Etiquetas

jueves, 13 de septiembre de 2012

HELLOWEEN -KEEPER OF THE SEVEN KEYS PT I



Al escribir la anterior noticia sobre Helloween, he recordado esta entrada que hice sobre uno de mis discos favoritos de heavy metal, en el fenecido Metal Bourbon, y me ha apetecido rescatarla, así que aqui la teneis


Si tuviese que hacer una lista con mis diez discos favoritos de heavy metal, tendria muchisimos quebraderos de cabeza para realizarla, pero os aseguro, que el "Keeper of the seven keys pt I" de Helloween estaria seguro en ella.

Corria el 87, y aqui en el sur, a excepcion de la heavy rock, metal hammer y la edicion pirata, no habia forma de conseguir informacion sobre bandas mas alla de los grandes monstruos consagrados. El hard rock dominaba el mundo, y el thrash metal explosionaba como contraposicion, para aquellos que buscaban emociones fuertes y ritmos mas trepidantes. En aquel año se editaron joyas como "And Justice for all" de Metallica, "Seventh son of a seventh son" de Iron Maiden, "So far so good...so what" de Megadeth, "South of heaven" de Slayer, "Leprosy" de Death, "Kings of metal" de Manowar, "Operation Mindcrime" de Queensryche, "Ram it down" de Judas Priest, "State of euphoria" de Anthrax, "The new order" de Testamente, "Under the influence" de Overkill, "Punishment for decadence" de Coroner, "Batallions of fear" de Blind Guardian, "Speed metal simphony" de Cacophony............... aquel fue un año con una cosecha excelente.


Desde Alemania, comenzaron a llegar ecos de una banda con una forma particular de entender el heavy metal, donde potencia, velocidad y melodia se daban la mano de una forma increible, eran Helloween, que venian dispuestos a comerse el mundo y dejar impregnada su influencia en millones de bandas que surgirian en el futuro.

Una preciosa y misteriosa portada, era la carta de presentacion de este disco grabado por Michael Kiske a la voz, Kai Hansen y Michael Weikath a las guitarras, Markus Grosskopf al bajo e Ingo Schwichtenberg, no sabian que iban a crear la escuela del posterior power metal ni que el mundo se rendiria a sus pies. 

Originalmente la idea era editar las dos partes de los Keepers juntas, pero la discografica, Noise Records, insistio en lanzar solo una. "Keepers of the seven keys" era la presentacion ante el mundo de un joven vocalista llamado Michael Kiske, que asombraria al mundo con sus registros, perfectamente respaldados por los riffs de Hansen y Weikath. Cuando me hice con este disco, reconozco que lo escuchaba una y otra vez sin sacarlo de mi tocadiscos, -eran otros tiempos, cuando no pillabas tantos discos cada dia, y escuchabas cada adquisicion hasta aprenderte el ultimo detalle de la grabacion-.



"Keepers of the seven keys" comenzaba con una intro llamada "Initiation" que rapidamente daba paso a un trepidante y speedico "I'm alive", que era como una bofetada, con su potencia y su contagioso estribillo. Las guitarras de "A little time" son simplemente geniales, dandole una epica al tema hasta entonces no tan comun en este nuestro heavy metal.

Aunque para epica, "Twilight of the gods", ellos llamaban su musica happy metal, aunque la historia lo definiria como power metal, y esta cancion es un autentico manual para cualquier banda que quiera desarrollar el estilo. Melodias enrevesadas en un tema con muchisimos cambios que demostraba la calidad compositiva y tecnica de los alemanes. "A tale that wasn't right" era la balada del disco, un sencillo tema donde Kiske derrochaba facultades llegando a tonos altisimos, y asi finalizaba la cara A del vinilo.



La cara B se iniciaba con uno de los temas que dieron el espaldarazo definitivo a los alemanes, y que se ha convertido en uno de los himnos del metal versionado por cientos y miles de bandas, "Future World", un tema perfecto, donde potencia, velocidad y melodia de nuevo se dan la mano hacia un estribillo energico y pegadizo, que daba paso a esa joya llamada "Halloween", 13 minutos inmensos que hacian a Helloween distinguirse del resto. Un tema heavy, epico, intenso, lleno de cambios, de guitarras increibles y dirigidos magistralmente por los distintos registros de la voz de Kiske cantando al limite. Simplemente magistral.

Tras la joya, nada puede hacer que esto decaiga, y Helloween eran ante todo un grupo de heavy metal, y habia que acabar esta obra maestra rockeando lo mas potente y rapido posible, y os puedo asegurar que el speedico "Follow the sign" cumple con nota alta. Un disco producido por Tommy Newton, y compuesto en su mayoria por Kai Hansen, que pasara a la historia del olimpo del metal. Mucha gente sigue considerando la parte II superior a la I, y desde luego es otra maravilla, pero esta primera parte para mi es superior, mas cruda, magica y transgresora.

4 comentarios:

Vinny Gonzo dijo...

Es muy difícil elegir uno de los dos, pero yo soy más de la segunda parte por dos razones:

1. Esa pequeña joya escondida que me pone de buen humor y es "Rise & Fall". Eso sí que era happy metal.
2. "I want out". No hay más nada señoría.

Abrazo fuerte tocayo.

Alex Palahniuk dijo...

El disco que inventó y definió el Power Metal, sin duda.

Ed Charrúa dijo...

Recuerdo que sólo había oído el single Future World en la Emisión Pirata y desde la primera escucha decidí hacerme con el disco cuanto antes mejor, aún a riesgo de que el resto de canciones me decepcionara... sin embargo cuando compré la casete no paré de escucharlo una y otra vez, ¡me encantaba! Ahora bien, yo no definiría la magistral pequeña instrumental Follow The Sign como 'speedica'.

Por cierto, hace tiempo solicité unirme a Comunidad del #FFVinilo pero no recibí contestación alguna; hoy en día, por falta de tiempo, ya no estoy interesado, pero os sigo. Saludos.

Nortwinds dijo...

hey Ed, lo siento de veras tio, se me pasaria, de todos modos, si te apetece hazmelo saber y te lo mando del tiròn. De nuevo mil disculpas.

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...