Etiquetas

viernes, 12 de diciembre de 2014

44 MAG - OUTLAW PSHYCOSIS


Por mis oidos pasan cada día muchos sonidos, de verdad. Más de los que podría imaginar cuando era un chaval que comenzaba a flipar con el rock, el heavy metal. Aquellos días de chupas vaqueras con parches de Iron Maiden o Judas Priest. Uno se va refinando, enriqueciendo musicalmente, como querais llamarlo, que cada cual se cuelgue el rótulo que más le convenga. Pero a la hora de la verdad, cuando ya estoy hastas las mismas pelotas de muchas cosas, de historias cotidianas, de lo que nos tocó vivir, me coloco los auriculares, subo el volumen al 11 como dirian Spinal Tap, y enchufo un buen disco de heavy metal, de ese que muchos critican por no ser cool, pero que a mi me sigue poniendo a mil por hora. Decir que el heavy metal está viviendo una segunda juventud, no es del todo cierto, nunca terminó de irse, anduvo por niveles más underground, lejos incluso de publicaciones que se vanaglorian como difusoras de la palabra metálica. Pero a pesar de todo, estuvo ahí, sin perder la fé, como dirían aquellos.

Tengo que reconocer que me di de frente con 44 Mag casi de casualidad, es más, de no ser por Vlad de VladPromotions, que me mando un mail ofreciendome escuchar las bandas que llevaba en Europa, posiblemente habria pasado de largo con estos salvajes de Pensilvania que llevan dando guerra desde el 98. Lo suyo es el heavy metal de toda la vida, con muchísimas reminiscencias del thrash metal de vieja escuela y el power metal americano de los 80. Y el caso es que es de esos discos que te engancha, ritmos trepidantes, pisando el pedal del freno lo menos posible, una sección rítmica contundente y veloz.



Canciones como "Die tonight", "Heroes of the new aeon" o "50 miles" son puras descargas de adrenalina, a base de riffs torturados. "Overdose" trae recuerdos a los mejores tiempos de Megadeth"Leviathan smile" con esa batería que toma protagonismo y rumores a Pantera. Más veloz es "Hands of misery" al igual que "Mr. Rock and roll" que suena a ese viejo thrash de los ochenta. "D.U.I." y "Rock smoker" las dos canciones que cierran el disco, son una demostración de buen heavy metal, directo a la vena, que te hace mover la cabeza sin parar.

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...