Etiquetas

sábado, 31 de marzo de 2012

TRIUMPH -PROGRESSIONS OF POWER 1980


Hace tiempo que mi pequeño Eric, que tiene ya 15 meses, cada vez que estoy sentado en el ordenador, suele rondar los cds que tengo alrededor. Y es curioso, porque muchos quedan descartados por motivos de estaturas, pero aquellos que quedan a la altura de sus manos, casi siempre, suele pillar el "Progressions of power" de Triumph, y me lo trae a donde esté. Asi, que finalmente, he decidido que tenia que escribir sobre este disco, porque digo yo, que esto ya huele a señal, y yo que le puse a  mi hijo, Eric, por Eric Clapton y Eric Burdon (mi mujer no estaba muy por la labor, de que se llamase Rory), algo de buen gusto rockero tiene que tener, en la sangre lo lleva al menos.

El caso, es que a los canadienses los descubrí muy tarde, habia oido hablar de ellos, pero nunca me habia acercado a su música. Debia correr el 94 (lo recuerdo, porque también me compré el primer disco de los Cradle of Filth), andaba yo aquel verano en Barcelona, y como suele ser norma cada vez que voy, recorriendo la calle Tallers. Recuerdo que en una de las numerosas tiendas de discos que pueblan la calle, andaba repasando estanterias, cuando di con el "Progessions of power" de Triumph. Y lo que me hizo comprarlo, fue un arrebato de incultura musical galopante. En la contraportada leí, R. Emmet, M. Levine y G. Moore. Y yo en mi ignorancia me dije, hostias, aqui toca el Gary Moore, asi que pa la saca.


Por el camino, mientras leia el libreto, salí de mi error, aquella G. no era Gary, era Gil, y no era guitarrista, era bateria, pero ya daba igual. El caso, es que bueno, ya tenia otra banda que descubrir. En esos dias, no tenia acceso a internet, asi que no podia tirar de wikipedia o youtube, para descubrir a una banda, habia que escuchar sus discos, como debe ser. Nada mas enchufar este "Progressions of power", ese sonido de hard rock de final de los 70 te vuela la cabeza con "I live for the weekend", potente, un rock and roll de la vieja escuela en la encrucijada de aquel flamante y nuevo heavy rock.

Me gusta este disco, porque después de la descarga adrenalítica del primer tema, te pegan en la cara con el feeling que desprende "I can survive", con unas melodias de las que crean escuela, al mas puro estilo Boston (se que saco a estos mucho como referencia, pero Boston siguen siendo esa banda que amarás sobre todas las cosas). Emmet es un gran guitarrista, de esos que no destacan por como tocan, sino por como lo tocan. Siempre le he tenido en un plano muy similar al de Ronnie Montrose. Y que decir del trabajo de Levine y de Moore, que incluso alterna voces con Emmet.


Cada vez que escucho "In the night", la unica sensación que se coloca por encima de todas es emoción, escuchar todo lo que desprende este tema y ser capaz de seguir frio como el hielo, no se me pasa por la cabeza. Vuelven los riffs atómicos con "Nature´s child", una autentica progresión de poder, como reza el título del disco. "Woman in love" sigue manteniendo la temperatura al máximo, dosis equilibradas de melodia y poder, que me hace recordar porque siempre seré un jodido hard rocker.

No podia faltar en el repertorio de los canadienses la balada de rigor, en este caso "Take my heart", acunada entre apergios y con un aire soul que llena aun mas la canción. De nuevo, vuelta a la tralla, al rock and roll acelerado de la mano de "Tear the roof off", un tema demoledor, que te deja exhausto. También hay sitio para una instrumental con influencias clásicas e incluso algo de jazz, con un nombre de lo mas apropiado "Fingertalkin´", que da paso al tema que cierra este disco, "Hard road", con unos coros iniciales que quitan el hipo y un riff como una bomba. Un tema directo, hard rock en estado puro.


Como dije al principio, descubrí a Triumph, tarde, pero ya sabeis lo que dice el refrán, y desde entonces, junto a Rush y April Wine, forman mi triunvirato de bandas canadienses, pais que parece ser sinónimo de gran calidad musical. "Progessions of power", aunque en algunos sitios lo encuandran en el prog, yo siempre lo he visto como un disco de hard rock descomunal, con unas guitarras por parte de Emmet alucinantes, y unas melodias sencillamente geniales. Habrá otros discos de la banda que mereceran mas elogios, pero ya sabeis lo que dicen, la primera vez nunca se olvida.

3 comentarios:

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Normal que a Eric le mole, sólo por la portada le tienen que encantar Triumph. Hacía siglos que no me ponía este disco y es fabuloso; me parece que las voces de Emmet y Moore con más potencia lo llevarían a la perfección total, porque como dices desde luego a nivel instrumental es una pasada, Emmet es un genio. Las hard rockeras tipo 'Woman in Love' o 'Hard Road' suenan como un tiro.

TSI-NA-PAH dijo...

Hace poco escuchaba este disco!Triumph merecen el mismo estatus que Rush, ya que ambos son un trio canadiese, aunque su musica no sea la misma, Triumph tiene verdaderos trallazos de Hard Rock pegadizo como este disco o Never Surrender y Rock and Roll Machine.
Un abrazo

ROCKLAND dijo...

Pero bueno, ¡Rory! era el nombre ideal para tu hijo, ja,ja,ja.
Bueno, fuera bromas, a mi de Triumph me mola absolutamente todo hasta mediados de los 80's y éste por supuesto es la leche, aunque prefiero "Rock'n'Roll machine" y Allied forces".
Estos tipos eran unos músicos de la hostia y es una pena que ya no estén en boca de todos. Para mi no tienen nada que envidiar a sus compatriotas Rush.

Saludos.

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...