Etiquetas

domingo, 21 de julio de 2013

BLUES & DECKER - STEALIN THE BLUES


Cuando vivia en Madrid, lo hacia en un barrio centrico, de esos en los que te encuentras con mucha gente realmente interesante y también con mucho busca modas. El caso, es que en aquellos dias, vivia solo y muchas veces me bajaba a un bar cercano, de esos de toda la vida, donde las cañas y los cafés salen baratos y los cubatas, en vaso corto, por un buen precio. Era de esos lugares sin grandes decoraciones, y con los cuatro parroquianos de rigor que parecen ir incorporados al bar. Me gustaba pedirme algo y sentarme a leer un rato o a ver algún partido en la tele. De repente, aquel sitio se fue llenando de culturetas y niños disfrazados de bohemios, de esos que siempre van con bolsos cargados de libros que nunca les ves abrir y se embarcan en conversaciones tan vacias como intensos pretenden ser sus contenidos.

Y aunque fuimos perdiendo (los parroquianos y un servidor) sus mesas de costumbres, unos donde jugar al dominó, yo donde leer un rato, me alegré por el dueño del bar, un buen tipo, de esos hasta los huevos de servir y aguantar a la gente tras la barra, pero con suficiente mano izquierda para darte una de cal y una de arena. Entre los de siempre, habia un tipo que casi siempre andaba sentado en la barra con su cacharrito de coñac en la mano. Habia sido marino mercante, pero la sal y la humedad del mar terminó pasando factura a sus maltrechos huesos junto a unas faldas que finalmente terminaron cambiando de muelle, hasta que terminó en tierra seca y además en un lugar sin mar. A veces me sentaba en la barra a su lado y escuchaba sus mil y una historias de un mundo recorrido incontables veces. Me decia, mi vida es como la canción de ese tio de la gorra ("Soldadito marinero" de Fito y los Fitipaldis).


Uno de esos tipos bordes hasta la médula al que las cicatrices de la vida le habia hecho perfeccionar dicha condición, hasta límites donde solo algunos son capaces de llegar. Me decia muchas tardes, "gaditano, esto ya no es lo que era, cualquier dia estos desgraciaos piden que hasta pongan papel en el wc" . Recuerdo un dia, en el que un chaval con una camiseta con un lema de estos prefabricados, estaba pidiendo a su lado en la barra, llegando a empujarle. El viejo marino le miró y le dijo, "que sabrás tu de revoluciones, si tu madre estará planchandote la ropa ahora en casa" a lo que el otro le espetó, " ¿y tu?, ¿donde estabas en mayo del 69?" a lo que mi viejo contertulio, con ese arte que solo te da las palizas recibidas por el infortunio le contestó, "follandome a tu madre, así que un respeto que lo mismo soy tu padre". Jamás me he reido más en mi vida.

Una de las veces, mi compadre marinero le dijo al dueño del bar, deberias poner música en el bar, de esa ruidosa, así no tendriamos que escuchar a todos estos estirados, o mejor, buena música, así a lo mejor dejaban de venir. Y tenia razón, una buena banda de blues le vendria de muerte a aquel sitio, tocando su música como complemento a un buen montón de historias resumidas en los devenires del destino y los azotes del sobrevivir cada dia, que se mezclaban entre el humo de los cigarros y el sabor a vino barato. Probablemente los asturianos Blues & Decker hubiesen sido los invitados de lujo perfectos para aquel viejo bar, con su blues de sabor a un buen vaso de scotch con hielo.



Sin lugar a dudas este "Stealin the blues" hubiese sido la banda sonora perfecta, pero no solo en aquel viejo bar de Malasaña, también en cualquier oscuro club de Chicago, porque estos tios hacen rodar perfectamente su maquinaria de blues y de rock, como demuestran con la inicial "Till dawn", embrujada por esas guitarras poderosas e incluso un cierto deje a rock setentero de su parte central. Suenan de muerte estos tipos, escuchad "Posology" puro blues, con ese ritmode locomotoras de carbón que te hae mover los pies si estás vivo."Tomorrow" tiene un rollo muy funk, con ese ritmo de guitarras y ese solo setentero. Vuelta atrás, esta vez hasta las mismisimas orillas del Delta con "No worries" y su fantástica voz rota.

Alza las manos y mueve los pies a ritmo del "Shame, shame, shame" de Jimmi Reed, armónica incluida, dandole ese toque festivo que la canción demanda. "Blues is dead. Long live the blues" se desliza lentamente entre los altavoces, con la voz acariciando las melodias con suavidad y la banda demostrando todo su buen hacer, incluyendo un grandísimo solo. "Stealin the soul" tienen unas guitarras a lo Gary Moore y un toque de sencillez que hace que termines rendido a sus pies. Efluvios del blues mas clásico son la carta de presentación de "Second sight", que suena refinada y serena, destacando de nuevo al guitarrista, al que no hay que perder de vista (u oido) durante todo el disco, que se vuelve a marcar un fabuloso solo.


Terminan con una versión, que confirma que estos tipos tienen muy buen gusto y conocen el género, "John the revelator" de Son House, una de las figuras fundamentales del blues y no siempre lo suficientemente reconocida ni reivindicada. "Stealin' the blues" es un grandisimo disco de blues, facturado por cuatro tipos con mucho gusto tocando y sobre todo con calidad y feeling a dosis iguales, algo fundamental en la música del diablo.No sé si volveré a echar de menos esos bares donde los baños no tienen mejor decoración que el salón de tu casa, pero lo que tengo claro, es que con Blues & Decker y sus canciones, podré volver a rememorar viejos tiempos e historias vividas.

3 comentarios:

Orlando dijo...

Que jodienda, yo no suelo ser escuchante de blues , si ttengo que hacerlo , me paro a escuchar más el clásico que el electrico .

Juan Tomé dijo...

Increiblemente buena la historia introductoria a tú cronica....Y genial tú forma de hablar de la banda y sobre todo de Guzmán,el guitarrista......Pero,ya ya que me toca de cerca,por lo que a geograficamente se dice,he de hablarte de los rasgos geneticos de este gran instrumentista...Y es que si es tan bueno,es porque ha aprendido de uno de los más grandes guitarristas que ha dado el occidente asturiano....Angel Lanza.....Todavía recuerdo cuando decidió realizar unos conciertos en homenaje a Robert Johnson y se plantaba en los escenarios a oscuras,solo dandole importancia a la musica y realizando unas interpretaciones magicas de los temas del mago del Delta......

Zoe dijo...

Norty, ya hace mucho tiempo que te dice que eres el mejor prosista del planeta blogero. Tus historias y tu gusto me siguen dejando alucinando y ya quisiera para sí alguno de los infames habitantes de "los más vendidos" tener un poquito de tu estilo inconfundible. Y encima nos descubres bandas. ¡Qué mas se puede pedir! Un abrazo amigo y no dejes de seguir compartiendo con nosotros tus historias.

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...