Etiquetas

sábado, 8 de noviembre de 2014

POR AMOR A LA MÚSICA -DEEN CASTRONOVO: ENTRE LAS GARRAS DEL DR. MASTERMIND Y SOCIAL DISTORTION


La primera vez que escuché hablar de Deen Castronovo, fue a través de su música. Recuerdo que compraba muchísima música a través del BID, antes de que apareciese Tipo. Aún así, con estos en plena efervescencia, seguí fiel durante mucho tiempo a Discoplay. Como igual de arriesgado era comprar un disco por la portada, en una tienda o en un catálogo, me tiré al rio en cuanto vi la portada del disco de Dr. Mastermind. Encontrarme de frente con aquel tipo, que era ese hijo bastardo que nunca tuvieron Ozzy y Blackie Lawless, me convenció a la primera. Cuando me llegó el vinilo a casa y lo puse en mi equipo, aquelló estalló, vaya sonido, vaya banda. Corria el año 86, y por cierto, ya que esta semana, la ronda de PAALM se centra en baterías por elección del amigo Josi, me voy  a centrar en el tipo que aporreaba los parches en aquella grabación, poniendote el corazón a cien con su velocidad y potencia. Ese batería, que años más tarde haría correr su nombre de boca en boca, es Deen Castronovo.



El tipo que ocupaba la portada es Matt McCourt, cantante y bajista, que anteriormente había militado en Wild Dogs, junto a Deen Castronovo. De la guitarra se encargó Kurt James, que estuvo en los Steeler de Ron Keel, por donde también pasó Yngwie Malmsteen, antes de que Graham Bonnet le fichase para Alcatrazz. Este disco homónimo es un trallazo de heavy metal made in USA de los 80. Oscilando por terrenos cercanos al speed metal, la labor a las guitarras de Kurt es simplemente bestial. Matt no es que fuese un vocalista fuera de serie, pero cumplia con una nota muy alta y bueno, Deen Castronovo es simplemente una máquina de matar tras los parches. La inicial "Domination" ya te dejaba claro lo que te ibas a encontrar. El riff y la melodía de voz siempre me recordó a Motorhead, mientras el estribillo era puro heavy metal. 


"The right way" tiene alguna dosis más hard rockera, y un solo buenísimo.  Pura velocidad es lo que imprime la batería de Castronovo para "Man of the year". Un claro ejemplo sobre virtuosismo de Kurt James es "The villa (2631)", donde saca fuego del mastil de su guitarra. A lo Saxon suena "We want the world", con un potentísimo estribillo. Puro heavy metal, oiga. "Control" vuelve a asomar elementos más melódicos en la voz, mientras los riffs son de primera linea y la batería sigue aportando una potencia descomunal. Nueva demostración guitarrera en "Abuser", muy directa, con reminiscencias vocales del metal clásico y musicalmente, cercana por momentos a Accept. "Black leather maniac" tiene ese rollo al heavy americano de los 80, a lo Lizzy Borden o Twisted Sister. El disco lo cierra "I don't wanna die", y es cierto, que a pesar de que Dr. Mastermind no tuvieron continuación, y han quedado en el olvido, se marcaron un discazo de heavy metal ochentero con mayúsculas.



La popularidad de Deen Castronovo fue aumentando en el mundillo rockero, y rápidamente, le comenzaron a llover ofertas. Otro guitar hero, Marty Friedman se fijó en él, y se lo llevo consigo para su debut en solitario, "Dragon's Kiss" y para grabar "Go off!", en la banda que compartía con Jason Becker, Cacophony. A partir de ahí, Castronovo se ve involucrado en proyectos de hard rock, de calidad reconocida, como son el caso de Bad English, Hardline, Soul Cirkus o Journey. También junto a guitar héroes como Joey Tafolla, Tony McAlpine o James Murphy, y junto a leyendas como Ozzy, Paul Rodgers y Geezer Butler y sus G/Z/R. Pero en el 96, también se involucró en una de las bandas favoritas de este blog, saliendo de espectro hard rock/heavy metal, donde tan bien situado estaba.

En 1996, Mike Ness lanzaba uno de los mejores discos de Social Distortion, "White light, white heat, white trash". Eran días, en los que el rock comenzaba a querer volver a sacar la cabeza, en los paises escandinavos por un lado, y bandas como Green Day o NOFX por otro, querian copar el lugar predominante en el rock y Mike Ness y los suyos, reivindicados por muchos de los nuevos héroes, estaban dispuestos a dejar claro, que seguian siendo una referencia. En los créditos del disco, aparece como batería, Chuck Biscuits, que si que haría el tour con la banda, pero quien se sentó tras los parches en el estudio de grabación fue Deen Castronovo, y valgame Bon Scott, que su inusual potencia, queda reflejada, una canción como "Down on the world again", es una clara muestra.





Deen Castronovo, nunca tuvo pretensión de pertenecer a la banda, ni viceversa, lo que supongo que les llevó a no poner su nombre en los créditos del disco, ya que participó como músico de sesión, aunque, realmente, eso lleva a que mucha gente desconozca que tocó en ese disco, y le den el merito a Biscuits. "White light, white heat, white trash" es una joya del primer al último corte. Desde esa inicial "Dear lover",  se palpa el estado de gracia compositivo de Mike Ness. Escuchar una canción como "Don't drag me down" te deja constancia, de que Social Distortion estaban por encima de muchas de las bandas que en esos días ocupaban portadas de revistas como estandartes de ese nuevo punk rock.




Que bien suenan esas guitarras en "Untitled" y que contar de "I was wrong", con un Ness contandonos sus historias, mientras el engranaje musical es simplemente perfecto, con ese feeling que solo las grandes bandas son capaces de transmitir. Potencia desmedida en "Down on the world again", donde la batería marca un ritmo rapidísimo al igual que las guitarras, sacando esa faceta punk que tan bien saben desarrollar. "When the angels sing" suena como un auténtico himno, mientras "Gotta know the rules" vuelve a sacar la faceta más sucia y rápida de la banda. Otra de las grandes canciones de este disco (¿acaso no lo son todas?) es "Crown of thorns", con unas guitarras muy buenas y una gran melodía vocal.


Super rockera suena "Pleasure seeker", con una batería que imprime fuerza a raudales y esos riffs de corte más "oscuros". "Down here (with the rest of us)" nos sirve de puente hasta el final del disco, con un cover del "Under my thumb" de los Stones. Un gran disco, de una gran banda con muchos grandes discos. Pero para mi, este "White light, white heat, white trash" tiene algo especial, eso que hace que al final lo prefieras por encima del resto, sin menospreciar nada de lo que estos tipos son capaces de ofrecer. Además, que el amigo Deen Castronovo, aunque casi de tapado, estuviese involucrado en esta grabación, también le da su toque especial.

5 comentarios:

Forrest Gump dijo...

Castronovo es un bateria con mucha pegada y rapidez y eso se nota toque con los Social o con Dr.Baterias de esta cualidades y con arte hay pocos , Castronovo es uno de ellos.
A+

bernardo de andres herrero dijo...

De los Doctores ni p..idea un poco rápidos para mi gusto en cambio los Social weso son palabras mayores Incxreible como los Distorsion todavía no parecen en los libros como uno de las más garndes banda usa

Josi dijo...

A Castronovo lo conocí, vamos me entere de su existencia, con Bad English. Después me entere de lo de cacophony y hardline. Buff¡¡ es un bestia a la batería, sin duda, uno de los grandes. Buen aporte, Carlos.

PUPILO DILATADO dijo...

Por un segundo he pensado, al comenzar a leerte, que Mr. Windorf empezó con Castronovo pero ya veo que lo de Dr. Mastermind iba por otro lado, jejeje. Me lo apunto porque parecen una bandaza.

En cuanto a "White Light...", junto con el "Something..." las dos obras maestras de Ness, dos pelotazos decibelicos cargados de buenas historias, losers y excesos. Grande Ness!!, grande también este contraste que nos has traído Norty.

Vinny Gonzo dijo...

Vaya un Ozzy wannabe... jajajaja. No me mola el Dr. Mastermind, qué le vamos a hacer.

Pero sí, Castronovo es un fuera de serie y el "White light..." de los Social Distortion una maravilla cinco estrellas que cualquier amante del rock debería escuchar al menos una vez al año.

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...