jueves, 9 de noviembre de 2017

SONS OF MORPHEUS - Nemesis

El nivel musical del centro de Europa no creo que sea ningún descubrimiento para nadie. Después de que le norte nos pateara los culos a principios del nuevo siglo, y que el sur haya demostrado que no tiene nada que envidiar a nadie, el centro siempre ha sido imagen de constancia, Alemania principalmente y Suiza, que además de bancos y chocolate, tiene una serie de bandas de puta madre, todo sea dicho. Es el caso de Sons of Morpheus, cuyo debut ya pasó por el Motel con muy buena nota, porque estos tipos se manejan más que bien con su rock de corte clásico, oleadas desérticas, su blues rock psicodélico, y sobre todo, las grandes canciones que se gasta este trío de Basel. Once canciones que brillan con luz propia, sin dejarte un solo momento de respiro, consiguiendo que tu atención esté en todo momento atada a lo que suena de tus altavoces.


"Black nights" es el pistoletazo de salida y va a por todas con ese riff marcado y una batería que no deja opción alguna a relajarte, con esos momentos propios del stoner. Más potente aún es "Down" donde ese bajo ya deja clara las intenciones y el riff es killer total. "Road to nowhere" posee un estibillo simplemente espectacular, de nuevo con mucha presencia del bajo y una batería que imprime la fuerza necesaria para que no olvidemos donde estamos. Me rindo ante "Free soul", saco mi bandera blanca y me deleito con ese riff, el sabor añejo de la canción, la majestuosidad que muestra. "Cage" vuelve a situarse en esa frontera desértica gracias al riff y a la sección rítmica, acelerándose por momentos. Más profunda se vuelve la sensación anterior con "Monotone", ese sonido tan característico, que podría emparentar  con los QOTSA más inspirados.

"Amanita muscaria" se envuelve de una atmósfera psicodélica capaz de introducirte en su propia percepción. "Riding the wave" es puro rock de sabor y corte añejo, rock de guitarras e intensidad."The old man" navega por planos más suaves, calmados, mostrando otra cara de la banda, destacando la melodía vocal. "My everything" es blues, eléctrico, intenso, sentido. Cierra este fantástico álbum "The sound of yours", con esa guitarra en un continuo crescendo y ese sonido grueso, hard rockero, para cerrar un capítulo dentro de la historia de la banda que solo puede augurar un gran futuro.


No hay comentarios: