Etiquetas

martes, 30 de octubre de 2012

KISS - MONSTER


Lo mio con Kiss no tiene nombre, bueno si lo tiene, aunque pueda sonar un poco extraña la relaciòn entre la banda y yo. Nunca he sido un gran fan de la banda, y es muy complicado que sin razòn evidente, me levante y enchufe uno de sus discos. Eso si, un buen puñado de sus canciones, forman parte de mis canciones definitvas, de esas que siempre van conmigo, a pesar de que dos de ellas sean "Crazy crazy nights" y "Forever", de una època que muchos de sus fans miran un poco de reojo, o dejan pasar con disimulo. Como decia, si hago una lista con las canciones que nunca faltarian en mi vida, apuesto mi cabeza a que varias de Kiss ocuparian un lugar destacado, pero si me preguntais cual es el disco que mas veces ha rodado en mi reproductor, umm, seguramente seria "Creatures of the night", su aventura mas heavy metal.

Eso si, siempre he admirado el sentido comercial que poseen, y como son capaces de adaptarse cual camaleòn rockero, a los vientos que corren, para no perder el aliento ni la pole position, a sabiendas que cualquier mìnima declaraciòn, movimiento o instantanea, rapidamente centra la atenciòn del mundo del rock and roll. Kiss han sonado a la banda clàsica que son, al rock que ellos mismos ayudaron a relanzar. Se han sacado un disco de heavy metal, cuando los ritmos mas pesados parecian ser la avanzadilla que el pùblico reclamaba, para rapidamente reconvertirse al hairspray, los estribillos memorables y las power ballads y reclamar su lugar entre las canciones que copaban las radios en los 80.


Volvieron su sonido oscuro y pesado, cuando la tonalidad y la capitalidad del rock, cambiò de un momento a otro, y asì, sin perder nunca comba ni dejar de aparecer siempre en el momento adecuado para no ser olvidados. Y si a eso unimos, que posiblemente, sea la banda de rock con el nucleo de fans mas fieles y leales, a la vez que fanaticos que se han convertido en todo un universo paralelo a Kiss, que jamàs ha perdido la oportunidad de hincar bocado allà donde han visto posibilidad de negocio, porque a fin de cuentas, Kiss son una multinacional que hace canciones de puta madre, eso nadie lo puede negar.

Han sobrevivido a las idas y venidas de Ace, mi personaje preferido de la saga, y tras aquel revolcòn que significo un nuevo alzamiento con "Sonic boom", todo el mundo esperaba como  loco este "Monster", para ver de que era capaz la banda. Gene Simmons, ya comentò poco antes de la salida de "Sonic Boom", que no necesitaban sacar nuevo material, porque la gente en los conciertos querian ver sus clàsicos, sus temas, y la verdas, es que la maquinaria de espectaculo que es la banda, no necesita casi de excusa para agotar entrada a ritmo de enfermizo guiness.


Centrandonos en el nuevo lanzamiento, en unos dias en que el revival es la forma de vida, Kiss ya no necesitan sonar a lo que marcan los tiempos, porque estos marcan a bandas como ellos, asì que reconozco que tenia bastante interès por este disco, y asì de sopetòn, me pego en la frente con "Hell or Hallelujah", tema que ya conocia, y que la verdad, tiene todos los ingredientes que me mueven, hard rock potente, un transfondo clàsico, y esa voz de Paul, que personalmente, siempre he preferido a la de Gene. Esa guitarra de "Wall of sound", suena mas actual, con Gene, en un tono mas melòdico, fabricando un buen tema. Kiss en este disco, dan la sensaciòn de que han querido reunir todo lo que han sido durante este tiempo, y con "Freak", vuelven a los 90, con Paul tomando el mando vocal.

El bajo de "Back to the stone age", junto a esas guitarras oscuras y potentes, el tema que siempre espero de Gene, mas heavy, mas "demoniaco", como una patada en los huevos, sin lugar a dudas, de lo mejor de este "Monster". Me gusta "Shout mercy", con ese riff setentero, y un Paul mas aspero vocalmente. "Long way down" tambièn posee ese rollo setentero, con ese tipo de riff agresivo y una melodia muy buena, con ese empuje tan caracterìstico de la època. Es curioso, pero me da la impresiòn, de que los temas mas Kiss, son los que canta Gene, como este "Eat your heart out", que podia haber escapado de cualquier grabaciòn de los setenta de la banda.


Esto funciona, me gusta, he tenido que dejar de escribir para ir corriendo al frigo por una birra, y eso siempre es buena señal. "The devil is me" es oscuro, malvado, puro Gene, incluso mas de sus discos en solitario que de la banda. Vuelta la hard rock con "Outta this world", un tema de Thayer, que curiosamente me recuerda horrores a Ace Freshley, y que tiene un estribillo cojonudo, que lo convierte en otro de los mejores temas de este disco, sin obviar esas killer guitars. "All for the love of rock and roll" devuelve a los Kiss mas setenteros, ¿rememorando los tiempos de Casablanca?, y ese estribillo que suena de muerte, buenisimo este tema.

Van cerrando con "Take me down below", echando toda la carne en el asador, con una canciòn, fuerte, potente, rockera, con Paul y Gene compartiendo voces, haciendo esos duetos que tanto aman los fans de la banda, y los que no lo somos. "Last chance" es lo ùltimo, con un bajo marcadisimo y un riff rockero al màximo. Es tonteria buscar comparaciones con cualquier època anterior, incluso, me atreveria a decir, que "Monster", a pesar de ser un muy buen disco, se queda un poquitìn por debajo de "Sonic boom". Eso si, hay algo que tengo muy claro, en la pelea que Steven Tyler ha comenzado, despuès de escuchar el nuevo disco de Aerosmith y el de Kiss, the winner is Mr, Paul Stanley.

1 comentario:

ÁNGEL dijo...

A mí me gusta el disco, como todo Kiss. La pregunta crucial es ¿el Monster es un buen disco del Kiss de siempre o simplemente se imitan a sí mismos? La fórmula funciona, ¿para qué cambiar? ¿Les recriminaremos que haya canciones, riffs que recuerdan a música ya escuchada? En fin, que cada uno piense lo que quiera. Es respetable y legítimo.
Salus.

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...