Etiquetas

viernes, 26 de febrero de 2016

BETH HART - Better than home

Supongo que a todos os pasará, se van acumulando discos, muchos por descubrir, otros por volver a rescatar. Algunos se convertiran en imprescindibles, otros tantos, irán al cajón del olvido, donde anhelan algún día, volver a la lista de los discos con una segunda oportunidad. Unos conocidos, otros por conocer, algunos previsibles, más de uno, sin nada que decir que no hayas escuchado ya. En fin, el tiempo es el que es, las horas vienen marcadas por la dictadura del reloj, esa que no es capaz de ser derribada, más años que pasen. Dicen que la muerte no hace distinciones, sin llegar a tal punto de dramatismo, mi lista de discos pendientes, tampoco. Hay de esos que siempre pienso que son imprescindibles, pero que vete tu a saber el por que, al final, se van quedando a un lado, más por despiste que por la mala predisposición, incluso, aunque lleven la etiqueta de los que acabaré comprando originales, si al final el viento no se torna en tormenta al escucharlos, y deja de soplar viento a favor.



"Better than home" es uno de ellos, que por obra del destino, no he desempolvado hasta hace un mes escaso, y maldito sean los dioses que convirtieron los días en manecillas de reloj, porque llevo enganchado a la voz y las canciones de este lanzamiento de Beth Hart desde entonces, un día si y otro también, como aquel que encuentra su porción de paraíso en el galope del caballo por sus venas, y se rinde ante su paz eterna. No creo que vaya a descubrir a nadie ahora, como canta Beth, y si fuese así, ya lleváis suficiente penitencia, por no tener su garganta en vuestro oído hasta ahora. Si me gusta su torbellino natural, ese color soul que tiene este disco me vuelve realmente loco, de verdad, ya ese inicio de "Might as well smile", canción que no puedo dejar de escuchar, con ese canto a la vida en forma de música negra, diga lo que diga su piel, y la tuya o la mía.

Pero es que "Tell'em to hold on" toca todas las fibras sensibles que puedo albergar al igual que "Tell her you belong to me", "We're still living in the city" o "St Teresa", capaces de instalarse en tu alma sin fecha de salida ni despedida, con una Beth que convierte su garganta en vehículo transmisor de emociones al por mayor. Sonoridades rockeras relucen en "Trouble" o en  "Mechanical heart", mezclandose con ese aire blues que Hart transmite. Un perfecto mar de sensaciones que te recorre durante toda la grabación, mostrando a una artista que ya ha traspasado el umbral de los grandes, y que llama a las puertas, reclamando por derecho propio su lugar entre el olimpo de los que nos emocionan con sus canciones. ¡Enorme!

2 comentarios:

Rockologia Twit dijo...

Sinceramente, me quedé a medias con este disco. Tenía muchísimas ganas de un nuevo trabajo de Beth Hart y me decepcioné un poco. No le he dado muchas oportunidades, pero leído tu comentario... Tendré que censurarme y volver a escuchar este álbum. Quizá eso del tiempo y el polvo que dices me ilumine. Un abrazo.

Luther Blues dijo...

La Hart si hubiese existido en los 60/70 que problema tendría muchas colegas ...
Una voz que no elude ningún catálogo . Asi es amigo el tiempo apremia y algo tan vulgar y placentero como escuchar discos se esta transformando en algo limitado .
Un abrazo

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...