Etiquetas

jueves, 4 de octubre de 2012

THERION - LES FLEURS DU MAL


Fui proyecto de mùsico durante 15 minutos, es decir, estuve en algunas bandas, pero siempre fui consciente que tenia menos posibilidades que una banda de grindcore en el programa ese de la voz, que uno es soñador y se hace ilusiones, pero evidentemente, cuando no hay talento, pues no lo hay, y en este caso, no es que no andase sobrado, sino mas bien escaso, me sobraba actitud, decian, pero eso no funciona a no ser que seas Sid Vicious. Ademàs, siempre fui un tipo demasiado anarquico en cuanto a gustos, llegaba un dia y queria hacer canciones divertidas como Poison, pero al siguiente me apetecia estar cabreado cual Mustaine, transgresor como los Faith no More de "the real thing" o hubiese matado a Springsteen por robarle "The River". Recuerdo que lleguè un dia, me habia empapado el "Ten" de Pearl Jam de cabo a rabo no se cuantas veces, y dije que queria versionar "Even flow". Pero tio, si ayer querias hacer una de Pantera....

Por eso, aunque soy un fan, a veces intento comprender a los mùsicos y su necesidad de hacer lo que les venga en gana, ya sea porque se lo pide su faceta creativa o su cartera. Tendemos a querer que aquellas bandas que seguimos, caminen por el sendero de nuestra satisfacciòn, con aquella manida frase, de "no es lo que sus fans espera de ellos". A veces pienso, que el problema es que somos mas fans de mùsicos o bandas, que de canciones o discos (y eso lo dice un tio que se considera die hard fan de una pelotera de bandas, e incluso defiende discos a capa y espada que caen por su propio peso). 


Yo creo a pies juntillas, en el sagrado mandamiento de que el mùsico no debe coartar su creatividad en ningun momento, y hermanar los acordes y ritmos que crea en ese momento necesarios que fluyan por sus instrumentos. Pero también creo en el no menos sagrado mandamiento, de mandarlos a la mierda si no te gusta lo que hacen, que para eso somos los que pagamos. Dificil dicotomia, porque siempre uno termina relacionando a bandas con sus propias vivencias, y eso luego es dificil desprenderlo para intentar ser objetivo y consecuente, con lo que al final, siempre acabas mosqueado como una mona, diciendo aquello de, esto seria un buen disco pero con otro nombre.

Reconociendo, como he dicho antes, que me gusta que las bandas hagan lo que les apetezca, e incluso que arriesguen, cuando afrontan proyectos que quizàs, aunque solo sea en principio, se pueden quedar fuera de su camino de baldosas amarillas, despierta un cierto e insano interés en mi, no puedo ni debo negarlo. Prefiero a Dave Mathews versionando a Slayer que a Dylan, y a Slayer haciendo covers de Dylan que de Judas Priest, porque en esa forma de ver las cosas que en principio (aunque al final todo conduzca al mismo lugar) no tienen que ver contigo es interesante. Y por eso defiendo proyectos como el "Americana" de Neil Young, porque lo ha convertido en suyo, y ya luego discutimos si para bien o para mal.


Y por eso, se me encendieron los sensores de alerta cuando lei sobre el nuevo disco de Therion. La banda de Christofer Johnsson, que abandono los senderos de oscuridad hace mucho tiempo, para embarcarse en las sonoridades sinfònicas operìsticas del metal, que tanto gustan a mucha gente, caso que no es el mio, pero reconozco que la genialidad de Johnsson, siempre me ha atraido. Y saber que el nuevo disco de la banda, con ese nombre de clara referencia al poeta maldito francés Badeularie, "En el lecho, el tronco desnudo, sin pudor, en el màs completo abandono, muestra el secreto esplendor y la belleza fatal que la naturaleza le donò", y que su contenido seria un repaso al cancionero frances de los 60 y parte de los 70, me tenia en vilo.

Me gustaria imaginar como a un tipo se le ocurre algo asì. Puedo imaginar a Johnsson tirado en el sofá de su casa, y su mujer diciendole, "¿Chris, cuando vas a hacer un disco nuevo?. Ahora, cuando termine Dexter me pongo. Siempre igual, despuès, despuès..... que no mujer, que me pongo de verdad, ademàs voy a hacer versiones de temas pop franceses de los 60, un pelotazo querida. Ademàs, seguro que la mitad de la peña se cree que son mios.....". Ahora fuera de coñas, la compañia ha apostado fuerte por Therion, soltando una considerable cantidad de pasta para este nuevo proyecto, y aunque estoy seguro que la elecciòn del cancionero va a levantar alguna que otra ampoya, a mi me mola, que quereis que os diga, porque ademas hay que reconocer, que son una banda cojonuda.


Ademàs, a mi me han ganado con la inclusion de "Initials BB" de Serge Gainsbourg, dedicada a esa gran musa para este que escribe, como es Brigitte Bardott. Estas flores del mal suenan a Therion, està claro que las canciones están pasadas por el tamiz sonoro de la banda, y la voz femenina ayuda muchisimo a que suenen muy bien, quizás lo que mas me cuesta es ciertos tonos operìsticos, cuando a mi se me antoja mas necesario el susurro en este tipo de canciones, pero està claro que tienen que mantener su seña de identidad que les ha llevado a ser aclamado por gran parte de la parroquia metàlica.

Està claro que ese halo lìrico junto a la impecable precisión que imprime la banda junto a lo que desprenden las canciones le da un sentido especial. A mi me ha gustado este disco, lo he disfrutado por esa forma de encarar las versiones y porque demuestra, que al final, todo tiene la misma raiz y termina descansando en la misma estación de los sonidos. Eso si, aun sigo echando de menos cuando hablo de Therion, aquellos tiempos de Lepaca Kliffoth.


2 comentarios:

King Piltrafilla dijo...

Habrá que darle una escucha.

y tambien metal dijo...

lo he escuchado varias veces y puedo decir que me ha gustado, pero no me lo compraría, este no, lo uno no quita lo otro

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...