Etiquetas

jueves, 10 de mayo de 2012

FLYING COLORS...FLYING COLORS


Nunca he sido muy fan del rock progresivo, mas bien de bandas o discos en concreto, que del género en si mismo. Soy mas del one, two, three, four... y que se abran las puertas del infierno, pero por supuesto adoro a Rush, a los que ya dedique una entrada hace tiempo, me gustan los primeros discos de Genesis, Focus, Marillion y bueno, Kansas y Asia, aunque igual estos no son estrictamente prog, pero es que limitar la frontera que contiene al rock progresivo y sinfónico es excesivamente complicado, sus tentáculos se extienden al rock, pop, jazz y desde hace ya bastante tiempo, al metal en todas sus vertientes, incluidas las mas duras. Por eso mi interés se versa mas en gente como Anathema, Opeth o Pain of Salvation.

Pero si hubo una banda que revitalizó el prog, fue sin lugar a dudas Dream Theater. Adorados y odiados a partes iguales, prueba inequivoca de su peso en la escena rockera, su virtuosismo, unido a su mezcla de sonoridades tanto por igual de las bandas mas clásicas del prog, como de  las del metal, les hizo consolidarse como una de las bandas mas influyentes. En DT,  el guitarrista J. Petrucci y el bateria M. Portnoy, compositor principal de la banda, eran sus señas de referencia, por lo que la marcha de este último  resultó un schock en general.


Portnoy es de esos tipos, a los que se les puede aplicar el chiste aquel de, "como no va a haber paro, si tu tienes todos los trabajos". Un tipo inquieto, que parece estar siempre sentado tras su kit de bateria, porque si no, es imposible que le de tiempo a llevar adelante todos y cada uno de los proyectos en los que se embarca. Ademas de Dream Theater, a su curriculum podemos añadir a Liquid Tension Experiment, Transatlantic, O.S.I., Yellow Matter Custard y Portnoy, Wilson, Akerfeldt, amén de algun disco en solitario, y la aparición en discos de Neal Morse, Andy West, John Arch............ un mas que breve tiempo en Avenged Sevenfold y discos tributos por doquier. Ahora Mike decidé embarcarse en otro mas, y llamar a unos colegas para que toquen con el.

Como podeis imaginar, los amiguetes del bateria, no van a ser unos cualquieras, y para este supergrupo llamado Flying Colors, se unen, a la guitarra Steve Morse, Neal Morse a los teclados, Dave LaRue al bajo y para la voz, un cantante proveniente del rock alternativo,  llamado Casey McPherson, que también se ocupa de la guitarra rítmica. Haciendo cuentas, nos encontramos con Deep Purple, Dixie Dregs, Kansas, Spock Beards, Trasantlantic, Joe Satriani............, además de que de una u otra manera, todos han tocado juntos en algún que otra historia, por lo que debian rodar como una maquinaria recien engrasada.



Ya con el disco en mis manos, debo reconocer que en principio no era una de mis prioridades, pero una única escucha me ha hecho cambiar de idea.Vaya discazo -que por otra parte no podia ser de otra manera- se han sacado estos discos. No se han centrado en un sonido en concreto, es mas, aprovechando el amplio abanico que ofrece el rock progresivo, se han acercado a cuantas orillas les ha dado la gana. Cada miembro dejá clara constancia de su estar, desde ese aire hard rockero que siempre brilla en la guitarra de Steve Morse a la versatibilidad de Portnoy o el protagonismo del bajo de LaRue.

Se alternan temas largos con otros mas concisos, dando muchísima importancia a las melodias, algo en lo que la labor de McPherson es fundamental. Desde los compases iniciales de "Blue ocean", donde Morse me recuerda a Satriani para inmediatamente fundirse en una melodia muy cercana al a.o.r. En "Shoulda Coulda woulda" sacan a relucir su talante mas agresivo, con un riff potente y marcado, junto a un sonido mas oscuro. Y es que está claro que este tipo de gente, es capaz de facturar cualquier cosa que se les pase por la mente, con menos esfuerzo que la mayoria de los mortales.


Este tipo de discos suele caer en el tópico de que se convierte en escucha para gente que solo busca un virtuosismo extremo, pero aqui no es el caso, porque no hay monotonia. Escuchad un tema como "Kayla", donde a pesar de una base llena de virtudes, excelente el trabajo de LaRue al bajo,  priman las melodias que facilitan su escucha. "The storm" tiene un aire mas pop, una aparente sencillez que le queda de maravilla, y en la que luce la voz, realmente es un descubrimiento este Casey. Vuelven las guitarras rockeras en "Forever in a daze", y el bajo predominando como  marca característica, en uno de los temas mas prog, propiamente dicho.

"Love is what I'm waiting for", con ese piano inicial me trae a la cabeza a los Beatles, no olvideis que Portnoy tiene su propia banda tributo a los de Liverpool. "Everything changes" salpica de belleza el disco, como una especie de nana que te va envolviendo e invitandote a dejarte atrapar sin remisión. La balada "Better than walking away" saca a relucir todo el feeling que la banda es capaz de expresar. Un tema precioso, con un gran solo de Steve Morse sin perder de vista la melodia de la canción.


Después de la calma, la guitarra de Steve Morse pide guerra, para dar paso al épico "All falls down", con unas guitarras que echan fuego y una base rítmica que es un rodillo. "Fool in my heart" juega con las melodias, aportandole un tono rockero y a la vez muy melódico, una curiosa mezcla que lo ha convertido en uno de mis temas favoritos del disco. Cierra el disco un inmenso "Infinite fire", 12 minutos donde se deja constancia de todo lo que representa esta banda y de lo que contiene en su interior de la mano de cada uno de los genios que componen. 

Un trabajo magistral, lleno de una instrumentación perfecta, pero a la vez repleto de grandes melodias que lo hacen mas accesible de lo que suelen ser muchos discos del estilo. Canciones con personalidad, fruto de la suma de la de sus miembros, con un Steve Morse enorme en la guitarra, un Dave LaRue que da muchisimo color con su bajo, mostrando una destreza impresionante, un Portnoy que como en cada sitio donde se involucra, es el alma y pulmón del sonido, un Neal Morse encargado de embellecer el disco con sus teclados y un Casey McPherson que aporta unas melodias que redondean este trabajo. Un disco que da gusto escuchar.

7 comentarios:

LVH dijo...

Madre de Crom, menudo grupazo!!! No los he escuchado aún pero me fío del refrán, muy del pueblo de mi padre, que dice que "con buena pi**a bien se fo**a".

Además que para mi ya viene siendo una garantía los proyectos de Portnoy porque Transatlantic, con Neal Morse también, me parece una puta maravilla y casi que el mejor de sus proyectos fuera de DT.

Alex Palahniuk dijo...

a mí también me pasas eso, tío. Yo tampoco puedo mucho con el progresivo, aunque ahora me estoy metiendo con Dream Theater, The Mars Volta y tal.

¡Un abrazo!

Vinny Gonzo dijo...

mierda, no sabía que el disco había salido ya... con las ganas que tenía de oírlo

y después de esto, aún más!!

Un abrazo!!

PUPILO DILATADO dijo...

Había odído hablar de ellos en algún otro blog, supongo que el de Benet rockfloyd, pero ahora me voy a tener que poner las pilas con tu excelente reseña.

Sabes que adoro a Rush y, por extensión, por supuesto a Dream Theater (aunque no controlo tanto su discografía) por lo que es una apuesta segura.

Gracias por la recomendación Master!!!

jesus dijo...

Soy consciente de que pueden malinterpretarse mis palabras pero intenta simplememte quitar la s´que corona los colores de un arco iris cada vez más difuso .
Flying color .Búscalo. Lo vas ha encontrar.
Saludos. ( No se tome a mal estas incongruentes palabras, son bienintencionadas Saludos!

TSI-NA-PAH dijo...

Tengo el disco desde el dia que salio, tambien le dedique un post.A mi siempre me gustoel Prog Rock, aqui es casi Prog Pop!Me gusta es un disco facil a años luz de Drean Theater o Trasantlantic.
un abrazo

Benet Rockfloyd dijo...

A mí me gustó aunque no con locura. Está bien y tiene buenos temas, pero lo veo con algunos altibajos. Hay piezas algo flojas.
Yo también le dediqué un post para expresar mi opinión acerca del mismo.

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...