Etiquetas

domingo, 4 de noviembre de 2012

SERIE Z 2012 - DIA 1 VIERNES 02/11 - PART I


Movido se me presentaba este año el Serie Z. Dias antes del comienzo de uno de los eventos mas esperados del año para mi, recibo una llamada del hospital, diciendo que me programaban, una pequeña intervenciòn que llevo un año esperando, para el viernes dia 2, justo cuando daba comienzo la fiesta sureña por excelencia con el rock and roll. Mentalizado que me iba a perder el viernes, y que el sabado, iba a estar renqueante, me fui haciendo a la idea. Pero amigos, in rock we trust, y tres dias despùes, me volvian a llamar, comunicandome, que posponian la operaciòn, para este martes dia 6, una buena señal sin duda alguna.

Asì que con el tiempo anunciando lluvia, que como diria Martin Turner, parecia que estaba en Londres, cerca de las siete de la tarde, entraba por las puertas de la Sala Paul, dispuesto a disfrutar de la primera velada. Es cierto, que solo he visto 5 bandas por dia, dejando de ver la participaciòn nacional, algo que los que me leeis, sabeis que me ha costado bastante, pero habia que dosificar. Levantado desde las seis de la mañana, habia que intentar llegar casi entero a las dos de la madrugada, cuando los Wishbone Ash de Martin Turner dieran por finalizado su show, y con ello, el primer dia de festival.


Lo mas importante a destacar, la gente, el face by face. Despuès de llegar, asaltar la barra y saludar a algùn que otro viejo conocido, camino al escenario, donde Scott H. Biram terminaba su actuaciòn. Me dio tiempo de escuchar tres temas, la verdad, no lo suficiente para enjuiciar su show. Comprobando la reacciòn de la gente que estaba frente al escenario, da la impresiòn de que Biram consiguiò conectar y hacer llegar su mensaje, desde luego, a mi los tres temas que vì, con distorsiòn a raudales, me dejo la impresiòn de que el tipo habia dejado su sello.

Junto a la valla que separa a la gente del escenario, se encontraba mi compadre bloguero y rockero Sir Lolo junto a su encantadora novia, Marta, y buena gente que se encontraba con ellos, con los que compartì mas de una charla en estos dos dias. Tambièn puse cara a Manuel Parrales, con quien compartia videos en redes sociales, uno de esos viejos rockeros, a los que aspiro a parecerme con el tiempo aunque sea solo un poco. Cuando un tipo te cuenta que no puede vivir sin el rock, y al mirarle a la cara, ves como se emociona, es algo que no tiene precio amigos.


Bonafide

Entrando ya en materia, se notaba en el ambiente que habia muchas ganas de ver a Bonafide. Mucha camiseta y cazadoras llenas de parches heavys, se amontonaban cerca del escenario, esperando la salida de los suecos, con todo hay que decirlo, las expectativas muy altas, pero me da la impresiòn, que no tanto como lo que nos ofrecieron Bonafide, porque nadie salia de su asombro, ante tan tamaña descarga adrenalìtica rockera. Su ùltimo disco, es un trallazo, cuya reseña podeis leer aqui y tambièn el anterior. Su hard rock enèrgico, heredero de ese sonido AC/DC que tan bien funciona en directo, junto a la calidad de la banda y las ganas que le echan, hacen de estos tios un autentico plato fuerte.

Desde ese demoledor inicio con "Doing the pretty" dejaba claro, que los de Pontus Snibb se encontraban a gusto y estaban dispuesto a contentarnos y elevarnos hasta el lìmite. Pontus llevaba el peso, con su guitarra y voz, mientras el resto, bien metidos en su papel, iban desgranando temas como "Dirt bound", "Butter you up", "Too fired up" o "The mess", con zambullida incluida de Pontus entre la gente, guitarra en ristre, ante el delirio colectivo, que expresaba a las mil maravillas la magnifica comuniòn pùblico/banda que existia en ese momento en la sala.


Seguian cayendo temas uno tras otro, y era imposible ver alguien en las primeras filas, que no sudase y botase al ritmo de los riffs de la banda. "No doubt about it", "Hard living man", "50 cent millionaire", sonaban desenfrenadas, con Bonafide que a cada segundo que pasaba, se sentian mas dueños aun del escenario, y cuyos rostros reflejaban la locura colectiva que sus ojos contemplaban en la gente, totalmente entregada a la causa del rock and roll, o acaso existe alguna mejor. "Down", "Cant get through", "Rebel machine", una apabullante "Night time", "Loud band" y un apoteòsico final con ese himno llamado "Fill your head with rock", donde nos hicieron cantar, y os asegurò que mi garganta da fè, de que nos dejamos el alma en ello.

Un autentico huracàn pasò el viernes por el escenario del Serie Z. Fuera anunciaban tormenta, pero el verdadero vendabal se viviò dentro de las paredes de la Sala Paul, en uno de esos shows, que se te quedan grabados en la retina y la memoria durante mucho tiempo. Por cierto, tambièn sono intercalada "Nice boys don't play rock and roll", y eso es lo que hay. Al final, todo eran grandes comentarios, y a correr por cerveza, sin perder el sitio pegado a la valla.


Kentucky Bridgeburners

Alguièn me dijo, hey man, Jesus comes to town. Bueno, al final Jesùs no pudo venir, estaba ocupado en una comuniòn convirtiendo el agua en vino, pero mando a uno de mis predicadores favoritos, Blaine Cartwrigt, que pone los cuernos al señor con el demonio rock and roll, y con algùn demonio mas, en estado lìquido,como pudimos mas tarde en la sala. Reconozco que el disco de Blaine me tiene atrapado, ya lo contè en la reseña de "Hail Jesus", y era, casi, casi, la banda que mas ganas tenia de ver este viernes, por lo que reconozco, que entre el subidòn de la actuaciòn de Bonafide y los nervios por la salida de los de Cartwright, esta en un estado de excitaciòn considerable.

Y lo cierto, es que me dejò un sabor, un poquitìn agridulce, porque el sonido no fue todo lo bueno que desearia, llegando a satura el muro sònico que estos tios montan en el escenario. Eso si, son una puta trituradora, con un Blaine que acapara todas las miradas, y una banda que suena como una locomotora sin frenos consciente de que va directa al precipicio, y le importa bien poco. Blaine escupia sus letras con rabia, a ritmo de rock and roll con esa sustancia sureña que atesora, de su disco de gospel by the way of Blaine.


La gente estaba entregada, desde los primeros acordes de "Hail Jesus". Blaine recordò que era la tercera vez que venia al Z, antes con Nashville Pussy y con Nine Pound Hammer, ahora tocaba su faceta de predicador outlaw. Fueron desgranando los temas de su disco, "Don't knock", "Look it up in the bible", un acojonante "You got to move", uno de los momentos cumbres de la actuaciòn, al menos para mi, "Scream the devil away", un maravilloso "We all know what Jesus did", que fue una pena, que la distorsiòn se lo comiese a veces.

Esta panda de forajidos, seguian destrozandonos los oidos con "Lord here I am" y  "They laid Jesus Christ in his grave", mientras Blane nos contaba sus historias entre canciòn y canciòn. Cabe destacar la banda, un Earl que casi sin moverse de su rincòn, deja claro su buen hacer, al igual que Todd, mas participativo en perfecta armonia con la pegada de Rob. Para despedirse, que mejor que marcarse todo un clàsico, como "Ain`t living long". Hubo divisiòn de opinòn entre la gente, tras la descarga de Kentucky Bridgeburners, a mi, me gustaron, adoro a este tipo, pero le faltò un poquitìn, la verdad. Por cierto, que luego lo pillè para  la foto de rigor.


Hasta aquì, la primera parte de lo que diò de si, para mi el primer dia del festival, no olvideis, que antes, tambièn habian tocado Pontus Snibb3, Scott H. Biram, Arenna y Devil's Dandruff, que como ya os dije arriba, no pude ver. Aun queda hablar de Leaf Hound, The Flaming Sideburns y Martin Turner's Whisbone Ash, pero eso serà en la siguiente entrega.

7 comentarios:

kutaisov dijo...

Bueno, una pena que no pudieras ver entero el show del gran Scott H. Biram, es increíble lo que este hombre hace con una guitarra, un pedal y un altavoz. Para mi lo mejor del día.

De Bonafide no digo nada porque sin querer ofender no me parecen nada del otro mundo, pueden entretener en un show en directo pero yo aproveché para tomarme unas cervezas.

Y Kentucky Br. aunque tampoco son lo más original del mundo al menos tienen al gran Blaine, que le da su toque personal a todo lo que hace.

Venga, saludos, esperando el resto de las crónicas.

TSI-NA-PAH dijo...

Al final no pude ir una verdadera lastima, este año no `puedo asistir a la mayoria de mis citas musicales!
Me alegro que los pasaras bien.
A+

Alex Palahniuk dijo...

No conozco a ninguna de las bandas, pero lo que me alegra es que tengas la suerte de no haberte perdido la velada, y hayas podido disfrutar en la medida de lo posible.

LVH dijo...

Mil gracias por tan amables comentario, compañero! Poco se puede decir de un festival que me dejó sin palabras. Únicamente espero que el del año que viene sea, como mínimo, igual que este.

ROCKLAND dijo...

Al final la sanidad tuvo piedad de un buen rocker, ja,ja,ja.
Veo que no hubo tiempo de aburrirse por allí, ¿eh? El Z es ya un cl´sico de nuestros festivales hispanos.
Ganas tengo de leer la crónica de Wishbone Ash, Y&T y ¡Dan Baird!

Saludos.

Mr. Sabbath dijo...

Cuanto me alegra ver que zonas de la geografia española que son menos bendecidas con la musica en directo van cogiendo mas opciones como esta, de ver muchas bandas. No he visto a ninguna de las bandas, pero a Pontus Snibb3 si puede verle en el Azkena y dio un mas que buen concierto. Y todavia tengo pendinte darle mas escuchas al disco de los Kentucky Bridgbunerners.
Bueno, espero que esa pequeña intervencion te sea leve!!!!

Saludos!!!

LoRbAdA dijo...

Todos los que habéis ido me dáis una envidia muy jodida. Mis amigos no hacen más que restregármelo. Este año me he mudado a la capital y por temas de trabajo me resultaba imposible. Y encima, mientras curraba, mi hermano y los colegas no hacían más que enviarme msjs y fotos!! Una tortura. Me alegro de que disfrutaras y suerte con esa pequeña intervención que te hacen hoy.

Un saludo.

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...