Etiquetas

sábado, 22 de noviembre de 2014

BLUSA - ¡TOCA BREAKBEAT, PERRO!


¿Os habéis enterado de que se ha muerto la Duquesa?, pues que vaya con Dios, que queréis que os diga. Ahora comienza el vasallaje patrio con este tipo de personajes, las falsas lamentaciones y las loas a su persona. Que era valiente y hacia lo que le venia en ganas, decían. Claro, con la cuenta corriente a rebosar, ya me contarás, si haces lo que te salga de ahí, lo complicado es hacerlo, sin tener ni un clavo ardiente donde agarrarte. Que le sea leve, pero que no me cuenten milongas, que para evolucionar como sociedad y ser capaces de mirar hacia delante, tenemos que comenzar a superar ya rancios abolengos del pasado. Y la aristocracia es uno de ellos, por no utilizar palabras más fuertes. Una grande de España, se llenan la boca diciendo. Una grande es mi madre, que se hacía dos o tres turnos seguidos para sacarnos adelante, o mi mujer que se levanta temprano para irse a currar, al igual que muchísimas mujeres de este país. Grandes Grandes son esas abuelas, que dejan en pañales a los grandes economistas, haciendo cuentas con su pensión, para sacar adelante a hijos y nietos, a los que golpea el paro, no una duquesa, y ahora llamadme demagogo, o lo que os de la gana.


Lo que me duele de todo esto, es la imagen de mi Andalucía, de nuevo la de pandereta, capote y mantilla. Mi tierra no es la que se mueve gimiendo tras un relicario, mi tierra es la de los Alberti, Mateo Alemán, Falla, Gala, Picasso, Velazquez, Murillo, Paco de Lucia, Camarón, Blas Infante, Morente, Becqér, Cernuda, Alexandre, los Hnos Alvarez Quintero, Machado o Lorca. No quiero ni reconozco a esa Sevilla, ciudad hermana, cuna del arte, que se arremolina junto al cadáver del señorito de turno, sacando a relucir el tópico de ferias, semanas santas y "miarmas", cuando en sus callejones y sus parques, se ha fraguado parte de la historia más grande de la música de este país, que muchos se niegan aún a reconocer. Que en sus calles, lejos de las Marías del Monte o Los del Río de turno, se criaron músicos cuya pasión dio luz a bandas como Smash, Triana o The Storm. Una ciudad cuya primavera vio surgir a Silvio, Veneno o Pata Negra.


Esa Sevilla que emerge, es la que me traen Blusa, banda de post rock, dispuesta a salirse de los márgenes establecidos y sin miedo a experimentar, para buscar aquello en lo que creen. Te golpean directamente en la cara con los ritmos hipnóticos que te van atrapando a través de su segundo disco, "¡Toca breakbeat, perro!". Sin una voz al frente, sus instrumentos son los encargados de ir contando las historias que tienen preparadas para nosotros. Desde la apertura con "Facenda", donde a las primeras de cambios, comprendes lo que vas a encontrar en este camino compuesto por 10 canciones, donde la precisión es compatible a la de la mejor relojería suiza. "Montebello" posee esa belleza intrínseca, que te va atrayendo sin vuelta atrás.

"Rajko" se vuelca a sonoridades más melódicas, sin perder de vista siempre, la importancia de las atmósferas que van creando Antonio Ortiz, Jorge Marmesat, Daniel Barja y Curro Molina, padres de la criatura. "Navajo" tiene ese toque más abrupto, con ese bajo que se te mete en el estómago y empuja de ti hacia delante. "Labrador" destila por sus poros ese toque progresivo que posee la banda, en esa especie de tensa calma antes de la tormenta. "Yatzumi" es capaz de transmitir sensaciones complicadas de explicar, y es que esa milimetrada precisión de la batería te lleva a su terreno. "Arcoflecha" no se queda atrás, sigue insistiendo en esas atmósferas, a veces incluso, en esa sensación de claustrofobia.


En "Esqualo" de nuevo quiero destacar la base rítmica, esa batería que escapa de los cánones más estrictos del rock y ese bajo casi angustioso. El bajo toma protagonismo en "Aruba" acomodándose como primer espada que alterna protagonismo con las guitarras. Cierra el disco "Blowjob" de forma enloquecida, brava, en una suerte de fiesta de despedida inolvidable. Blusa son una apuesta fuerte de futuro en un panorama musical, con muchos problemas, entre ellos la saturación de bandas y propuestas. Su elección no es fácil, ni mucho menos, pero tienen la capacidad de sacar la cabeza por encima del rebaño. Además, en el bandcamp del sello discográfico, Sello Salvaje, podéis escuchar el disco.


3 comentarios:

Maria del carmen capa catalinama dijo...

justito lo que yo habria dicho pero para eso estas tu que sabes escribir mejor y plasmar la idea de muchos españoles basta ya de tanta pantomima si se ha muerto que la entierren como a la inmensa mayoria de Españoles

nadie dijo...

Soy Curro, bajista de Blusa. Muchas gracias por tus palabras, de verdad.

Alex Palahniuk dijo...

Suenan muy bien,. Tienen ese poso de Triana que me encanta, la verdad: excelentes guitarras y muy buenas armonías. ¿Y qué más decir? Que tengan suerte.

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...