Etiquetas

martes, 2 de abril de 2013

GOODBYE TIO JESS


Vivimos en un pais en el que uno de nuestros deportes nacionales es endiosar oficialistas y borrar la memoria mayoritaria de aquellos que decidieron tirar un dia en dirección prohibida. Es el caso de Jesús Franco, Jess Franco, el tio Jess, uno de los directores mas prolìficos que ha dado este pais, y que seguramente, si sales a la calle a preguntar por el, la mayoria no tenga ni puta idea, y de los que la tengan, quien sabe cuantos han visto alguna de sus películas. Amante y músico de Jazz, trató de huir de una España gris agazapada bajo la criminal bota de la dictadura fascista y la moral catòlica, que firmaban penas de muerte sin temblarles la mano ni el crucificijo, pero se rasgaban las vestiduras sin en una película asomaba una pierna de mujer. De la mano del jazz fue al cine, y descubrió que lo suyo era buscar la reacción del espectador para bien o para mal. Cuenta en su biografia, Memorias del tio Jess, como la gente trataba de vivir al margén de la hipocresia instaurada a golpe de fusil, y como en un mundo de moralina, descubria el sexo, la libertad y el soñar.

Compositor y escritor, contaba como le cambió la vida trabajar con Orson Welles, como aprendió a buscarse la vida en ese dificil mundo, como tenia que rodar en cualquier pais de Europa donde era reclamado, mientras aqui le tachaban de pura pornografia, incluso sus propios compañeros de profesión mas institucionalizados y asentados a la derecha del regimen. De la mano de su diosa y musa Lina Romay, exploró la gran pantalla, con el sexo, la sangre y todo lo que le vino en gana. Por su mano pasaron Klaus Kinski, Christopher Lee, Fernán Gomez.... fue el primero en desnudar a Romina Powers y toda una pleyade de bellas actrices que querian demostrar que sus cuerpos no eran pecado, pero si creados para pecar.


El trabajo del tio Jess ha quedado emparentado con el universo freak (debemos recuperar esa palabra malgastada por el circo mediatico volcandolo en sus esperpentos televisivos) y posiblemente, ese sea su sitio, lejos de las grandes galas. Sus películas eran casposas, estrambóticas, exageradas y libres como el espíritu del propio Jess, que a fin de cuentas era su encanto. Ahora saldrán muchas palabras de halago a su cine, aunque sus películas las seguiremos viendo personajes de dudoso gusto como este que escribe. Nadie duda que los grandes nombres del cine que han conseguido su olimpo por merito propio son necesarios, pero el mundo también necesita a los Leone, Solima, Fulci, Argento y por supuesto al tio Jess. Allá donde estés, dale un beso de mi parte a tu Lina Romay, que te estará esperando para revolucionar ese lugar donde van aquellos que nos dejan. Descansa en paz Jess, que tu cine nos acompañe. Mi pequeño homenaje para ti a ritmo de Killer Barbies.



5 comentarios:

King Piltrafilla dijo...

"Nadie duda que los grandes nombres del cine que han conseguido su olimpo por merito propio son necesarios, pero el mundo también necesita a los Leone, Solima, Fulci, Argento y por supuesto al tio Jess."

Amén.

Mr. Thunderstruck dijo...

Gran homenaje a uno de los nombres españoles imprescindibles del cine que no en España, que es muy diferente. A contracorriente y libre, pasó lo que tiene que pasar que en el extranjero recibió numerosos reconocimientos y aquí un Goya de Honor a última hora. La libertad es un pecado mortal si quieres triunfar en España, jejeje. No me gustaban sus películas, pero reconozco la importancia e influencia de su figura y su obra, faltaría más. Descanse en Paz. Saludos!!!

Boris dijo...

Nunca fue muy conocido para el gran publico pero le daba igual porque vivía de esto y se lo pasaba bien haciendo nuevas películas, a decir verdad no son fan de su cine pero al menos no se le puede negar personalidad propia y valentía para hacer lo que quería sin miedo a los criticos

Blue Monday dijo...

Sentido tributo a un imprescindible.
Abrazos.

Vinyl Solution dijo...

Joder, me acabo de enterar que ha muerto. Vivir en el exilio me tiene muy desinformado, maldita sea.

Un bonito homenaje, sí señor. A mí de Jess Franco me gustan sus primeras películas, Gritos en la noche o La mano de un hombre muerto, donde la influencia del expresionismo alemán es muy evidente. Es una pena que no haya podido ver estas películas de forma decente, muchas veces dobladas al inglés, francés o italiano, porque sus versiones en castellano no han sido editadas convenientemente. Clama al cvielo siendo, además, títulos pioneros en el cine de terror español.A Virgin among the Living Dead o 99 Women, pioneraq en el género exploitation de «Woman in cages» que tantas alegrías nos ha dado al público masculino.

Es cierto que luego tiene mucha, muchísima mierda, en ocasiones un divertimento sin más,aunque otras (muchas) te quedas con ganas de sacarte los ojos.

Por cierto, para los admiradores de Franco recomiendo que visionen las películas de vampiros de Jean Rollin, el homólogo gabacho del tío Jess.

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...