Etiquetas

viernes, 31 de enero de 2014

POR AMOR A LA MÚSICA: RITCHIE BLACKMORE'S RAINBOW - STRANGER IN US ALL


Nuevo turno de PAALM, y el amor sigue siendo el hilo conductor que gira junto a las agujas de nuestros tocadiscos, para contar historias sobre discos, cuyos principales protagonistas, unieron sus almas y corazones en forma de canciones, para dejar un trozo de historia de la música. Esta vez, Josi del blog 67 Rockbiker, ha lanzado a la palestra, al maestro Ritchie Blackmore junto a su desde hace ya bastantes años, inseparable Candice Night. Ay la rubia, que mucho fan del mal humorado hombre, la culpa del alejamiento de este del hard rock y sus inconfundibles y añorados riffs, cual malvada Yoko Ono de pelo dorado. De lo que si que es culpable, sin derecho ninguno a recurso o alegación, es de permitir que Ritchie, se siga vistiendo con esos trajes de trovador, más propios de un baile de carnaval.


El caso, es que yo no soy un fan absoluto de Purple, ni mucho menos. A ver, amo sus discos, como todo el mundo, pero no son la banda que más suena en mis altavoces, a pesar de todo. Sin embargo, si que soy un fan fatal del universo Purple, especialmente de Whitesnake y de Rainbow. Estos últimos son una de mis debilidades (si, ya se que muchas bandas son mis debilidades, es que soy un pobre pecador, sin remordimientos ni proposito de enmienda), y los escucho muchísimo más que a cualquier disco de Purple, pero es que además, admiro todas sus epocas, desde la majestuosidad y grandeza junto a Ronnie James Dio, la elegancia y clase junto a Graham Bonnet y la comercialidad bien medida junto a Joe Lynn Turner, que muchos aseguran, abrió las puertas al hard rock de bonitas melodias que vendria mucho más tarde.


Pero ya que la ronda gira alrededor de Ritchie y Candice, he decidido optar por el disco, donde tuve la primera notica de la adorable Night. Cuando me enteré que Blackmore volvia a grabar con Rainbow, fue  un notición, y en el momento en que el disco ya estaba disponible en las tiendas, ahí andaba yo corriendo para hacerme con él. Siempre he tenido un especial gusto, por esos discos segundones, que muchos fans se empeñan en arrinconar, al compararlos con las grandes obras de los grupos, pero que si te dejas de prejuicios y demás historias, puedes disfrutarlos como el que más. Porque, que quereis que os diga, ya que estamós con Deep Purple, no pienso rebatir a nadie, que "Machine Head" o "In rock" son las imponentes obras de la banda, pero acaso "Perfect Strangers" no es un discazo como la copa de un pino. Bien, pues a mi, "Stranger in us all", me parece un grandísimo disco, que vale, pierde brillo comparado con lo que todo sabemos, pero que aún así, se lleva de calle, multitud de grabaciones similares de otras bandas.

Lo primero que me sorprendió del disco, es que Ritchie no se rodeaba de primeros espadas para esta resurrección de Rainbow, quizás no queria que nadie le hiciese sombra. Es curioso, ojeando el libreto, que mientras el aparece solo en una foto, el resto de la banda, fuesen fotografiados juntos en otra, en fin, ya sabemos como es Ritchie. Por cierto, en el collage de fotos que aparecia en el libreto, vi por primera vez a una bella y encantadora rubia, que mira tu por donde, hacia coros en el disco, el irascible guitarrista, le daba agradecimientos por "her inspiration, her imagery and showing us who to trust..", me da a mi, que aquí hay tema, como solia decir un colega. Quien iba a decir, que este seria el último disco de rock de Blackmore, en fin.


Como dije más arriba, a mi me parece un muy buen disco, con un gran trabajo de Ritchie, y un entonces desconocido, al menos para mi, Doogie White, haciendose cargo de las voces y de que manera. Es curioso, porque Doogie es quizás de escuela más Dio, pero aquí canta más a lo Turner, lo que, dicho sea de paso, suena más que bien. Abren el disco con la potente "Wolf to the moon" y ese inconfundible sonido de la guitarra de Ritchie, que bien suena madre mia, sonando a Rainbow por los cuatro costados, como esperaba nada más llegar a casa con el cd en mis manos. Ya desde este primer tema, se nota lo bien que encaja Doogie en el sonido. El hard rock de "Cold hearted woman" con su contundente estribillo, la soberbia "Hunting humans (Insatiable)", con esas guitarras, ese fantástico ritmo de bateria de John O Reilly, por cierto, junto a Gregg Smith al bajo y Paul Morris a los teclados.

Esa armónica en "Stand and fight", un hard rock and roll, lleno de energia. Otro de los puntos fuertes es "Ariel", que posee ese tono épico de los primeros Rainbow junto a Dio. Puro hard rock es "Too late for tears", la que por cierto, me recuerda muchísimo a "Can't happen here" dicho sea de paso, y que sigue ese repaso, por el sonido de la banda. Preponderancia de los teclados en "Black Masquerade", otro gran tema de hard melódico, donde se cuelan guiños de la música medieval que estaba por venir, ¿seria esa la inspiración a la que se referia Ritchie en los agradecimientos a Candice?. "Silence" tiene un riff potentísimo, y si ya hemos pasado por la época Turner y la época Dio, había que acercarse a la de Bonnet, donde de nuevo, Doogie muestra su versatílidad y adaptación a lo que le echen.


Cierran el disco, dos "remakes", primero el de "Hall of the mountain king", adaptación de la pieza clasica de Edvard Grieg, con letra de Candice, donde Blackmore da rienda suelta a su pasión por la música clásica y White está enorme. Para cerrar, "Still I'm sad", de los Yardbirds, que Blackmore ya grabó con Rainbow, en versión instrumental, pero está vez con voz. Fué el último disco de rock de Blackmore, y el comienzo de su aventura vestido de Robin Hood y rodeado de laudes y castillos, junto a su bella Candice. Quizás algun día, Blackmore decida volver al rock, aunque se le ve muy a gusto en su actual situación, ay el amor.



7 comentarios:

Vinny Gonzo dijo...

Querido tocayo:
Esto hay que mirárselo. Has vuelto a elegir el disco que iba a comentar yo xDDDDDD
Por suerte me he dado cuenta a tiempo, así que haré otro.
Ya te comentaré con más calma, pero quería que lo supieras xD

bernardo de andres herrero dijo...

Un disco que desconocia demasiado alejado de los tiempos clásicos de Rainbow. Tendre que pegarle un par de escuchas calmadas y ponerme al día con ritchie por lo que estoy viendo

Forrest Gump dijo...

Un disco del cual siempre me atrajo la portada! Luego me daba siempre fatiga escucharlo por culpa de la mala critica que tenia la Candice de las narices! Tengo que decidirme y escucharlo de una vez haciendo oidos sordos a tan mala reputacion que se ha bscado la pareja!
A+

Josi dijo...

Quizas fuera de su tiempo, pero es un pedazo de álbum, acojonante, que nos dejo con la miel en los labios, por todo lo que sucedió después. Buen post, Carlos, yo también adoro a Rainbow mas que a Purple. Un saludo.

Benet Rockfloyd dijo...

Precisamente llevo unos días enganchado a Difficult to Cure. Ya me queda poco.

PUPILO DILATADO dijo...

Pues me has picado la curiosidad!, lo que son las cosas, recuerdo esta portada en la critica de aquel Popu 90's y, además de sentir rechazo pensé que esto olía a dinosaurio pero veo que me puedo equivocar. Lo de Blackmore y el hada de los bosques ya no tiene vuelta atrás, sniff! Cojonudo post bro'!, de los que te cambian pareceres y opiniones.

Vinny Gonzo dijo...

Pues eso, cinco escuchas al disco y me lo pisas... xD Pero creo que tú has dicho mucho más (y mejor, claro) de lo que yo iba a decir.

La foto de las miradas perdidas es genial, a cada cual mejor.

A mí "Hall of the mountain king" me dejó un poco frío, me esperaba algo mucho más potente y al final... meh.

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...