Etiquetas

domingo, 7 de diciembre de 2014

HARLIS - HARLIS 1975


No se, pero seguro que es mucho más que una percepción mía, el hecho de que cada vez hay más bandas sacando a relucir las influencias que nos dejó el rock de los setenta, que por otro lado, a estas alturas de la película, no creo que haya nadie que dude de la creatividad de la década. Está claro, que Internet ha ayudado a resucitar el legado de muchísimas bandas, que habían quedado en ese olvido llamado desconocimiento, por parte de muchos de los que nos incorporamos al mundo de rock más tarde. Es incalculable, el número de discos que van apareciendo, de grupos que portaron su grano de arena al rock de aquellos días, muchos dentro de los cánones lógicos de esos tiempos, otros sin poder aportar mucho más que el mero dato anecdótico, y otros, dignos de recuperar o descubrir, según el caso. Y es que el hecho, de que en esos años, se sentaran las bases de las bandas que debían regir el destino del rock como fenómeno de masas, y ser adorados como los grandes padres del invento, eso no excluye a muchos otros, que sin la calidad o fortuna de los elegidos, si que merecen no perecer en el desván del olvido.

Por eso hoy, en vez de volver a pinchar alguna de esas bandas, que no hacen otra cosa que demostrar, no que el rock sea una cosa cíclica, sino que a fin de cuentas, las influencias son las que son, y la forma de entender la música, al final termina siendo la misma, a pesar del paso del tiempo. Que las reglas marcadas, se convierten en sagrada, cuando las canciones toman forma, cuando los discos que han dado vueltas y vueltas en tu tocadiscos, cumplen la sagrada misión de mostrarte el camino a seguir, de dictar una y otra vez, que el rock, con todas las perfecciones y defectos que pueda mostrar, con todas las variaciones, que aquellos sin miedo (y con el talento necesario) a modificar las fronteras, se atrevan a ir más allá, al final, todos terminamos en el mismo lugar.


Como decía, hoy en vez de escuchar ese sonido en mano de nueva sangre, he decidido rescatar alguna de esas bandas que se batieron el cobre en aquellos años de tanta intensidad. No deja de sorprenderme lo prolífico que es un país como Alemania en cuanto a bandas de rock. Siempre me ha atraído mucho ese sonido a medio camino entre el hard rock y el rock progresivo, que llenó Europa en esos días. Hace muchos años, me dio por profundizar en el Kraut Rock, y eso me llevó a descubrir muchísimas bandas, que si bien no se pueden definir dentro del género, si que convivian en ese todo. Uno de esos grupos es Jane, donde destacaba mucho el sonido de guitarras. Charly Maucher junto a Wolfgang Krantz, Arndt Schulz y Werner Lohr forma Harlis. Nunca me he sentido muy comodo navegando entre etiquetas, pero reconozco que hay una que me encanta, para definir ese sonido que bebe tanto del hard rock como del prog en los 70, y que muchos denominan Heavy Prog, que es por donde navegaban Jane, con ese sonido a lo Uriah Heep o Deep Purple, para hacernos una idea.

Pero Harlis, aunque sigue manteniendo notas de ese color, sobre todo por el protagonismo de la guitarra, penetra más en el british rock y en el rock americano. Abren el disco con un hard rockero "BMW", cuyo inicio me recuerda a Meat Loaf, en los teclados, aunque debería ser, lógicamente al revés. En "Free", las tornas se vuelcan hacia ese rock con tintes soul a lo Joe Cocker. "Grey rain" es un grandísimo medio tiempo, donde se nota la calidad a raudales de la banda, así como su acercamiento a sonidos más cercanos a lo que se cocía en U.S.A. La instrumental "Bells Of Bothfeld", donde las guitarras brillan con luz propia, devuelve esa esencia del prog. En "Runaway" se mueven por terrenos donde se encuentran el blues y el hard rock.


Melodías pop se nos acercan en " Michael", dando mucha importancia a las voces. Para cerrar el disco, nos encontramos con "Time Will Run", que si bien, musicalmente deja ver la querencia prog de la banda, en cuanto a melodías, tira por terrenos más accesibles y "Married love" que deja un gran sabor de boca y la sensación, de que hay tanta música por descubrir, tantos grupos a los que volver a dar la oportunidad, de sonar en tu equipo, y a los que agradecer lo más importante, las canciones.

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...