Etiquetas

sábado, 8 de diciembre de 2012

METALLICA -RIDE THE LIGHTNING/MASTER OF PUPPETS


Se me hace dificil hablar de Metallica, muy complicado, de veras.Y sobre todo de estos dos discos en particular. Aunque nunca me he considerado un die hard fan de la banda, si que mantengo una relación muy personal con su música, que ha estado muy ligada a momentos muy concretos de mi vida, y en especial, "Ride the lightning" y "Master of Puppets", que jugaron un papel fundamental para mi en momentos muy duros. Me empapé ambos discos hasta la saciedad, allá por el año 87, en la epoca de la hospitalización y posterior fallecimiento de mi padre. Yo tenia 16 años (mi padre murió en julio y yo hasta noviembre no cumplia los 17), y recuerdo grabar ambos discos en una cinta de 90', uno por cada cara (los tenia en diferentes cintas grabados y decidí recopilarlos juntos).

En aquellos dias, Hetfield, Burton, Ulrich y Hammet se convirtieron en mis compañeros inseparables. Con mi viejo walkman siempre a cuesta, escuchaba estos dos discos una y otra vez, y cada vez que acababa uno, vuelta a la cinta, y a comenzar a sonar de nuevo. Sus riffs y su energia desbordada, me ayudaba a mantener la cabeza ocupada y era como ponerme cada dia, unas pilas nuevas que me hacian afrontar esos tiempos y poder aislarme en mi mundo a la vez que revestirme de la fuerza necesaria, para afrontar la nueva situación en la que me veia inmerso. En casa escuchaba alguna que otra cosa, pero en la calle (solia darme largos paseos yo solo), siempre "Creeping death" o "Battery" eran mi descarga de energia y mi escudo contra aquellos que sin haberse preocupado nunca de nosotros, ahora pretendian acercarse, hasta que el calor del momento pasase y  volviesen a su anonimato.


Por eso, siempre he considerado tener una deuda con Metallica y con estos dos discos, que me sabia casi de memoria. No soy capaz de elegir uno por encima de otro, porque ambos para mi, son parte de un todo. Metallica eran una panda de tios jovenes con ganas de comerse el mundo, que desgranaban en su música sus miedos, fobias, rabias y deseos, y a mi, que me encontraba en una situación similar, supieron transmitirmelo de la mejor manera posible. Esos apergios con los que comenzaba "Fight fire with fire" que te avisaban de la tormenta de watios que venia encima. Ese muro sónico conseguia evadirme y era como meter los dedos en un enchufe que me recagarba las baterias al máximo, y juro que aun lo sigue haciendo.

¿Que decir del tema "Ride the lightning?, ¿o de "From whom the bells toll"? ¿o de "Creeping death"? uno de mis temas favoritos de Metallica de toda la vida, o de ¿Wellcome home (Sanitarium)?. Así podria nombrar todas las canciones que forman estos dos discos grandiosos, pero tampoco quiero hacer una reseña de ambos discos, que ya han sido comentado millones de veces, y mucho mejor de lo que yo seria de hacerlo jamás. Sin lugar a dudas, la mejor recomendación que se puede hacer sobre estas dos obras de arte, es escucharlas, una y otra vez. Desde aquellos dias, Metallica, son uno de mis bálsamos para los momentos en que el estado anímico no está al nivel que deberia estar.


Es cierto que muchas cosas cambiaron en la banda tras estos dos discos, como muchas cambiaron en mi vida y seguro, que en la de todos vosotros. Pero a pesar de todo lo que vino después, reconozco que me cuesta la mima vida comentar algo malo de estos tios, a pesar de sus devaneos varios, y es que a fin de cuentas, se convirtieron en parte fundamental de mi vida y de un trozo de mi historia. Por cierto, hace ya un buen puñado de años, a principio de los 90, un tio que conocia, decidió que el heavy metal y el hard rock habia pasado de moda, que ya no era autentico, y me vendió por 500 ptas los discos "Kill'em all", "Master of puppets", "Ride the lightning" y "Black album", y además me regaló el "Live in the raw" de W.A.S.P. Bendito iluso.

2 comentarios:

Blue Monday dijo...

Creo que debemos ser casi de la misma quinta, y la verdad es que me pasó algo parecido con ambos discos, que para mi pasaron a ser sólo uno. Me compré en su momento las dos cintas originales, que aún conservo en perfecto estado de audio, pero con los títulos de las pistas de dentro completamente borrados. Había algo en aquellos dos discos, algo que poco a poco fueron perdiendo y que jamás recuperarán.
Abrazos

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Dos obras magnas de los ochenta, aunque el siguiente y doble elepé sea igual de bueno en mi opinión.

Saludos.

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...