Etiquetas

sábado, 3 de mayo de 2014

ALIEN - ETERNITY



Seguimos viendo reuniones y regresos, bandas que de nuevo vuelven a buscar su oportunidad, ya sin la presión de aquellos ochenta, en los que el hard rock se convirtió en una carrera sin frenos, con una cantidad apabullante de bandas, luchando por colocar sus canciones en las radios, sus videoclips en la MTV y convertirse en el nuevo adalid de una legión de fans, en un batiburrillo, un saco sin fondo, donde todo era hard rock, daba igual el nivel de melodías o de lápiz de labios que llevasen sus integrantes, un cajón donde convivían gente como Poison, Ratt, Bad English, Slaughter o Winger, sin distinciones, más allá de gustos más etilistas. Pero si es cierto, que entre tanto acorde festivo, y tanto estribillo cercano a la comercialidad, también había una serie de bandas, centradas en sonidos más elegantes, más cercanos a un A.O.R., que en aquellos tiempos vio desvirtuada su concepción, pasando a formar parte de ese cajón de sastre del que hablaba antes.


Una de esas bandas, acopladas a un segundo plano, quizás no en cuanto al reconocimiento de los fans, pero si lejanos a los grandes vendedores de aquellos días, que copaban entrevistas y portadas, son Alien, una de aquellas bandas escandinavas, que lucharon por hacer frente al poderío norteamericano de esos días, y que en el 89, dejó uno de esos discos, que se han convertido en fetiche necesario, para todos los fans del hard melódico de los viejos tiempos, y aquellos que con el paso del tiempo, han ido descubriendo unos sonidos, donde es fácil caer en melodías empalagosas, pero complicado dotarlas de suficiente personalidad y calidad, para dejar atrás formas fáciles de llegar al fan del género. Alien, con su formación original, se ha marcado uno de esos discos, que solo pueden sentir fascinación al escucharlo, y os lo dice un tipo, no excesivamente versado en este tipo de sonidos, en los que no me suelo encontrar a gusto, cuando me enfrento a un disco completo.



Está claro que Alien ya no son esos chicos de permantentes y poses estudiadas, el tiempo pasa físicamente para todos, pero si que siguen siendo capaces de construir grandes melodías con las que aderezan unas canciones que no están faltas en ningún momento de garra y fuerza, dentro de los parámetros en las que se mueven estos tipos. Abren con "In love we trust", y unos teclados maravillosos que llenan la canción hasta que la voz se adueña de los sentidos, para llegar a ese estribillo que es puro A.O.R. en su máxima expresión. Y ese es el camino a seguir durante toda la grabación, "Eternity" vuelve a tener esos teclados en primera fila, junto a una guitarra controlada para que ponga el punto rockero sin pasarse, creando otra grandísima canción, de nuevo con la voz, y que voz, la gran protagonista del disco.

"Love will lead me home", suena más rockero, gracias a las guitarras, que por cierto, grandísimo solo, pleno de melodía y feeling, olvidando la velocidad para cambiarla por clase. No sé si será la edad, o el estado de animo por el que estoy atravesando, pero últimamente, me fijo mucho en los medios tiempos y las baladas en los discos que escucho, y reconozco, que "I believe" me ha convertido en creyente absoluto de estos tios, vaya medio tiempo, vaya forma de ejecutarlo musicalmente y como canta Jim Jidhed, enorme, para cerrar los ojos y perderte en la melodía y el sentimiento que desprende cada nota, cada palabra. "Summer of love" nos devuelve la frescura de unas guitarras marcadas, junto a los teclados que vuelven a dominar, y melodías a raudales, una de esas canciones, que podías encontrar en cualquier peli de mitad de los 80.



¿Tienes alguna duda sobre lo que es el A.O.R.? "What goes up" y "I'm a fighter" son comos dos manuales de uso, que te dejaran sin ninguna duda. "Wildheart" tiene ese sonido "americano" tan clásico dentro del rock melódico, a lo Journey, con un estribillo rompedor y de nuevos esas guitarras, marca de la casa, y es que, si Jim copa gran parte del protagonismo, no podemos olvidar el trabajo de Tony Borg, que está sobresaliente durante todo el disco. "Liar, liar" es otra lección en toda regla en cuanto a melodías y buen gusto. Estos tipos se gustan y eso se nota. Para "Look at us now" podria escribir lo mismo que para la anterior, y es que es muy complicado destacar un tema sobre otro, y la linea a seguir está muy bien marcada. Otra gran canción como "Burning heart", que tiene un rollo Magnum en la voz, aunque en el estribillo cualquier parecido sea pura ficción, dejando un tema enorme.

"In truth" cierra el disco, guitarra y voz, sentimientos, tristeza acumulada, tono intimista para un final a un grandisimo disco. Aún no he escuchado el ep de F.M. ni lo nuevo de H.E.A.T., dos de mis caballos ganadores del género, pero está claro que este nuevo disco de Alien, va a estar en lo más alto del rock melódico, porque lo vale. Muchísimas melodias y un trabajo instrumental inmenso, para una banda, que posiblemente, esté condenada a navegar entre un reducido nucleo de fans, lejos ya de esos grandes focos de antaño, pero que aún así, se llevan por delante a muchísimos de los nuevos gurús del rock melódico actual, y del no tan melódico.



No hay comentarios:

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...