Etiquetas

sábado, 12 de abril de 2014

POR AMOR A LA MÚSICA - BLACK SABBATH -DESHUMANIZER - I.R.S. RECORDS


Después de la anterior funebre y lugubre ronda de P.A.A.L.M., el maestro de ceremonias, Tsi, ha decidido que la nueva andanada se base en discos editados por discográficas que se enmarquen fuera de las grandes multinacionales que movieron el cotarros. La elegida ha sido I.R.S., cuya historia, la podeis leer detalladamente en las entradas de mis compañeros de P.A.A.L.M., que fue fundada por Miles Copeland III (hermano del batería de The Police), junto con Jay Boberg y Carl Grasso. Si bien es cierto, que I.R.S., que finalmente fue absorvida por EMI en el 94, posee un catálogo de los que tiran de espaldas, yo, al saber que era la elegida, mi primer pensamiento fue hacia Black Sabbath, esa banda que amo por encima de todas las cosas.


Aunque hay mucha gente que se empeña en no ver en la discografía de Sabbath, más allá de Ozzy Osbourne, siempre he pensado que es un error dejar en un segundo plano los discos que hicieron con RJ Dio. "Mob Rules" y "Heaven and hell" están sin duda a la altura de los mejores discos de la banda, que supo reinventarse y adaptarse a la partida de Ozzy. Si en los primeros tiempos, lideraron ese heavy primigenio, lleno de influencias setenteras, con la llegada de Dio, reforzaron su sonido más acorde al heavy metal de los 80, volviendo a marcar las lineas a seguir por muchos. No era facil seguir adelante con el legado dejado por Ozzy, pero Dio tenía la suficiente personalidad, y por supuesto, capacidad vocal, para tomar el testigo de la manera que lo hizo. El caso de Sabbath es muy curioso, siempre he pensado, que hasta la denostada para muchos epoca con Martin, tiene discos muy decentes, mucho más de los que otros, a los que jamás nadie ha osado a intentar bajar de altar de los dioses del rock.


La banda ha sido muchas veces vilipendiada y ninguneada. Era curioso escuchar a rock stars de nuevo cuño a final de los 80, que con un solo disco o dos, habían vendido burradas, ridiculizar a un grupo, del que había aprendido mucho de lo que eran en ese momento, aunque finalmente el sitio suele poner a cada uno en su sitio, y mientras muchos de aquellos grandes nuevos heroes, ahora viven en el más absoluto anonimato, Black Sabbath sigue siendo esa banda respetada que sigue ahí, pese a quien pese. Fueron vapuleados por tocar en Sudafrica, en pleno apartheid, la prensa se cebó con ellos, pero no contó que más del 80% por ciento de los asistentes al conciertos, eran negros. El caso, es que en los 90, mientras que Ozzy estaba en lo más alto de su carrera, y dejaba siempre correr rumores sobre su acercamiento a la banda, nos sorprendian a todo con la vuelta de RJ Dio a Sabbath.

En torno al grupo siempre ha existido un tormentoso ambiente de amor/odio, pasó con Ozzy y pasó con Dio. Ya conoceis la historia de la producción de "Live Evil", cuando Ronnie por un lado e Iommi por otro, se sentaban en la mesa de mezcla, para alterar el sonido a su favor. Como se crearon dos bandos, Geezer e Iommi, por un lado y Ronnie y Vinnie por otro. Pero a principio de los 90, limaron asperezas, y tanto el vocalista como el batería volvian a Sabbath. Al principio, era Cozy Powell quien se sentaría trás los parches, incluso rondan por ahí (y yo las tengo), las demos con Cozy, pero finalmente, Vinnie Appice, conformaría la reunión de la segunda formación clásica de la banda, porque está epoca junto a Dio, hay que entenderal con Appice, ya que Bill, decidió no tocar sin Ozzy (que pronto olvidaste ese gesto de humildad, fé y amistad de Bill, querido madman).


No sé realmente la expectación que levanto el nuevo disco de Sabbath con Dio al frente, pero a mi me comian los nervios hasta que salió el disco. Como dije más arriba, Sabbath lideraron ese heavy inicial en los 70, marcaron pautas del heavy metal de los 80 y escuchando "Deshumanizer", estaban preparados para liderar el nuevo metal de los 90, pero en esta banda, al final siempre terminan acudiendo los problemas, esos que llevan implicitos en su leyenda negra, escrita a fuego desde los primeros días, que algunos achacan a sus escarceos con el lado más oscuro, del que se protegen con aquellas cruces que les hiciera el padre de Ozzy. Volvamos a "Deshumanizer", un disco que aún sigo sin entender, porque ha quedado en la segunda linea, cuando es un trallazo capaz de volarte la cabeza al primer contacto.

Iommi se reencontraba a si mismo, con riffs brutales, pero olvidando los viejos tiempos, y mirando al futuro con un sonido que aventuraba lo que debian ser los nuevos horizontes para el heavy metal, mientras Dio dejaba de lado la claridad del arco iris, para descender a los terrenos de la oscuridad, antesala, de lo que demostrarian años más tarde, con aquel magnífico "The Devil you know", ya como Heaven and Hell, que no es más, que la continuación de lo que comenzaron a cimentar en el 92 con este disco. Sabbath suenan majestuosos, y en eso, la conjunción riffs/ voz es fundamental, sin olvidar el bajo de Geezer, que además por momentos, adelanta lo que otras bandas que tomaron la antorcha en esta década, dejarian entrever en sus canciones. "Deshumanizar" son diez canciones sin desperdicio, para disfrutar, que cualquier fan de Sabbath que se precie, debería conservar entre sus favoritas.



Escuchar canciones como "Too late" (acaso alguién se atreve a decir, que no es un clásico a la altura de la banda), la brutal "Computer god", la oscura "After all (the dead)", la accesible "Time machine", que incluso apareción en la banda sonora de la peli Wayne's world o "Sins of the father". Todo el disco irradia oscuridad, enfado, dicen que la razón es que Ronnie en esos días, pasaba tiempos de furia, viendo como el heavy metal que tanto había defendido, quedaba en un segundo plano, eclipsado por el hard rock de pelos cardados y bonitas melodías por un lado y por la aparición de un grunge, que comenzaba a hacer acto de presencia por otro. Ronnie James Dio, un tipo del que todo el mundo habla maravillas, como músico y como persona. Yo no tuve la fortuna de conocerle personalmente, pero si de verle cantar en directo, y siempre cuento la misma historia, que me hizo apuntalarlo aún más, en ese olimpo de la gente a la que admiro.

Es facil hablar en entrevistas, de lo importante que son los fans, pero no siempre, hacen gala de ello a la hora de la verdad. Tengo una fecha marcada a fuego en mi recuerdo, era un 27 de septiembre de 2002, y Dio tocaba en Madrid, en la sala Macumba. Yo estaba entre las primeras filas, viendo como Dio seguia manteniendo ese torrente de voz tan espectacular, capaz de hacer que te emociones con las canciones que sale de su garganta. Alguien delante mia, intentaba sacarle una foto, mientras un guardia de seguridad, intentaba molestarle. RJ se percata de ello, se acerca al borde del escenario, frente a nosotros, y posa con su celebre signo de los cuernos, hasta que comprueba que el tipo ha disparado la fotografía. Algo que ninguno de los que estabamos allí olvidaremos jamás, y que demuestra lo grande que era Dio, en todos los aspectos. 


6 comentarios:

PUPILO DILATADO dijo...

No he escuchado este disco de Sabbath, he de reconocerlo, pero no tengo ningún prejuicio con los Sabbath de Dio en absoluto. Por lo que comentas parece un disco muy potente y si sigue esa misma linea que discos como The devil you know pues como que me va a encantar.

Gran defensa de los Sabbath menos conocidos Norty.

Anabags dijo...

Imaginaba que caería por aquí este disco. Realmente IRS que nació con REM como bandera era un sello superecléctico comodemuestra este disco y grupo los Sabbath a años luz de GoGos, REm The Alarm... . Me ha sorprendido los audios del disco, te puedes imaginar que en mi caso lo de estas ocultas fases del grupo eran algo ignoto. Lo clásico si pero ya la parte Dio como que jámas me pare en ello. Escuchado creo que la esencia brutal sigue ahí aunque vocalmente reconozco su poderío pero me quedo con OZZy. Aún asi mucho mejor que lo esperadoteh edsequal

Forrest Gump dijo...

Imaginaba que muchos tirarian de discos de Black Sabbath y por lo tanto de los menos conocidos. este disco nunca lo escuche..y parte de ello fue por culpa de la horrorosa portada.Lo siento esta clase de portada me suenan a infantil o cutre rock!
Sabbath con Dio o Ozzy...A mi me gustan los discos que suena bien..que mas da quien cante si lo hace bien!
A+

Vinny Gonzo dijo...

Bieeeen, bieeen, otro de Sabbath!! Este me lo conozco más. Yo soy de los defensores de Dio (y Martin) a muerte.

En los 80 la coca a más de uno le fundió el cerebro y le abrió la boca. Por eso tuvieron los santos cojones de meterse con los padres del heavy metal. Putos cardados, como los odio xD

Reconozcamos no obstante que la carrera de Sabbath ha sido muy irregular. Pero joder, que Iommi siempre ha estado ahí y siempre han conseguido colar aunque fuera sólo un temaco para deleitarnos. En este disco más de uno, por supuesto.

21st Century Schizoid Man dijo...

Pues amí lo que más me gusta este disco es la producción. Yo creo que se contagiaron del espíritu de Cathedral y Candlemass para hacer la música más densa.

Computer God me parece un tema muy infravalorado. Un abrazo, Carlos.

Josi dijo...

Oooooleeee, Carlos, otra persona que reveindica esa época 80-90´s de Black Sabbath, alegrón que me llevo en serio. Esta fenomenal reivindicar estos pedazo de álbumes que se publicaron en épocas tan hostiles para el metal-rock clásico. Un placer de post, Carlos, un saludo.

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...