Etiquetas

lunes, 30 de abril de 2012

OBUS -DE MADRID AL INFIERNO


Joder, como pasa el tiempo. Venia conduciendo a casa, e iba pensado, además de que hoy mi sweet little Lucy cumple 6 añitos, en que han pasado 25 años desde que Obus lanzasen su primer disco en directo, grabado aquel 21 de febrero del 87 en un repleto pabellón del Real Madrid. Y es que el cuentakilometros de la vida no se detiene ni un solo segundo, y camina mucho mas rapido que nuestra percepción del tiempo vivido. Muchas veces cuento historias con los colegas, y cuando nos damos cuenta, estamos hablando de hace ya una burrada de años, y sin embargo parece que fue ayer, cuando comenzabamos a dejarnos el pelo largo -que ya casi ninguno conservamos, yo al menos, sigo teniendo pelo-, y devorabamos hambrientos la vida, bocado a bocado sin terminar de masticar.

Iba para casa, con la cabeza puesta en escuchar el nuevo disco en directo de Obus. Aquel ya lejano, pero imprescindible primero, sigue siendo uno de mis discos en directo favoritos, ya hable de el hace muchisimo tiempo en el blog, aqui lo podeis recordar. Han pasado 25 años desde aquel, 30 desde que los madrileños comenzaran su andadura en este complicado mundo del rock, y casi los mismos desde que yo quede enganchado para los restos de esta locura llamada rock and roll, que me acompañara hasta la tumba, o mas bien hasta la urna en la que echen mis cenizas, que mas bien preferiria que fuese en una botella de Jack Daniels.


Veo imagenes de aquellos tiempos, y a la vez, fotos mias de aquellos ochenta y noventa. Como hemos cambiado, bueno algunos no tanto. Obus siguen en la brecha, solo tuvieron una pequeña parada en la que Fortu montó Saratoga, mientras Juan Luis Serrano y Fernando Sanchez, junto a Silver, vocalista de Muro, otro que tal, formaban Venganza. Pero Obus volvieron a la carretera, otra vez a grabar y a seguir siendo una de las mejores bandas encima de un escenario, con un Fortu, por cuya garganta no parecen querer pasar los años.

Obus ya no están al completo, al menos la formación original. Siguen Paco Laguna y Fortu, en el candelero televisivo, con sus apariciones en tele5, desde que su hija entrase a formar parte de Gran Hermano. Si eso le sirve a Obus como empujón, bienvenido sea siempre, para que se lo lleve algún casposo enchufado, que se lo lleve calentito uno de los nuestros, aunque ni la aparicion del vocalista va a conseguir hacerme ver el ya longevo realilty show, que nos guste o no, hay que reconocerle sus índices de audiencias, y es que a fin de cuentas, lo que mas nos gusta es ver como la gente se pelea, folla o rie, sus fortunas y miserias, siempre que no se aireen las nuestras.


Obus sigue con vida, con Carlos Mirat (batería) y Fernando Montesinos (bajo), acompañando a Fortu y Paco, quienes a su vez, se han embarcado en una gira acustica, llamada Vaya par de sinverguenzas. Como decia, Obus sigue vivo, y la mejor forma de demostrarlo es sobre las tablas. El pasado 2011 se cumplian 30 años desde que estallase el obus, asi que la banda se encerraba en una abarrotada La Riviera, un 5 de noviembre, para celebrarlo con sus fans, y dejar constancia tanto en disco como en dvd. No se si me lo parecera a mi, o lo será, pero vivir una historia de estas es especial. 

Yo estuve en el concierto de despedida de Muro -aunque al final han vuelto-, y se respiraba algo mágico e inexplicable en el ambiente, esa sensación de que todo aquel que estaba allí, sabia a lo que iba y porque se encontaraba en aquel lugar en aquel momento. Y supongo, que lo mismo pasaria el pasado 5 de noviembre en La Riviera. Creo que esa es la magia del rock, de la música, que consigue que hagas tuyos esos momentos a pesar de que los compartes con miles de personas, que a su vez, lo hacen suyo.


21 canciones componen este nuevo directo, un disco cargado de clásicos, que curiosamente, arranca con dos temas pertenecientes a tiempos mas actuales. "Corre mamón" y "Mas que un dios" son las encargadas de abrir la ceremonia, con un público entregado, y un Fortu que se las sabe todas y que sigue dando el 200% encima del escenario. El sonido es brutal, y no está demasiado retocado -solo hay que escuchar los coros-. Con "La raya", uno de esos temas canallas que tanto gusta a la banda,  comienza el estallido de clásicos que tira abajo la sala. El sonido guitarras de Paco es brutal, y la voz de Fortu está a un gran nivel, además el público está dispuesto a servir como colchón, como se demuestra en "Autopista", donde se hace muy presente el público, y en el que Fortu deja claro que está encantado, gritando "se me pone morcillona", genio y figura.

Bajo y bateria dan paso a "Necesito mas", con un Fortu jaleando a una gente que no lo necestia, que estan allí porque quieren ver y sentir a la banda. Duro, acelerado,suena a gloria, y da paso a uno de los himnos de la banda, donde mejor se ve su estilo callejero, "El que mas", que desata la locura desde el inconfundible riff de Paco, con la banda lanzada a deguello. Obus fueron una de las primeras bandas que puso el heavy metal como forma de vida sobre la mesa, y "Pesadilla nuclear", con su reivindicativa letra suena dura y poderosa. Una de las facetas que mas adoro de estos tios, es cuando sacan esa vena chulesca y macarra, como en ese hard rock llamado "Dame amor", que da paso a una de las grandes sorpresas, la recuperación para el directo de "Viviré", un tema que ni recuerdo el tiempo que hace que no tocaban en directo, y cuya letra nos viene en estos momentos mejor que nunca.


Esto ya no hay quien lo pare, ni público ni banda, que acelerada, anfetaminica, con un Fortu desgañitandose en animar a la gente, se lanza como un tren sin frenos hacia "Juego sucio", llevando la introducción al límite. Lo que viene ahora es punto y aparte, una de las mejores baladas que ha dado nuestro rock, con una letra dura, durísima, que por desgracia no ha perdido vigencia. A Fortu "Complaciente o cruel" le sale del corazón y puede sentirse orgulloso de conseguir que llegue al nuestro. Han pasado casi 30 años, y esta canción me sigue emocionando como el primer dia.

"Complaciente o cruel" pone fin al primer disco, y "El es rock and roll" da comienzo al segundo, donde queda registrado la pleyade de colegas de la banda que pasó ese dia por el escenario de La Riviera, el primero, en este tema, uno de nuestros mejores vocalistas -si no el mejor-, Carlos Tarque. ¿Quereis heavy metal? "Te visitará la muerte" te lo trae, y de que manera, madre de dios, con un larguisimo interludio instrumental, que va aumentando la tensión, y cuando aun no nos hemos despedido de la muerte, de cabeza a ese directo "Que te jodan", estoy hecho un chaval. 


Se asoma Fito y acompaña a Paco Laguna con los riffs de "Dinero, dinero" -menuda guasa sacar a Fito en esta canción pensaran algunos-. Vuelven los Obus mas macarras, con Fortu avisando de que esto se está grabando, dando en la cara con uno de mis temas favoritos de la banda, "Yo solo lo hago en mi moto". Pero si hay un himno, que yo, y seguro que muchos de vosotros, he cantado en mil y una noches de farra, es "Vamos muy bien", uniendose a la banda Yosi, Brigi (Koma) y Oskar de Lujuria, montando la fiesta en directo. 

La fiesta va llegando a su fin, pero el animo no decae, y de eso se encarga "Sin dirección" que suena muy bien, muy potente, y es que esa guitarra echa fuego. Mas colegas, Duoki salta a escena para encarar "Mal rollo", ese tema donde Obus coquetean con el rap metal. Por si a alguien le parece mal, el siguiente tema es "Callate", muy heavy, con Fortu buscando tonos altos. Y para acabar, el tema insignia de la banda, ese que nunca faltará, que siempre sonara en uno u otro lado, "Preparate", por si alguien no lo sabe, que llegó a ser numero uno de los 40 principales allá por el 81, desbancando a Luis Cobos. 

 

Enormes Obus, que si, que soy un fan absoluto de estos tios, y que, ojalá hubiese estado allí. Encima, dvd para poder vivirlo in situ, que mas pedir, pues otros 30 años mas. Obus siguen teniendo una fuerza enorme sobre un escenario, como demuestra este directo, super autentico, aunque la falta de retoques no solo resalte las virtudes, sino que también acentue los defectos, pero esto es rock and roll coño, no la orquesta filarmónica de Moscú. Ya sabeis, una cervecita bien fria, y preparate que va a estallar el obus.

domingo, 29 de abril de 2012

GENERAL STORE-SOMEWHERE IN THE MIDDLE


Llevo bastante tiempo diciendo que me quiero sacar el carné de moto, es mas, tenia a mi disposición una Sportster para cuando quisiera -digo tenia, porque al final la van a vender-, pero me da la vagancia y siempre lo voy dejando. El otro dia le comentaba a un colega que ando mirando la posibilidad de pillar una de 125cc para ir matando el gusanillo, y me decia que eso es la crisis de los 40, que me está comenzando a afectar, no se, siempre he dicho que lo único que me podria acomplejar es quedarme sin pelo, lo demás, edad incluida siempre me ha traido al fresco. Vamos que no estoy pensando en ir al gimnasio, depilarme completamente ni ponerme a dieta, aunque algo de peso debo perder, por orden del médico, por la jodida hernia que me va a acompañar toda la vida y a la que no hago ni puto caso.

El caso es que siempre me han gustado las motos, no cualquiera, os podeis imaginar el tipo de moto que me gusta. Odio la velocidad, las cosas mejor con tranquilidad y palmo a palmo. Me gusta sacar brillo a mis botas, colocarme mis pantalones ajustados -ahora mas ajustados que otras veces jajaja-, y me gustaria ir cual angel del infierno de tercera división, mirando a los coches por encima de mis gafas de espejo. Pero soy un vago para sacarme el carné, y de momento, después de haberme comprado un buga nuevo hace unos meses, tampoco está la cosa para meterse en otra trampa.

 
Mientras sigo soñando con recorrer la larga autopista 66, parar en una gasolinera y decirle a mi parienta, "nena, mantén la moto arrancada que ahora vengo", mientras me preparo como cantaban Burning, con "el baldeo" y "la recortá", lo voy acompañando con la música de los franceses General Store. Nuestros vecinos, mientras se piensan en dar la patada a Sarkozy, deberian echarse al oido a estos tipos de Burdeos, que se mueven a base de engrasados cilindros, entre el southern y el blues rock de alto octanaje.

Este es ya su segundo disco, donde dejan de lado el champagne francés, porque lo suyo es mas el bourbon con sabor al sur de los States. Pero también tienen muy presente el hard rock mas clásico, como es evidente en la canción que abre el disco, "Celebrate" que suena cantidad a Uriah Heep con una pizca de ZZTop, en el estribillo,  buen coctel, ¿no?. "Second chance" paga el peaje de las autopistas de Louisiana, para dejarse rozar por el blues rock mas profundo y sentido, con las guitarras como principal valedor de la banda, junto a la voz, que sin ser un derroche de facultades, tiene ese timbre tan característico para este tipo de música que encaja a la perfección en cada canción.


"Somewhere in the middle", el tema título bebe del hard setentero con mucho groove.  Me gusta mucho esa mezcla de blues rock y southern, de la que hacen gala General Store en "Get back home", un tema que me ha traido a la mente a Gary Moore en su epoca bluesy. "Deadly star" tira hacia el lado mas sureño, con su riff repetitivo y una melodia que engancha a la primera. Aunque hablando de guitarras, las de "My father said", con ese sonido tan crudo quitan el aliento y ese rollo funky en la estrofa, bien respaldadas por el teclado que enlazan con el rock mas bailable de los 70.

"Trail of tears" con ese duelo riff/teclado suspira por Purple, en una faceta mas rockera. "After the winter" pone el punto de calma, con un medio tiempo de esos que se componen a flor de piel, y un transfondo blues que le da el punto de dramatismo necesario. Ve pisando el pedal, que vienen mas guitarras crujientes en "Bread and games" que suena a hard clásico por los cuatro costados. Y para cerrar, rock sureño de primera clase es a lo que suena "In each of us", echando todo el fuego en el asador. Otra buena banda, con otro buen disco, preparada para que les deis una oportunidad.

sábado, 28 de abril de 2012

STEWART, FLEETWOOD AND GREEN, THE SHOTGUN EXPRESS -I COULD FEEL THE WHOLE WORLD TURN ROUND-


He caido en la cuenta que mis retrocesos músico-generacionales, no suelen recalar en los 60, los setenta se han convertido en frontera infranqueable. Asi que dispuesto a subsanarlo, ya que ultimamente tengo la impresión de que estamos volviendo a dicha época,  y no musical o estilisticamente hablando. Ayer precisamente, hablaba con mi mujer, que veo situaciones que me recuerdan aquellas películas en blanco y negro de Paco Martinez Soria, con toda la miseria disimulada que escondian detras de una aparente y previsible comedia.

No se si este es el futuro, abrir el camino a la total indefensión social, volver a los desequilibrios tanto sociales como geográficos. El volver a buscarse la vida a través del servilismo, tampoco es mi intención meterme en esos berenjenales en el blog, que bastante tenemos con encender la televisión o cualquier emisora de radio. Hoy es sabado, inmersos ya en otro nuevo fin de semana, de motos en mi ciudad, por cierto, y parece ser que el olor a gasolina y asfalto va a ir acompañado de agua, al menos desde mi ventana veo la lluvia caer.



Como decia, hoy quiero pagar mi deuda con los 60, porque me apetece contagiarme un poco de ella, sacar a mi chica a bailar. Necesitamos la felicidad, aunque haya que ir buscandola por cualquier rincón. Hablaba con una amiga, que me decia que debido a varios reveses que le dio la vida, de vez en cuando acude al psiquiatra, que no le importa estar en tratamiento si es feliz y le gana la carrera a la depresión, y tiene razón, siempre le digo en broma, que si hay algo mejor que estar contenta y hasta arriba de pastillas.

Hoy es sabado, y si retrocedieramos varias decadas, estariamos preparando un guateque, y para ello, mi invitado de honor, sin lugar a dudas es Rod The Mod, quien mejor que el para animarnos el dia. Peter Barden, ex The Love Affair, montó un grupo instrumental junto a Peter Green en las guitarras, Mick Fleetwood en la bateria y Dave Ambrosse al bajo, llamado Peter B`s Looner. En mayo del 66, buscando nuevos horizontes, decidieron lanzarse de lleno al r&b de la epoca e introducir voces en la banda. Para ello, buscarian una voz femenina, Beryl Marsden, que ya tenia experiencia en algunas bandas de Liverpool, y a un joven mod, procedente de una banda llamada Steampacket, llamado Rod Stewart.


Comenzaron a tocar por clubs, realizando versiones de clásicos del soul, como "Midnight hour" o "Knock on wood". Pronto, Peter Green pone pies en polvorosa, para unirse a esa fabrica de guitarristas del british blues rock llamada John Mayall`s Heartbreakers, y en su lugar entra en la banda,  primero John Mooreshead, y luego Phil Sawyer, que habia sustituido con 18 años a Steve Windwood en Spencer Davis Group. Con esta formación, lanzan su primer single editado por Columbia, "I could feel the whole world turn around", cuatro temas de r&b, en los que Rod cantaba uno, dos instrumentales  y otra con la voz Beryl.

4 canciones. La cara A la abria el tema que da título al single, el único cantado por Rod, que da buena muestra de que estaba predestinado a ser uno de los grandes. Todos los temas fueron orquestados, para darles grandilocuencia. "Curtains" era el segundo tema de la cara A. Sonido característico de la epoca, bailable, un tema instrumental donde se deja ver la calidad que atesoraba esta banda.


"Funny `cause neither could I" vuelve a contar con orquestación y da la oportunidad de lucirse a Beryl, en un tema con claras influencias soul. Cierra la cara B, "Indian thing", otro instrumental para  lucimiento de Fleetwood, Barden y Sawyer que desgranan un tema muy rockero. Cuatro temas con un sonido que seguro que hace las delicias de todos los seguidores del r&b y del garage, y por supuesto de los que tenemos a Rod en los altares. A prinicipos del 67, Rod se largaria con Jeff Beck, y Mick Fleetwood se uniria también a la banda de John Mayall, para mas tarde junto a Peter Green, fundar Fleetwood Mac.

The Shotgun Express, a pesar de las bajas, lanzaria un segundo single, que paso con mas pena que gloria entre el personal. Este "I could feel the whole world around", es otra de esas gemas que dejó los sesenta antes de dejar paso a una de las epocas mas importantes del rock. Que mejor manera de comenzar este lluvioso sabado, que haciendo caso a Burning cuando cantaban aquello de "mueve tus caderas, cuando todo vaya mal...", eso si, con el beat de The Shotgun Express.

jueves, 26 de abril de 2012

JACK WHITE -BLUNDERBUSS


Siempre he pensado, mas bien estoy convencido, que la gente del rock tenemos una especie de complejo o de obsesión con el vocablo autenticidad, nos quejamos amargamente de que al rock se le da de lado, pero miramos con recelo al que aparece en aquellos medios que por norma general ignoran nuestra presencia. Está claro, que para los grandes medios, el rock es una simple anecdota, y mucho mas en nuestro pais, si exceptuamos una serie de nombres que ya estan introducidos de sobra y por meritos propios.

Cada cierto tiempo,  el mainstream se acuerda de su lado rebelde e intenta introducir su banda de rock, salvadora de un movimiento que hace ya mucho tiempo que se olvido de intentar salvarse o redimirse, porque no lo necesita. Y lo malo, que los grandes perjudicados son las bandas que tienen el honor de ser tocado por el manto de aquellas publicaciones especializadas en grandes tiradas. Who will save rock and  roll?, y meten hasta en la sopa a gente como Kings of Leon, que finalmente terminan en el cajón del recuerdo, porque al que el rock se la trae floja, se baja el disco y solo escucha un par de veces esos temas que ponian en la radio, y el rockero de pro, termina mirando a estas bandas con malos ojos y objetando aquello de "hay mil bandas mejores".


Por cierto, el otro dia me quedé de piedra, cuando lei que The Darkness telonearan a Lady GaGa. No se, nunca he escuchado nada de esta tia, pero me da que muy rock and roll tampoco debe de ser. Reconozco que The Darkness no tienen nada que perder con esta gira. Conciertos en grandes estadios a los que no accederian por si mismos, grandes audiencias, bastante publicidad, salir en las noticias de todo el mundo aunque sea de pasada........., aunque no tengo muy claro los beneficios reales, porque The Darkness, si no han sacado algo que yo desconozca, son una banda de hard rock, y si te meten de telonero de Springsteen, al acabar el concierto, igual hay gente que esté dispuesta a comprar tu disco, pero los fans de Lady GaGa, no se que interés pueden tener en su música, a fin de cuentas, son los mismos que chillaban ante Bisbal, pero ahora ataviados de pelados extravagantes segun los dictados de la nueva musa de la post modernidad.

Veis, igual me ha salido sin querer el complejo de la autenticidad, en fin, si al final es algo inherente, que lo llevamos pegado a la piel. Por cierto, otro de los gurus del rock en el mainstream saca disco en solitario, Jack White. Es curioso, porque White Stripes y su música, nunca los he visto demasiado accesibles al gran público, y sin embargo los medios se han rendido a sus pies. Pero afortunadamente, Jack White, ha sabido labrarse una reputación mas alla de las alabanzas del panfleto Rolling Stones. Su trabajo en White Stripes, sus historias con Racounter y Dead Weathers, sus producciones con gente como Wanda Jackson, o su reconocimiento a tipos como Jimmy Page, le han permitido colarse entre ambos mundos, el del rock y el del mainstream, y ser capaz de navegar contracorriente en ambos.


Ahora White, tras la ruptura de la banda, de la que han quedado malos recuerdos, no en vano, canta en "Sixteen saltines", "Who`s jelaous who". White se ha lanzado a hacer lo que mejor sabe, ademas consciente de que tiene mucho ganado, ya desde muchos sitios apuntan a disco del año y se deshacen en alabanzas. Y realmente, el disco es bueno, muy bueno, no se si digno de tanta alabaza gratuita, pero si merecedor de muchas escuchas. Aqui sigue vivo el espíritu White Stripes, evidentemente, ese blues plomizo marca de la casa, rock e incluso aventuras folk.

Cuenta White que ha dado rienda suelta a sus historias con las mujeres de su vida, y desde ese principio con "Missing pieces" y esas guitarras marca de la casa, junto al groove tan especial que desprende el tema, deja claro que este disco apunta buenas maneras. La cañera "Sixteen saltines", con su riff a lo The Who, es puro rock and roll tirado con flechas envenenadas a Meg White. Rock de toda la vida pasado por el tamiz de ese blues garage que este tipo ayudo a popularizar es lo que trae "Freedom at 21".


Uno de mis temas favoritos del disco es "Love interruption", cantada a duo con Ruby Amanfu, un sencillo y precioso blues con alma y sonoridad negra. El tema título es todo feeling, suave te va calando hasta los huesos. Pianos toman el relevo en "Hypocritical kiss", un tema de sonidos mas pop, repleto de clase y elegancia. "Weep themselves to sleep" y su omnipresente piano, incluso se acerca a caminos del rock sinfónico. White siempre ha demostrado su gusto por el blues, y a blues rock es a lo que suena "I´m shakin", rítmico a mas no poder. 

"Trash tongue talker" tira hacia sus origenes, y a la vez es un paso adelante, con ese aroma de rock and roll de toda la vida. "Hip (eponymous) poor boy",  es otro de los temas que mas me ha atrapado, con sus pinceladas de teatralidad y esa fuerza interior que posee esta canción. Retroceso hacia el rock mas añejo de recuerdos folks para "I guess I should go to sleep", que igual que la anterior, contiene ese toque cabaretero tan propio de Queen. "On and on and on", es obsesivo, oscuro y da paso a "Take me with you when you go",  que cierra este disco, y en el que me da la impresión reconocer ciertos guiños a Led Zeppelin, a mitad del tema en la voz de White.


Jack White se por merito propios uno de los grandes, mas alla de lo que digan los medios, y sus trabajos son su mejor carta de presentación. Este "Blunderbuss" es un gran disco, que seguro que va a tener muchisima repercusión y que se llevara alabanzas y hostias a partes iguales. A mi me gusta, y mucho, porque este tipo, por encima de todas las cosas, tiene un gusto increible cuando se ponde delante de la guitarra o el piano.

lunes, 23 de abril de 2012

SHOTGUN EXPRESS-GYPSY BLUES


Amenacè con volver, y aquí estoy de nuevo, descansado, recargado y no se cuantas cosas mas. Estas vacaciones me han venido muy bien, lo reconozco. Los que seguís asiduamente este batiburrillo llamado Motel Bourbon, sabeis que he pasado unos dias complicados, por lo que necesitaba y queria, desconectar de todo, y dedicarme de pleno estos 15 dias a mi mujer y mis hijos. Así que por eso el blog ha estado un poco abandonado, porque este rato escribiendo mis historias se ha convertido ya en  parte de mi dia a dia, y también necesitaba dejarlo un rato de lado, aparcadito, pero como cuando te compras un coche nuevo, echandole un vistazo a menudo, para ver que sigue bien. Algún refrito, y el recuerdo para el gran Levon me han hecho escribir, por cierto, también el pasado dia 14 nos dejaba Richard Teeter, bateria de Dictators.

Siempre he pensado que es complicado desconectar sin salir de los lugares que te pavimentan la calzada del camino rutinario. Por eso, a guardar cuatro cosas en la maleta -bueno, mas de cuatro-, unos billetes para el AVE, que nos hacia ilusión montarnos en el, y los cuatro para Barcelona, ciudad donde siempre termino recalando -lo de tener familia allí, que nos hace sentir como si no nos fuesemos de casa, ayuda en la decisión.- Han sido unos dias intensos. Tenia intención de hacer unas llamadas a gente de allí con la que hablo desde aqui, pero ha sido imposible, desde aqui os pido perdón, y ya lo hare personalmente. 



"Las cosas importantes aqui, son las que están detras de la piel", cantaba Fito y los Fitipaldis, y no le falta razón al vasco. Ver la cara de mi hija y escuchar la casi histeria en su voz, al llegar a la puerta de Sesamo aventura, no tiene precio, y el recuerdo de esos tres dias en Port Aventura siempre van a estar en ese pedacito de corazón que nunca termina de crecer. Y es que de eso trataba este viaje, de seguir rellenando el album de cromos de los recuerdos. Por otra parte, adoro Barcelona, mi tio vive en L'example, con lo que tenemos el centro en la palma de la mano. Por supuesto, no he podido suprimir el ritual de visitar Tallers, y ademas me ha coinicidido con el Record Store day ese de las narices, que si, que mola todas estas cosas para atraer a la gente a comprar música de nuevo.

Paso por una tienda, con dj en la puerta, y mogollón de peña fuera y dentro, me da que muchos figurando, porque mi pregunta es, ¿cuantos de estos visitan una tienda de discos en dias que no son cools? ¿Cuantos llevaban música en algun lugar mas que su Ipod? Bah, no me hagais mucho caso. Yo al final, animal de costumbres, siempre termino donde siempre, Tesla, Revolver, Castelló y Pentagram. Y por supuesto, he pecado. Antes de ir a Barna, me dije, hostias Carlos, llevas lo que llevamos de años comprando vinilos,  y muy pocos cds. Pero es que además, pongo los vinilos muy poco, por no estropearlos, manias, así que ahora en Barcelona, a comprar cds. Pues bien, me he venido con una patulea de vinilos, desde Billie Holliday a D.A.D., pasando por Rod Stewart, Miguel Rios o Barrabas. Eso si, con lo que me he quedado con las ganas y toda la cara partida, es de ver el museo del rock, a joderse toca.


En fin, que ya estoy aqui, y mañana toca ir a currar. Despúes de la paliza de tren de ayer, salimos de Sants a las 15.40, llegamos al Puerto a las 23.10 -transbordo en Sevilla incluido-, y mientras me pienso si ir mañana a ver a Dr. Feelgood, banda que adoro, pero que esta formación -que será acojonante y tal, pero no deja de parecer una banda de versiones-, me tira bastante para atrás. Por cierto, con las vacaciones, me he dejado en el tintero a Dirty York y a Fuzztones, y me pesa en parte, pero por otra no, que todo no se puede tener, y lo primero es lo primero en mi lista de prioridades. Eso si, el próximo dia 1, contad conmigo para Hogjaw.

Ya en casa, de vuelta al estress, a las carreras, me apetecia sentarme un rato delante del ordenador, a soltar cuatro cosas en el blog, y escuchar algo de música, pero después de tanto relax, el cuepo me pide marcha, y mira por donde, me encuentro con unos alemanes, con un nombre que me sonaba, (Shotgun express, fue una movida donde anduvo metido en el 65 o 66 Rod Stewart, junto a otra vocalista, Peter Green y Mick Fleetwood, que dejaron para la posteridad un ep de cuatro temas, en el que Rod canta uno), y una portada, aunque no muy agraciada, con cierto aire añejo y un disco, con un título que me recuerda a Cinderella.


Y aunque no tenia pensado hablar de ellos, ni siquiera en esta entrada iba a hablar de música, no he podido resistir que se cuelen en la suite del Motel, porque tios, estos mendas suenan de escandalo. Lo suyo es un rollo sleaze y macarra que tira de espaldas, dicen por ahi que influenciados por las bandas de glam/sleaze suecas y finlandesas, que digo yo, que estos ya mamaron antes de L.A. y todo el Sunset Boulevard. Desde la inicial "Shotgun express", esos riffs infecciosos, deudores de Guns n roses y todo lo que se cocia en la cocina del infierno angelino, deja claro por donde van los tiros. De acuerdo, que esto ya esta hecho, pero que cojones, escucha "From the gutter", cierra los ojos, y recuerda cuando soñabas con botellas de Jack Daniels y tias bailando en el Strip, antes de volverte concienciado y sustancial.

"Gypsy blues" tiene mas de gitano que de blues, con un sonido claramente orientado al hard melódico y un teclado que le da un resabor muy bueno. "Gentleman" vuelve al sonido Guns, a esos riffs tan característicos de Slash, pero con un cantante mas hard rockero. Va siendo hora de encender las velas, sacar las acusticas y cantar "Angel without wings", bonito, sencillo, de esos que terminas cantando. Antes nombre a Cinderella, pues no solo el título del disco me los recuerda, "A wasted life" y sus guitarras fueron a clase el dia que Tom Keifer las impartia. Estos tios molan, porque es como si pillas una batidora, metes las guitarras de  Guns n Roses o L.A. Guns y las melodias de Bonfire, algo de hielo, mucho ron y bourbon, y voila.


"Victory or death", sigue la misma onda, rock and roll, puñetero y descarado, navegando por el filo de la navaja. Pensais que estos tios son unos cualquieras, alguien que escribe una canción y la llama "L.A.M.F.", sabe de que va esto. Por cierto, hoy es el aniversario de la muerte de J. Thunders, sirva esto como homenaje a ese genio. Si solo hay un camino en el rock, y seguir queriendo vivirlo, es cosas de suicidas, no podia faltar "Suicide", con su rollo sleaze. Y para terminar el disco, pues venga, vamos a echarle clase al asunto, y a marcarnos una mas que aceptable versión del "When a man love a woman", que deje un buen sabor de boca, algo que ya habian hecho el resto de canciones.

Mañana a currar, pero con la mente llena de recuerdos, el corazón repleto de emociones y los oidos bien taponados con la música de Shotgun Express. Amigos, mientras termino de escuchar de nuevo este disco, con este clasicazo del soul tronando los altavoces, y apuro esta ultima cerveza, este brindís va por todos vosotros.

sábado, 21 de abril de 2012

RATTLESHAKE-RATTLESHAKE-



Paso para daros un poco de envidia, porque sigo de vacaciones, y aunque aun me falta poco, todavia restan algunos dias de disfrute general. Asì que continuamos con los refritos, esta vez con una banda que nos trae Eonian Records, especialista en rescatar bandas que se quedaron en el camino de la gloria, cuando el hard rock vio su popularidad irse al traste, o debido a la gran saturación de unos años antes. Esta vez, los protagonistas son Rattleshake, una buena banda de hard/hair metal. Como siempre, la reseña original en Rock in spain.


La relación internet/mundo de la música daría para hablar largo rato, con todo tipo de objeciones morales, pero lo que nadie puede negar, que la red de redes ha despertado el interés de mucha gente en los sonidos que un día dominaron el mundo, y alguna que otra compañía ha visto la posibilidad de rescatar viejos discos olvidados, que en su día no disfrutaron de su momento de gloria, pero que ahora pueden ser plato de buen manjar para los fans.

Y estos
Rattleshake entrarían en ese grupo, formados a finales de los 80, cuando el hard rock dominaba el mundo, y muchísimas bandas se disputaban un trozo de pastel cada vez más pequeño. En 1989, se metían en los Bay View Studios de Richmond, para dejar constancia de estos 7 temas. En 2008, las canciones eran remasterizadas en Los Ángeles, y ahora por fin ve la luz esta grabación, de la mano de Eonian Records.

¿Que vamos a encontrar aquí?. Pues hard rock o hair metal, como preferíais llamarlo, del que se hacía en aquellos días, con reminiscencias de todos los grandes del género, desde
Dokken a Great White, pasando por Cinderella o Tesla. Originales no es que fuesen demasiado, en todas las canciones hay una chispa que prende el recuerdo de alguna canción que hemos coreado mil veces. ¿Es eso malo?, pues para mí no, al menos cuando se hace con clase y calidad, y este disco es un autentico cañón, que encantara a aquellos que seguimos perdidos en aquel sonido, cuando el hard era glamoroso y las melodías imprescindibles.
 
 

Desde ese fantástico "Shootin whiskey" con el que abren el disco, y sus ramalazos glam, pasando por "Gypsy queen" y sus adictivos coros, hasta un divertido y macarra boogie rock que cierra el disco, llamado "Rattleshake boogie". Se te aparecerán los fantasmas de Great White en "Take me down", o los de Skid Row en "Never say goodbye", e incluso alguna melodía compartida con Don Dokken, pero a fin de cuentas, el rock es diversión y este disco te hará pasártelo en grande, además de seguir añorando todos esos grandes discos que quedaron sepultados con el cambio de década, y con los nuevos gustos de los gerifaltes del mainstream.

No busques comparaciones, solo déjate llevar, prepárate para mover la cabeza y disfrutar con las canciones de Rattleshake, seguro que no te arrepientes.



Carlos T.

Tracklist:
  1. Shootin’ Whiskey
  2. Gypsy Queen
  3. Take Me Down
  4. Mudbone Delight
  5. Jump On Me
  6. Never Say Goodbye
  7. Rattleshake Boogie
Miembros:
Steve Flecher: Batería y voz
Mark “Freeze” Freseman: Guitarra y coros
Don McBee: Voz
Brian “Coach” Lujan: Bajo y Coros
Ralph Longo: Guitarra y Coros

lunes, 16 de abril de 2012

HI FI -THE COMPLETE COLLECTION 2012



Como sigo de vacaciones, merecidisimas vacaciones, tiro de vagancia. Eso si, ojo que prometo volver pronto con historias originales. Como decia, tiro de vagancia y de refrito, para traeros otra de las reseñas que me curré para la gente de Rock in Spain. Esta vez se trata de la reedición del material grabado a principio de los 80. Ya sabeis que la original, en Rock in Spain.

Antes de comenzar a hablar de este disco, hagamos un poco de memoria y recorrido historico. Pavlov´s Dog fueron una banda de rock progresivo de los 70, que dejó su impronta, y que quizas sea para muchos, un grupo a descubrir. Su vocalista era David Surkamp, uno de los protagonistas de esta historia. El otro es Ian Matthews, que militó en Fairport convention, uno de los primeros grupos que dio electricidad al folk rock.
Ahora Rockville Music presenta este "The complete collection", que recopila dos de sus discos en un cd mas un dvd, y que te permite hacerte a la idea de lo que fur aquella unión, allá por Seattle en el 79, para forma Hi Fi, con quien editaron dos discos, "Demonstration record" en el 81 y "Moods for mallards" eb ek 82, y que ahora se recopilan aqui, junto a 5 bonus y un dvd.

Como definir la música de Hi Fi, pues, basicamente rock, pero travestido de todos los sonidos que querian emerger a principio de la decada de los 80. Puedes escuchar vestigios de rock progresivo, elementos de aquel post punk, que acabó evolucionando hacia la new wave y melodias pop.
20 canciones, que dejan constancia del buen hacer de estos dos tios, y que te enganchan completamente con su sonido desenfadado, o al menos, conmigo lo han hecho. Ese ritmo de "Heart of mine", y su estribillo sinfonico/A.O.R., el sonido netamente ochentero de "I can´t fade away" o el rock potente de "9 o´clock", son un claro ejemplo del eclecticismo de la banda, que quizás cansados del encasillamiento en sus anteriores bandas, ahora estaban dispuestos a hacer lo que les venia en ganas.

Lo mejor que le puede pasar a un disco, es que se te haga corto, y cuando 20 temas se te van volados, es que lo que hay en su interior merece la pena. El pop de "Man in a station", la sinceridad de "Walk away" o el rock and roll de "Alcohol", van dejando muestras de la alta fidelidad que desprende la banda. Y los bonus, ya son para no sacar el disco de tu reproductor. Versiones, singles de los protagonistas y outtakes, entre ellas del Elvis, o un extraño y lento "Louie Louie", que se convierte en algo extraño, acostumbrados como estamos, a las destroyer versiones de este tema, que por otra parte, se da a ello.
Y cuando no querais seguir escuchando el disco, un dvd, con imagenes de la banda, entevistas, actuaciones........., para terminar de redondear esta edición, que recuerda a una de esas bandas, que quizás ahora muchos no conozcan, pero que no deberia faltar, al menos en las estanterias de aquellos que no conocen complejos, a la hora de escuchar una canción. Escuchando este "The complete collection", podras contemplar y oir, sonidos, que luego otras bandas coetaneas, harian famosos y suyos, ecos de todo lo que significó la new wave, y el vuelco que dió a aquella situación, pero sin dejar de lado el rock, como base de todo invento.

Magnifico disco, y gran presentación, la mejor manera, de que en estos tiempos convulsos para la industria musical, demuestra, que cuando se quiere, y se tiene interés, se puede presentar al público, algo que llame la atención y te deje satisfecho de dejarte la pasta.

p.d. no he puesto muchas fotos, pero es que es muy complicado encontrarlas de esta gente.

jueves, 12 de abril de 2012

BOB WAYNE -TIL THE WHEELS FALL OFF


Bob Wayne es un gran tipo, yo terminé rendido a este tipo en el Serie Z anterior. Me gustaban sus discos, pero su tipo de música tampoco me engancha demasiado, excepto algunos nombres. Es mas, vino a tocar a Cádiz, en la fiesta de presentación del Z, y pasé de ir -craso error-, pero mi encuentro cara a cara, con su música desnuda en el festival, me dejó claro, que lo que se dice de Bob, va mas alla de la leyenda o el marketing. Además del mùsico, está la persona. Ver a Bob metido entre la gente, disfrutando del concierto dePentagram, disfrutando y hablando con todo aquel que estuviese a su lado, cual fan, también dice mucho a su favor. Me tocó reseñar este disco para Rock inSpain, y como viene siendo costumbre, lo traigo al blog para recordarlo.


Bob Wayne no solo es un outlaw, es un auténtico self made man, un tipo que comenzó su carrera editando discos que movía por la red, sin editarlos físicamente, y que conduciendo de una ciudad a otra iba descargando su música y dándose a conocer, hasta llegar a convertirse en un fenómeno entre los seguidores del género. Pero además Bob, es un tipo amable y campechano, con su inseparable chaleco vaquero y su parche de Pentagram, a los que pude ver junto a él, en el pasado Serie Z. Un tipo sincero, que se sube al escenario, y con su guitarra, cual trovador de los nuevos tiempos, encomendado a la memoria de Johnny Cash, y con una actitud más rocker que la de muchísimas bandas, un tipo que ama por igual a, David Allan Coe, Hank III, Johnny Cash o Waylon Jennings que a Pantera, Pentagram, Count Raven o Black Sabbath, y desgrana sus historias diarias a ritmo de música de raíces americana, o de country para entendernos.
Ahora, desde Nashville, nos trae su nuevo disco, 13 nuevas historias sobre su mundo, nuestro mundo, con olor a desierto, a bares de carretera, a todas aquellas cosas que sobreviven al paralelo del mundo normal.



La música de Bob se basa en su guitarra y su voz, llevándonos en un viaje, que comienza con ese tren que recorre estados en “Till the wheels fall off”, con el corazón en la mano. Aquí no hay artificios ni arreglos innecesarios, es solo un tio que viene a contarte aquello con lo que nació, creció y sigue viviendo, como en “There ain´t no diesel trucks in heaven”, ¿alguien podría pensar un título mejor para una canción?.
Así van cayendo una tras otra, canciones como “All my friends”, “Liza” o “Lost Vegas”, que nombra a Jesús y a quien haga falta en ese momento en cada estrofa, en cada línea. Alguien que grita “Fuck The Law” o “The Devil Son”, mientras desnuda su alma en cada intento.

Además, que decir de un tipo, que cierra un disco, cantando, arrojad mis cenizas en la carretera. “Til the wheels fall off”, es un gran disco, una nueva historia de Bob Wayne, contándonos su vida, y haciéndonos participe de ella. Aquí no busquéis acercamientos al pop o a otras músicas, esto es country de ese que nace en el corazón de los USA y que se lleva dentro. Bob Wayne ya lo dijo, Johnny Cash me salvó la vida, amén hermano, amén.

Ya sabeis, que la reseña original, made by el menda, en Rock in Spain

lunes, 9 de abril de 2012

FOREIGNER-AGENT PROVOCATEUR 1984


Siempre he pensado, que una de las cosas mas importante de esta vida, es conservar tus viejos amigos, aquellos con los que has crecido y aprendido a vivir, codo con codo. Yo sigo manteniendo muy buena relación con mis amigos de siempre, pero sobre todo con uno, que nos conocemos hace ya casi 30 años, y aun seguimos quedando. Cuantas anecdotas e historias podriamos contar. Recuerdo que mi colega, tenia -y sigue teniendo- un cuñado militar norteamericano, por aquellos dias, destinado en la base naval de Rota. Un tipo  del que nos reiamos mucho, por su forma de hablar. Tendriamos unos 16 y el nos sacaba al menos veinte. 

Siempre que iba a casa de mi colega, y el abria la puerta, decia con su acento: "Ose, aqui esta tu migo", asi que siempre que nos cruzabamos con el, le deciamos, adios amigo, nos partiamos con eso de "migo", vale, es una gilipoyez, pero con 16 tacos nos parecia la hostia. Este tipo, siempre me decia que no le gustaba la música de headbangers -yo pensaba antes de conocerle, que ese término era algo inventado por la prensa o las bandas como argot-, claro, que con 16 tacos, lo que me dijese un tipo con casi 40, me la traia floja, para que mentir. Una vez, que se fue de vacaciones a los States, encargó a mi colega, que le echase cada dia un vistazo a su coche, que habia dejado aparcado alli donde viviamos. Era un coche familiar de estos típicos americanos, enorme, no se veian coches tan grandes esos dias, a no ser que fuese de gente de la base.


El tema de la base no deja de ser curioso. Rota en aquellos dias, no tenia por ejemplo instituto de F.P., y los chavales se tenian que venir al Puerto a estudiar. Nos gustaba mucho juntarnos con los roteños, porque solian tener unos discos de puta madre que sacaban de sus amigos americanos. No tenian un puto instituto de F.P., y sin embargo, tenian cosas que solo podias ver en las pelis yankees. Cosas de la vida. A lo que iba, el cuñado del colega, le encargó vigilar el coche, asi que cada dia, ibamos, lo abriamos y tal, como no podiamos conducir, pues no lo moviamos. Un dia, le dije al colega, "Jose, vamos a ver que música lleva el "migo" en la guantera". Así que ni corto ni perezoso, le registramos la guantera, y nos echamos al bolsillo una cinta de una banda llamada Foreigner.

Tenia curiosidad por saber que escuchaba ese tio que me llamaba headbanger. Así que después de prometer a Jose que la cinta la devolvia al coche al dia siguiente, me la lleve a casa para escucharla. Ya en esos dias habia descubierto el a.o.r. con gente como Boston o Journey, pero no tenia ni idea de estos Foreigner, que ya llevaban un montón de discos vendidos a su espalda. Yo habia visto en la tele el video de "Say you will", del disco "Inside information", pero no me habia parado a escuchar nada mas, así que a pesar de todos los km recorridos por la banda de Mick Jones, para mi eran una autentica novedad.


Y lo cierto, es que toparte de cara con un tema como "Tooth and nail" no te puede dejar indiferente. Sonaba muy bien, con unos coros estupendos y esas guitarras milimetradas. Esto no era como Bon Jovi, cuyo "Slippery when wet" devoraba una y otra vez en aquellos tiempos. Esto era parecido, pero de otra manera. Y ese cantante, ufff Lou Gramm me engancho desde la primera vez. Despues de la garra del primer tema, muchos teclados y melodias a raudales, para uno de los temas que con el tiempo, se ha convertido en uno de mis favoritos de la banda y de este tipo de rock en general, "That was yesterday", con un Lou todo calidez,  y una banda sonando a la perfección.

Y si el anterior me puso a los pies de la banda, "I want to know what love is" ya  me convertiria en incondicional de Foreigner a la primera escucha. Con el tiempo,  "Waiting for a girl like you" se convirtió en mi favorita, pero si tuviese que definir balada, sin lugar a dudas, "I want to know what love is" seria la mejor respuesta. Los teclados siempre fueron muy importante en Foreigner, tomando muchisimo protagonismo, como demuestran en "Growing up the hard way", otro tema de puro a.o.r., dando lecciones magistrales de clase y elegancia. "Reaction to action", poseia esos coros que tan famosos se harian con el hard melódico de los ochenta.


La voz de Lou en la rockera "Stranger in my own house", junto a las guitarras de Mick son para quitarse el sombrero, demostrando que estaban a años luz de la pleyade de imitadores que les saldria por todas partes. Mas teclados dibujando melodias para "A love in vain",  un precioso medio tiempo construido para moverse tranquilamente por terrenos mas alejados del rock. "Down in love" es otro precioso medio tiempo, con un gran estribillo, y que deja claro, que en este tipo de temas, Foreigner no tenian apenas rival, como siguen demostrando con "Two different worlds", con matices soul en la voz de Lou Gramm, que brilla con luz propia en este disco, donde es el frente de choque dirigido a las masas.

Cierra el disco "She´s too tough",  demostrando que también saben rockear, que aunque las  melodias eran parte fundamental de la banda, nunca dejaron de ser una banda de rock. Foreigner dieron el asalto, con el disco anterior "4", un disco creado a conciencia para ser la obra maestra que fue. "Agent provocateur" fue su continuación, y si quizás, y digo quizás, no tiene el aura del anterior, el impacto y sus ventas, demostraron que la banda seguia en el buen camino. "Agent provocateur" fue nº5 en USA y nº 1 en UK. "I want to know what love is", fue nº1 en ambos mercados.  El disco fue platino en UK y triple platino en USA, casi ná.  Cuando devolví la cinta, solo puede decirle a Jose, "tio, buena música escucha el migo"

domingo, 8 de abril de 2012

THE MUGGS-BORN UGLY


Tenia muchisimas ganas de reseñar este disco, porque The Muggs, junto a The Black Keys, Jim Jones Revue y Mother Superior, las bandas mas en forma de esa forma de rock and roll. Pero se me adelantaron desde Rock in Spain, para que les hiciera la reseña para ellos. Bueno, este disco iba a caer original, y al final me ahorre la pasta. Ahora que ha pasado ya un tiempo, aprovecho para rescatarlo, quitarme esa espina que tenia clavada, y de camino le hago publicidad a Rock in Spain, que tienen una paciencia conmigo digna del propio Job. Por cierto, Tony Denardo está pendiente de mandarme su lista para los diez de......., aunque ahora anda muy liado con el lanzamiento de su disco en solitario como Dude, llamado "Kid glove", bastante personal y alejado del sonido de The Muggs. Como siempre, la reseña original la podeis leer en Rock in Spain, y además os la dejo en el blog.


Me gustaría imaginar, que dentro de tres o cuatro décadas, cuando otra gente que habla de rock esté delante del ordenador, en un bar o en lo que sea que exista y este de moda en esos momentos, hable de gente como The Muggs, igual que nosotros hablamos de Led Zeppelin, porque el mundo sería un poco menos injusto que ahora.

The Muggs vuelven con su nuevo disco, lleno de lo más importante e imprescindible que puede tener un álbum, canciones, de esas que te llenan y hacen vivir. Directos desde Detroit, este power trío hace lo que mejor sabe hacer, su rock de raíces clásicas, con un trabajo importantísimo de guitarras y dosis de blues rock, psicodelia y hard de la vieja escuela.


En este "Born Ugly", me planea una y otra vez el espíritu de Led Zeppelin, y recalco, no tanto en la música, sino en su forma de encararla, a pesar de que Plant y Page son una influencia para ellos. De todos modos, yo os recomiendo dejar de leer esta reseña, correr a spotify y escuchar directamente "Clean Break Blues", y ya sobra cualquier explicación añadida.

Este disco suena más compacto y duro que anteriores lanzamientos de la banda, las guitarras de "Notes From Underground" o la contundencia de "Sturm Und Drang" son un claro ejemplo de esto. Los desarrollos y los momentos hipnóticos de una canción como "Hats off to Mr. Beardsley" o el blues electricficado de riff gruesos de "Dear Theo" son otro de los puntos fuertes de este disco, o ese "6 to Midnite" que me recuerda a los primeros Rush.
The Muggs están a años de otras bandas que juega en la misma división en incluso con más reconocimiento que ellos, además de ser unos tipos muy cercanos que aman el rock por encima de todas las cosas. Sin lugar a dudas, un auténtico discazo.

sábado, 7 de abril de 2012

ADLER............ PRIMER SINGLE, THE ONE THAT YOU HATED


Siempre me pareció curioso que a Steven Adler lo largaran de Guns n roses por sus adicciones. Como andaria este tio, para ser expulsado de GnR por eso. El caso, es que de todos los miembros de la banda, ha sido el que mas ha estado siempre en un segundo plano. A pesar de seguir relacionado con la música, primero con sus Adler Appetite, tocando por clubs y pequeñas salas, y ahora con Adler.

En Guns n Roses, siempre he pensado, que cada miembro jugaba un papel, y de ahí, la magia de aquella formación, que de momento sigue pareciendo irrepetible. Izzy era poseedor de la sabiduria rockera,,  de una obsesión unica y exclusiva por hacer hablar su guitarra,  Axl un gran frontman, reflejo de Steven Tyler y de Dan McCafferty y el don de la oportunidad para el escandalo, que no olvidemos, que da espacio en noticias y eso es publicidad gratis. Duff era la actitud punk, el inconformismo a pesar del éxito, el no olvidar de donde vienes. Slash era los solos, las posturas y la imagen rockera. Y por último, el amigo Adler, la simpatia, el tipo campechano y a la vez, el swing que la banda necesitaba.



Yo soy die hard fan de G´n´R, he escuchado hasta la saciedad "Appetite for destruction", pero tras su separación, casi ninguno de ellos ha estado musicalmente a la altura. Los dos discos de Slash con sus Snakepit, me parecen dos cañonazos de hard rock,  pero luego cada vez me he ido alejando de su música. Duff nunca me ha convencido en solitario, Velvet Revolver me pareció un bluff, y "Chinese democracy", a pesar de todo, me sigue gustando, mucho mas que V.R., sin lugar a dudas. Solo Izzy, ha mantenido el tipo, alejado de cualquier postura de rock star, y desgranando el sonido que sale de sus venas.

Ahora por fin tenemos noticias de Adler. Ha sacado una biografia "My appetite for destruction", ha conseguido atención mediática cargando contra Axl, "Axl arrastra el nombre de la banda por los suelos con su grupo de chapuceros: “Slash es mi hermano, sé que quiere hacerlo (tocar con la formación original), yo quiero hacerlo. Por lo que he oído, Izzy (Stradlin) no va a venir y propablemente, Axl querrá tocar con su banda de chapuceros. Ni siquiera debería llamarles Guns’n’Roses. Axl y sus Chapuceros”. Aunque luego haya pedido disculpas, a fin de cuentas, tampoco es la primera vez que el bateria arremete contra Axl, ni la última que suspira por una reunión de los miembros originales.


De momento, el bateria y su banda, están grabando su primer disco, producido por el bajista de Dokken/ Foreigner y ahora en esa especie de broma llamada Tooth and Nail, Jeff Pilson, junto a Jay Ruston (Anthrax, Adrenaline Mob). El primer single ya se puede escuchar, este "The one that you hated", que no suena nada mal, y que podeis escuchar aqui. También han grabado un video clip para dicho tema, y la portada (feisima portada), es obra del guitarrista de la banda, Lonny Paul.

De momento, mientras continuan los tiras y aflojas, mientras Axl parece que planea nuevo disco, Slash se relaciona con lo mas in de los States, y el resto sigue haciendo lo que puede, habra que conformarse con esperar noticias, como cantaban Leño:"Y mientras tanto, ya lo ves, seguiremos esperando. Mientras tanto, ya lo ves, que es lo que podemos hacer"


viernes, 6 de abril de 2012

VANDERBUYST -IN DUTCH


El otro dia leia en P.I. G. Style, uno de los mejores blogs sobre metal extremo que conozco,un amargo alegato de su creador Pedro, sobre como interesantes giras pasan de largo nuestro pais, quizás debido a la poca afluencia de gente a los conciertos. Y es cierto, que a veces resulta triste ver el aforo en ciertas salas. Yo no soy dado a valorar la autenticidad de nadie, ni mucho menos, y aunque creo que la salsa del rock está en directo, a nadie se le debe o puede cuestionar si va o no a conciertos.

Yo llevo una racha, que problemas familiares o logísticos, me han hecho perderme a The Last Vegas, Stacie Collins o Fleshtones y me van a hacer perderme, con todo el dolor del mundo a los Dirty York. Muchas veces mil razones, todas igual de validas para no acudir a la cita mas sagrada del rock. Ya sea falta de pasta, por motivos familiares, trabajo, o simplemente porque no te da la gana, nada de eso es discutible ni cuestionable,y yo desde luego, nunca lo hago. Allá cada cual con su forma de entender esta historia. Solo hay una cosa que realmente me cabrea, es cuando alguien me dice, que no va a ver una banda, porque no la conoce.


Y me fastidia, porque eso es muestra de vagancia. En estos tiempos, que tienes el youtube, el spotify y no que se mas, desconocer como suena una banda, es porque te da la gana y punto, no me parece excusa,. Di que no te sale de los cojones, y a tan a gusto, pero al menos, molestate en levantar el dedo, ponerlo en el ratón y escribir en google el nombre de la banda. Ahora las cosas han cambiado, yo he ido a conciertos a ciegas (que es diferente a ir ciego, nunca me he puesto antes o durante, siempre despúes. Esta bien tomar unas copas, pero no entiendo eso de ir a un concierto para no enterarte de nada de lo que pasa sobre el escenario).

De momento, tengo varias fechas grabadas como indispensables, en mayo Hogjaw, en junio Little Caesars, en julio Tygers of Pan Tang, y el primer fin de semana de noviembre, la edición del Z de este año, que viene con unos precios cojonudos, 40 pavos el abono para los dos dias, hasta el 30 de abril. De momento están confirmados,  White Cowbell Oklahoma, Jim Wilson, Flaming sideburns, Kentucky bridgburners (la nueva banda de Blaine Cartwright y Ruyter Suis). Como cabezas de cartel, el del viernes, es una bomba, aunque me tengo que callar la boca porque aun no está anunciado por la organización, y del del sabado que decir, ni mas ni menos, que Y&T, en su tour del 30 aniversario del Black Tiger.


Todo pinta, a que el sabado será un dia mas hard rockero, de momento a los de Meniketti, les acompañan los holandeses Vanderbuyst, cuyo disco "In Dutch", es uno de esos discos que cualquier fan del hard rock deberia tener, y si aun no lo posee, ya va tarde. Este trio holandes, mira hacia el hard de los 80, pero a ese que se facturaba principalmente del 80 al 84. Por sus canciones, habitan MSG, Vandenberg, U.F.O., los Thin Lizzy mas heavys o los propios Y&T, antes de que el hard conociese la brillantina, la laca, la radio y los videos de la MTV. 

No se como funcionaran estos tios en directo -ya lo comprobaré en noviembre-, pero el disco es una autentica pasada, a pesar de contar con tan solo ocho canciones. Desde la inicial "Black and blue", Jochen Jonkman (cantante y bajista), Barry van Esbroek (batería) y Willem Verbuyst (guitarrista), con esos riffs de sabor clásico y ese aroma a heavy rock de principio de la década de los 80, dejan claro que es lo que nos traen. "Into the fire", me trae a la cabeza a Dokken, pero con un sonido mucho mas aguerrido.


El riff inicial de "Anarchistic storm" es puro Michael Schenker, para ir desembocando en un sonido mas entroncado en la NWOBHM, una mezcla poderosa que suena muy, pero que muy bien. "String of beads" rememora los sonidos mas potentes de la banda de Phil Lynnot, con unas guitarras soberbias y esa forma tan particular de afrontar las melodias vocales por parte de Jochen, emulando a Phil. "Leaving the living", vuelve a mirar hacia la inglaterra de principio de los 80, con aires a lo Diamond head, y un sonido muy poderoso, pero sin abandonar la senda del hard rock, o mejor dicho del heavy rock.

No se si a Willem Vanderbuyst, la ha influido mucho la figura de Michael Schenker, pero de nuevo las guitarras de "Reap the fields" y el tema en general, recuerdan a los mejores tiempos del rubio alemán. La progresión de sonidos se vuelve mas poderosa en "KGB", mirando hacia ese hard rock que evolucionó hacia el heavy metal hace treinta años. Cierra el disco, "Where´s that devil", un tema, como diria, desconcertante. Un medio tiempo, en el que la forma de cantar del vocalista holandés, me trae a la cabeza a Leonard Cohen. Una canción que poco a poco, con su ritmo pausado, me fue convenciendo.


Quizás no aporten nada nuevo, y para alguno suenen demasiado antiguos, pero yo he disfrutado muchísimo con este "In dutch", que se me hace demasiado corto. Aqui no hay artificios ni historias, solo tres tipos, tocando la música con la que han crecido, lo cual, ya dice mucho a su favor, siempre es bueno y honesto, tener presente a tus heroes. Los veré en el Serie Z, espero que no pequeis de vagancia, y haais por escuchar algo de estos holandeses.

jueves, 5 de abril de 2012

JEFF SCOTT SOTO -DAMAGE CONTROL


Aunque esto sea un apreciación personal, creo que muchos estareis de acuerdo, que su hubiese que otorgar el trono al vocalista por excelencia del hard rock, sin lugar a dudas, Glenn Hughes seria el indiscutible e indestronable poseedor de la corona. Pero si hay otro tipo, que también esta en el camino de las estrellas, y entraria sin lugar a dudas, en las quinielas de muchos es Jeff Scott Soto, el ex de Yngwie Malmsteen, y que también estuvo un corto tiempo en Journey, además de sus movidas con esa joya de banda llamada Talisman y Soul Sirkus.

Y realmente, Jeff es un autentico portento, además de seguir la senda marcada por Glenn, teniendo cabida en sus registros, tanto el soul como el funk, eso que tanto gusta a Hughes. Tuve la oportunidad de ver a Jeff, en acustico en Ritmo y Compás hace muchisimos años -no pude ver el show completo, porque salí de currar muy tarde-, y en ese cara a cara en una sala pequeña, quede convencido para siempre de su clase y portento. Además, al igual que yo, Jeff siempre ha declarado su amor por Queen, memorables son sus actuaciones en las Queen Conventions -algun que otro dvd rula por ahí para confirmar mis palabras-.


Después de su anterior disco, en el que coqueteaba con el funk y el soul, sin dejar de lado el hard/aor, donde Scott siempre se ha sentido mas comodo, vuelve ahora con un nuevo disco, mas entroncado en el rock duro, y lleno de colaboradores y amigos. Como siempre, Jorge Salán sigue estando presente con su guitarra, acompañado por Jorge Exposito y Fernando Mainer,  y eso se nota en el disco. Además, hacen acto de presencia el gran Dave Meniketti, que este año celebra el 30 aniversario del lanzamiento de Black Tiger, y que al menos yo, lo celebraré junto a el en el Serie Z,Gary Schutt o Casey Grillo entre muchos otros.

Uno de las principales virtudes de Jeff, es su versatilidad, capaz de sentirse igual de comodo en registros mas duros, como en situaciones mas melódicas, algo que a veces no se valora lo suficiente en un vocalista. Es complicado ser un gran vocalista de algo en concreto, pero mucho mas, ser un gran vocalista, te echen lo que te echen, y en eso, este tio sale victorioso siempre.


Abre el disco, "Give a little more", con unas guitarras muy rockeras, que sirven de fondo a una parte vocal muy melódica, al mas puro estilo del hard melódico, impregnada de fuerza en el estribillo. Pero para guitarras las de "Damage Control", hard rock de alto octanaje, que rapidamente contrasta con el estilo mas melodico que Soto impone a sus canciones, resguardandose hasta explotar en el estribillo, lleno de fuerza y melodias. "Look inside your heart" mantiene esa elegancia típica del rock melódico, en una invisible frontera entre el hard mas dulcificado y el aor mas rockero, con un solo digno de mención, que podria ser facilmente de Meniketti -que no vengan en cada canción quien toca es algo que no termino de entender- por la inconfundible forma de tocar de Dave.

"Die a little" se acerca un poco a sonidos mas actuales, a esas bandas que andan a caballo entre el hard y el modern rock (o quizás esas sean las bases de un futuro hard rock, aunque me da que no), y a pesar de ser la canción menos "añeja" del albúm, no se queda ni mucho menos atras en cuanto a calidad, es mas, al final es de las que mas me terminó enganchando. Soto pasó por los dioses Journey, y por algo seria, este tipo es capaz de acercarse sin quemarse al a.o.r., y "If I never let her go" es la prueba palpable de ello. Algo que continua con "Tears that I cry", aunque siguiendo la vena del aor mas hard rockero, con unas guitarras sin pasarse pero que le dan contundencia a las melodias por doquier y un estribillo que hara las delicias de los seguidores del genero.


En un disco como este, no podia faltar un buen medio tiempo, y "Bonafide" es la elegida, un tema elegante, sin excesos, pero de estos que siempre terminan metidos en algun recopilatorio para el coche. Que Jorge Salán es un guitarrista de primera, no lo voy a descubrir yo, y que Mainer y Exposito son su complemento perfecto tampoco. Como tampoco os voy a descubrir la química que existe cuando se juntan con Soto, si no me creeis, escuchad "Krazy world", posiblemente el tema mas hard rockero del disco. Antes comentaba el paso del vocalista por Journey, y "How to love again" es la huella que ha dejado la banda de Neal Schon en el, con ese sonido lleno de calidad y elegancia tan tipico de Journey.

Despues del azucar, que mejor que unas guitarras bien gordas, como las de "Afterworld", un tema crudo y directo, con Soto endureciendo su registro, con un estribillo que te golpea directamente al rostro. "Never ending war" vuelve a bajar el ritmo, dulce, pero quizás el tema que menos me dice y menos me ha convencido, quizás por el subidón de adenalina de la anterior, quizás hubiese acabado el disco con "Afterworld", cuestión de gustos.


Jeff y su garganta siguen en forma, y su vuelta de tuerca hacia el hard, al menos para mi, es una buena noticia sin lugar a dudas. Un gran disco, que hara las delicias de los seguidores del hard melódico, y que puede gustar a quien se acerque  su universo. Yo he disfrutado muchisimo con este "Damage done" y su colección de grandes temas, además, siempre es un placer escuchar a Meniketti, y por supuesto a Jorge Salán.

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...