wylde, que una vez que por fin se ha soltado definitivamente del campo de influencia de Ozzy, y que en 2010 nos dejo un impecable "Order of the black" lleno de riffs monstruosos y rock duro correoso, ahora con este "The song remains not the same" se nos presenta mas intimo, con temas en formato acustico, tanto de "Order of the black" como algunos covers, dandole una gran importancia al piano y las acusticas.

Adoro a Ozzy, no solo musicalmente, hay personajes que te caen bien, que les pillas un cierto "cariño", y ese es mi caso con el madman, pero creo que condicionaba un poco al barbudo guitarrista el estar bajo su sombra. A pesar de que a Wylde no lo considero tecnicamente al nivel de otros, a pesar de lo que muchos dicen y afirman, si que musicalmente es un guitarrista tremendo. 


Y como decia mas arriba, llevo un par de dias muy enganchado a este "The songs remains not the same", del que muchos diran que no son mas que versiones y tomas en acustico de sus temas, nada nuevo en principio bajo el sol, pero da igual,  cuando una cancion es capaz de llevarte a otra dimension y hacerte sentir a la vez que transmite, que importa que sea nueva o una variacion.

Desde esa vision mas intimista y sosegada, que no carente de fuerza que imprime el sonido acustico a "Overlord" deja claro que Zack posee ese feeling que posa en cada cosa que hace. El  piano de "Parade of the dead" no puede dejar indiferente a nadie, dandole otra dimension. Vuelven a arder las acusticas, esta vez con "Riders of the damned", que deja ver con mas claridad los entresijos de un tema fabuloso, algo similar a lo que ocurre con "Darkest days", que muestra el lado humano de esta bestia de los riffs monoliticos.


Zack ha abandonado el nido de Ozzy, pero no olvida su amor por este, su pasion por Iommi, y todo lo que huela a Sabbath, y lo demuestra de la mejor manera que sabe hacerlo, con un "Juniors eyes" simplemente impresionante, que deja una sensacion que soy incapaz de describir, simplemente hay que escuchar a BLS interpretar este tema y dejarte llevar.


Y es que, esta claro que el referente de esta historia es Zack, el lleva el protagonismo y todo el peso, pero seria injusto no dar su credito a John DeServio y Nick Catanese. Siempre he visto a Wylde como una especie de Neil Young metalico, y en parte me da la razon con una gran version del padrino, un "Helpless" emotivo y lleno de emocion. Sigue el repaso a los clasicos, ahora con uno de los iconos de la musica pop, cuando pop no era sinonimo de basura radiofonica, "Bridge over trouble water" . 

Si hay un tema que siempre me consigue emocionar, lo escuche donde lo escuche, porque ha sido versionado tantas veces que ni recuerdo, es el inmortal clasico de Steve Winwood "Can't find my way home". Supongo que todos teneis una lista de temas que considerais propios, que forman parte de la banda sonora de vuestra vida y que ha recorrido junto a vosotros los malos y buenos momentos. Pues "Can't find my way home" es una de las mias, una de las principales, y escucharla en la voz y manos de BLS consigue atraparme, con ese punto rudo que le imprimen, porque a pesar de ser un disco acustico, no creais que no tiene fuerza, eso es algo innato en el musico.


Zack como buen forajido nunca ha ocultado su pasion por el country, y vulve a sonar "Darkest days" esta vez junto a John Rich que le aporta una inusitada calidez al tema. A pesar de que estamos en mayo, tanta calma parece haber traido el espiritu de la navida hasta Zack, que despide este "The song remains not the same"con un instrumental "The first Noel".  Ya sabeis que la musica es cuestion de gustos, y que afortunadamente nada es totalmente cierto e infalible como en las matematicas, todo depende del estado de cada uno, del momento y de lo que sea capaz de transmitir, y a mi Zack, me ha ganado definitivamente para la causa, eso si, espero pronto un nuevo aquelarre de riffs asesinos marca de la casa.

miércoles, 4 de mayo de 2011

QUIREBOYS 03/05/2011, SALA SUPERSONIC

Antes de nada, tengo que reconocer que no puedo ser nada objetivo, llevaba desde el 90 esperando a ver a Quireboys en directo, hubo otras ocasiones, pero siempre sucedio algo, pero esta vez si que si, nada podia impedir que disfrutase de Spike y los suyos. Y digo que no puedo ser objetivo, porque Quireboys es una de esas bandas que me marco, su debut, "A little bit of what you fancy", cayo en mis manos -compre el vinilo cuando salio- y me abrio el camino hacia una forma diferente de entender el rock. Erroneamente, los metian en el mismo saco que las bandas de hard que arrasaban aquellos dias, pero lo de Quireboys era hard setentero, con olor indiscutible del british rock que parecia quedar relegado al olvido en esos tiempos. Ademas, alguien me dijo, "hey ese tipo canta como Rod Stewart",. como el hortera ese? pense yo, pero me hice con sus discos antiguos y material con los  Faces, conviertiendose el bueno de Rod en una de mis rock stars preferidas, veis, otra que le debo a Spike y sus chicos, pero vayamos al grano.


Era una noche dificil, un martes, y encima jugaban Barca y Madrid la vuelta de semifinales de champions, asi que el temor a encontrar una sala vacia rondaba en el ambiente, pero no, la gente respondio, y aunque no hubo un lleno a reventar en Supersonic, si que se pudo contar con muy buena asistencia, para este por mi tan esperado concierto, de como dije antes, una de mis bandas sonoras de mi vida, que se nos presentaba ante nuestros ojos, gracias al gran trabajo de los dos Juan y su Retorno a la escena del crimen.


Pasada las 23.30, y mientras por los altavoces sonaba el "Hoochie coochie man", se iban incorporando los ingleses al escenario, fundiendose con el tema e interpretandolo a la perfeccion, que mejor manera de comenzar la noche. La salida de Spike provoco un aullido colectivo que dejaba claro, que todos los presentes estaban alli dispuestos a rendir pleitesia a Quireboys.

Es increible ver el gran nivel que mantiene la banda en escena, a fin de cuenta son perros viejos, pero siguen dando el 101% sobre el escenario. Spike no paro de bailar todo el concierto, captando la atencion de todos los presentes. El aspecto visual y mediatico recae sobre el, mientras el musical cae en Guy Griffin, que con su guitarra tiene asumido el papel de segundo de a bordo. Suenan compactos, a pesar de que la voz de Spike suena un poco tapada en el muro de sonido que Quireboys desatan, da igual, la fiesta es completa y ellos lo saben. 


Al otro lado Paul Guerin es todo un seguro, y su aportacion a la banda basica, en todo momento apoyado por el buen trabajo de Damon Williams y Phil Martini, y por supuesto los teclados de Keith Weir, que le dan ese toque de clase y ese olor a rock and roll que hace a los Quireboys inconfundibles.

Van cayendo "C'mon", "There she goes again" el primer momento fuerte del show, porque es indiscutible que el primer disco de la banda es el que mas cala entre la gente. Spike sigue derrochando facultades, segun el vocalista, todos sus temas hablan sobre beber, mientras nos lo cuenta copa en mano. Siguen fluyendo el rock and roll, y el mensaje llega claro y nitido a la parroquia, "Roses  & rings", "Dirty town", "Ode to you", "Lorraine, Lorraine", "Searchin", "Finer Stuff"........... Spike habla sobre el Newcastle, sobre la bebida, tiene un momento muy emotivo con un sincero recuerdo al tristemente fallecido Gary Moore, del que comenta que ahora estara en el cielo tomando una copa con su padre, emocion, ritmo, riffs, calor, a fin de cuentas This is rock and roll", y ya nadie puede parar, es imposible que no se te muevan los pies, la cabeza o lo que haga falta.


Lo mejor esta  por llegar, Quireboys han reservado para la parte final del show todo un arsenal centrado en su primer album, lo que lleva a la gente al ecstasis. "Hey you" termina de destrozarnos las gargantas, a lo que ayuda la insistencia de Spike de hacernos cantar. La banda disfruta, se nota en sus caras, la gente disfruta, se nota en sus gestos y sus sonrisas, yo estoy alucinando y eso que solo es rock and roll.

Uno de mis temas favoritos de la banda es "Whiping boy", una cancion con un feeling muy especial y que en directo suena arrollador y calido, con todos coreando las estrofas y estribillo. Spike nos habla del oeste para presentar a una vieja conocida, "Sweet Mary Ann", el delirio, la Supersonic se cae abajo, alguien recuerda quien ha pasado a la final de champions?. Que hora es? Que hora es? pregunta Spike insistente, no hace falta mirar el reloj para saber que son las "7 o'clock", esto ya no hay quien lo pare. 


En plena ebullicion, la banda cumple el rito de abandonar el escenario para volver apenas unos minutos despues, los nervios estan a flor de piel, ya solo faltan "I don't love you anymore", que pone a todos en sintonia con la banda, ya nadie puede dejar de cantar, nadie puede dejar de bailar, y Spike pone todo el sentimiento posible en la interpretacion de este viejo himno. Esto se acaba amigos, no queremos que llegue al final pero es inevitable, y el broche de oro lo pone "Sex party", que mas da, dentro de unas horas volveremos al curro, a la rutina, pero en nuestros oidos seguiremos escuchando que esto es rock and roll. Al principio dije que no seria objetivo, pero si he de serlo, solo puedo decir, que anoche vivimos la magia y la esencia del rock. Llenad vuestras copas y brindemos por mil noches como estas.


lunes, 2 de mayo de 2011

ALVIN LEE -RX5 1981

El mundo esta lleno de guitarristas, bueno el mundo del rock, que es el que mas nos interesa, y eso sin contar a los que hacemos como que tocamos la guitarra con lo primero que tengamos a mano, sino los que tocan de verdad, aquellos como yo, que solo somos capaces de tocar el riff de smoke on the water y de Breaking the law tampoco contamos.

Para que negarlo, que no se me enfaden bajistas, teclistas o baterias, peroel simbolo por excelencia del rock and roll es la guitarra, e incluso vemos a algun cantante que se la endosa para aparentar, porque tocar luego no toca ni los botones del volumen. La guitarra al rock and roll es como la cruz al cristianismo,  la hoz y el martillo al comunismo o una comision a un concejal de urbanismo, que sin ellos no es lo mismo.

Podriamos hacer una lista de los mejores guitarristas del rock, pero para que. Todos sabemos que estarian Clapton, Hendrix, Page, Blackmore, Gallagher........... si tiramos de clasicos, Michael Schenker, Yngwie Malmsteen, Gary Moore o Eddie Van Halen entre los mas destacados si nos vamos a los 80, y por supuesto no deberiamos dejar de nombrar a gente como Satriani o Vai, que podran entrar mas o menos en ciertos gustos, pero que su tecnica es innegable.


Desde los defensores del feelin por encima de todo aunque se encuadren en ritmos mas sencillos hasta los degustadores de esquemas mas enrevesados, coinciden en la importancia capital de las seis cuerdas de acero.Cada uno tiene sus gustos, yo entre mis preferidos siempre han estado Schenker, Beck, Gallagher y Clapton, pero hay otro mas que uniria al podio, un tipo, que a pesar de que su labor es reconocida por todos, a veces me da la sensacion, de que en los gustos personales de la gente, se queda fuera o en un segundo lugar. 

Si os digo que es un tipo que nacio en Nottingam llamado Graham Barnes, igual mas de uno sigue sin saber quien es, pero si ya os cuento, que este tipo se hizo un nombre cuando en Woodstock su banda se marco un concierto salvaje, coronado con un tema llamado "I'm going home", seguro que vais uniendo pistas. Pues si, Alvin Lee, que con Ten Years After, y su blues rock brutal se hizo un nombre en la escena rockera de los 60.


Pero Alvin vio en el 73, como tras 10 discos e incontables conciertos, TYA se iban al garete, y comenzaba una carrera en solitario, tocando el palo que le apeteciese y colaborando con muchisima gente. Al principio de los 80 el hard rock y el arena rock,  pisaban fuerte en la escena rockera, y Alvin Lee, adecuaba su particular sonido a los tiempos que corrian, pero sin perder esa raiz blues que siempre ha viajado con el, y es acercamiento al rock duro, veria la luz en el 81 con el disco "Rx5",  que grababa en mayo junto a Steve Gould: Guitarra y voz, Mick Feat: Bajo, Tom Compton: bateria, Chris Stainton: teclados y Alvin a la guitarra y voces.

Aunque Lee nunca ha tenido un gran registro vocal, lo cierto es que sale muy bien parado, sobre todo en registros mas rockeros, y por supuesto la magia de su guitarra esta presente en los 10 temas de este disco -11 en la reedicion que se hizo a posterior-, y por supuesto la aportacion vocal de Gould es tremenda, demostrando su poderio vocal. Muchos consideran este "Rx5" el mejor disco en solitario de Alvin Lee, y personalmente, no andan muy lejos los tiros, pero claro, todo depende de lo que prefieras, muchos consideraran sus discos mas blues mas adecuados que este.


A pesar de ser un disco en solitario del guitarrista, los temas estan escritos por la banda, lo que demuestra el nivel de implicacion de los musicos, algo que luego se nota en el resultado de la grabacion, que no es el simple trabajo de unos asalariados.Detras de la futurista portada realizada por Derek Riggs, que nos legaria grandes caratulas junto a Iron Maiden,  el disco se abre con el que es para mi el mejor tema del disco, "Hang on", potencia y melodia al maximo, cercano al hard rock de gente como ZZ Top. "Lady luck" tiene ese aroma mas blues, pero sin perder de vista el rock como esencia, otro gran tema.

Si los dos primeros temas fueron compuestos por Steve Gould, llegamos al primero de Lee, "Can't stop", un tema mas melodico e intimo. "Wrong side of the law" devuelve el ritmo a "Rx5", con un tema mas cercano a lo que en esos dias comenzaban a programas las FM americanas, metidas en el rock de estadio. Y para seguir, que mejor que un clasico, que ademas es uno de mis temas favoritos del rock, por su fuerza y garra, "Nutbush city limits", que suena compacto y potente, y el mismo camino lleva la segunda composicion que Lee firma en solitario para este disco, "Rock and roll guitar picker", que como su nombre indica, es un rock and roll de la vieja escuela, acelerado y ritmico bien apoyado por los teclados de Stainton. 


Para que no decaiga la cosa, "Double loser" te movera los pies sin remision, es curioso, pero a pesar de que el protagonista deberia ser Lee, el sonido de la guitarra no eclipsa al resto de la banda, haciendo que suenen de escandalo. Alvin Lee levanta un poco el pie del acelerado con "Fool no more", un tema fantastico para escuchar mientras conduces por una carretera solitario, y que me recuerda a lo que haria Lee en su regreso a con los TYA a final de los 80, en aquel fabuloso "About time". Llegando al final, nos encontramos con "Dangerous world" donde vuelven a acercarse al rock mas accesible de unos por entonces grandes Foreigner, pero sin perder de vista el boogie y el blues. "High times" pone fin al la edicion original del disco, la que yo tengo,  siguendo la estela melodica del final del album, y manteniendo el alto nivel compositivo, del que hay que decir, que el gran culpable es Steve Gould, en el cual recae la composicion de la mayoria de los temas.


Quizas este disco no sea del gusto de los mas puristas, y no sea una demostracion de calidad individual por parte de Alvin Lee, pero si demuestra su gran nivel de composicion, su gran clase para escribir e interpretar canciones, algo a veces mas complicado que escribir un riff inolvidable o un solo para la posteridad. El trabajo del resto de la banda es de 10, en especial destacar como dije antes a Steve Gould, verdadero alma mater junto a Lee de este disco, que si no lo conoceis deberiais dar una oportunidad, y si lo teneis, rescatar del baul de los recuerdos y desempolvar de nuevo.

DANI LLAMAS-MINOR EPIC 2011


La vida esta llena de decisiones que tomar, y muchas veces la respuesta a estas puede determinar el camino que tome tu vida. Nadie dijo que fuera facil, ni mucho menos, pero el hombre como especie tiene la capacidad de pensar y decidir, y aunque a veces, muchas, nos dejemos aborregar, llevar por el que diran o nos apoyemos demasiado en consejos o influencias, el peso de una decision nunca sera para el que aconseja, evidentemente, todo se cargara en la espalda del que la toma.

Hay muchos tipos de decisiones en la vida, cada dia tomamos decenas, la mayoria sin gran importancia, aunque a veces nos encontramos en ese cruce de caminos que es el no saber por que camino tirar. Dice un refran que la primera intencion es la que vale, y yo, de impulso irrefrenables, y de aquellos tipos a los que les pierde el no ser capaz de reflexionar solo un segundo antes de abrir la bocaza, solemos acumular un buen saldo de meteduras de pata en nuestra cuenta, pero que cojones, quien quiere ser perfecto, y reconozco que detras de mas de una decision arriesgada ha habido una falda detras, pero bueno, all in the name of.

Hay grandes meteduras de pata que han sobrepasado el paso del tiempo, aquel tipo de Decca que rechazo a los Beatles o decisiones que nos han dejado sin  escribir parte de la historia, como cuando Rory Gallagher decidio decir no a los Rolling Stones. Otros posiblemente se han arrepentido de la decision tomada toda su vida, o al menos durante mucho tiempo, no se si conocereis a Frank Hall, bateria de Necromandus, banda que quizas tampoco os suene demasiado a muchos, yo reconozco que es debido a mi pasion por Sabbath, y que estos fueron sus teloneros en los 70 por lo que los conozco, y de camino, os recomiendo que escucheis su disco, "Orexis of death", que grabaron en el 73.


Gracias a este disco y a sus continuos conciertos abriendo para Black Sabbath, se creo una gran amistad entre ambas bandas, que llevo a Ozzy, cuando pego su primera espantada de los de Birminghan, y decidio formar los Blizzard of Ozz, su primer proyecto en solitario, contar con los musicos de Necromandus como banda, es decir convertirlos en los susodichos Blizzard of Ozz. Era una epoca en que la salud y equilibrio mental de Ozzy no era demasiado bueno, -realmente nunca lo ha sido-, pero los antiguos Necromandus, vieron junto al madman, la oportunidad que hasta ese momento el mundo del rock and roll les habia negado. Encerrados en la granja de Ozzy creaban temas, cuando el bateria Frank Hall recibio una oferta de unirse a Genesis -estamos hablando del 78 o 79, si no me falla la memoria-, que este rechazo para seguir con Ozzy. Poco mas tarde, Osbourne decidia retomar su camino con los Sabbath, dejando a Hall en la estacada, del que nunca mas se supo nada en el mundo del rock. Vaya decision.


Y otra decision arriesgada puede ser la que ha tomado Dani Llamas, cantante y guitarrista de G.A.S. Drummers, banda gaditana, de Jerez de la Frontera para ser mas exactos, que desde el 97 lleva desgranando su suerte de hardcore melodico a lo Bad Religion, curtiendose en mil y un escenarios, y que han dejado cinco discos para la posteridad, llenos de melodias y guitarras aceleradas. Como decia, Dani Llamas, decidio apostar por su carrera en solitario, alejandose de su sonido de siempre, para mezclarse en el mar de los sonidos mas intimos y oscuros. No me gusta el termino cantautor, ni tampoco su homonimo ingles songwritter, aunque suene mas cool, asi que no sabria como definiros la decision tomada por Llamas.

Despues de que en 2009, lanzara su fabuloso debut, "Speaking thru the others", mas enfocado al sonido americana, ahora en 2011, edita su segundo album, "Minor epic", 13 temas que dan la espalda a lo que ha hecho en otras epocas, y que presentan una faceta totalmente distinta del cantante y guitarrista, que puede desconcertar a muchos de los que han seguido a G.A.S. drummers.

Aqui no hay flirteos con el punk pop, con coros facilones o guitarras potentes. Si tuviese que hacer una comparacion, me recuerda al Eddie Vedder mas intimo, sin Pearl Jam, ese capaz de poner el sentimiento a flor de piel en sus composiciones. Pero no buscar comparaciones musicales.Es complicado resaltar temas, desde la inicial "Hourglass" que deja claro que este disco contiene las vivencias de su protagonista, siguiendo con "Half a man" y esa guitarra tan cruda que te hace estremecer. "Ectasy"  deja ver un poco mas de claridad, contando con la colaboracion de Muni Camon, que militara en aquella fantastica banda que en los 90 dio el rock gaditano, Maddening Flames. 


Oscura y melancolica suena "Horses in the mist", con un piano que termina haciendo esa cancion imprescindible en esos dias en que necesitas estar contigo mismo. A veces en la vida es necesario desnudar tu alma y abrir el corazon para decir lo que sintes, y eso es "Said and done", sincera y vital, "Everything is said and done. /I'm not gone, I stood still/ Rescue me, Break it in". Siguen las colaboraciones en este "Minor epic", y para el folkie "Little bourgeoi's blues", cuenta con Ramon Rodriguez de The new raemon. "Fate and guns" es profunda, una especie de suplica y oracion, narrada en la mas pura tradicion de trovadores contemporaneos.

Si un dia coges una guitarra y decides contar historias, es imposible que Dylan no se cuele en tu tarjeta de presentacion, y "Hands to wave" bebe de uno de los grandes poetas del rock por excelencia. Siempre hay un canto a la luz, y "Burning again" se abre paso con su ritmo que te atrapa en el alma y termina conviertiendose en esas canciones que al final viajan contigo. La musica debe producir empatia entre el interprete y el que la escucha, y "A job for Patty" consigue que hagas tuya su historia con su sencillez, "Through the gardens of green corn /she rides easy, she rides slow, birds fly over, shaping her crown /she’s not coming back to town, she won’t make it back to town"

Si al principio comentaba que era dificil tomar la decision de quedarme con un tema de este "Minor epic", sea la correcta o no, "Disorder" con su sinceridad e intensidad, un tema directo que me pone los pelos de punta. Este nuevo viaje con Dani Llamas va llegando a su final, pero aun asi consigue mantener la atencion, con un recuerdo a su anterior disco en la forma de "Make it last", donde la pedal steel guitar de Paco Loco nos invita a cruzar el charco y degustar el sabor de la tierra prometida. Toda historia tiene un comienzo y un final, y este punto y seguido lo pone "No more fun", de nuevo un tema directo, donde la voz de Dani es la principal protagonista, poniendo el alma en cada estrofa y haciendo tuya cada palabra.


No se la aceptacion que tendra este "Minor epic", que no deja de ser una propuesta arriesgada, sobre todo en estre panorama musical nuestro, solo el tiempo dira si fue o no la decision correcta, pero lo que nadie dudara es que era lo que en ese momento Dani Llamas necesitaba. Un gran disco, para esos momentos en los que necesitas estar en paz contigo mismo, en los que a tu lado necesitas sinceridad y afrontar la cruda realidad. Para terminar, solo decir, que junto a Llamas, en este album podemos oir a Rafa Camison (GAS drummers) a la bateria, Chuchi Cabral (Leda 3) al bajo, Miguel Canturani teclados y piano, Llibertad Aguilar al celo y Paco Loco con su guitarra, lap steel y teclados, ademas de la produccion.

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...