jueves, 7 de diciembre de 2017

LEIF DE LEEUW BAND - Until better times

Ya me conocéis de sobra, no suelo presumir de lo que no soy, así que deciros que fui quien compró su primera guitarra a este holandes de nombre dificil de pronunciar seria mentira y gorda, reconozco, que a pesar de que ha ganado ya bastantes premios y que incluso tiene un disco anterior, no ha sido hasta que llegó a mis manos este "Until better times" no sabía de su existencia. Venga, voy a tirar de tópico aunque por ello no sea menos cierto, ¡por que cojones no habré descubierto antes a este guitarrista!, que con solo 22 tacos ya es capaz de presentarnos una colección de canciones como las que se incluyen en este disco, de auténtico blues rock, pero sin dejar de mirar a ese hard de los setenta que tantos adoramos. A Leif le acompañan Boris Oud al bajo y Tim Koning a la batería, una sección rítmica perfectamente milimetrada, capaz de aportar toda la potencia y ritmo que la música necesita, y además, también tenemos a la vocalista Britt Jansen, un gran descubrimiento y que brilla con luz propia durante todo el disco.


"All coming back" abre el camino hacia los tiempos mejores que anhelan estos músicos holandeses, mostrando su querencia por el sonido de la Allman Brothers Band. Blues rock y eléctrico es lo que nos vamos a encontrar en "Listen here people". A pesar de ser "la banda de un guitarrista" y que este  brilla por su técnica, en todo momento suenan como una banda conjuntada en la que todos tienen su lugar. La canción que da nombre al disco se podría colar sin dificultad en cualquier chart donde no temiesen programar rock. Escuchar el inicio de "Getting older" seguro que os pone tanto como a mi, las comparaciones ya las buscais vosotros mismos. "Thank you" suena serena, intensa, con la voz de Britt como referencia, conquistandote sin remisión. Precioso blues "Mr Hangman", lleno de feeling y fuerza contenida, una preciosa letanía. "Doing at allright" presume de armonías vocales, mucha melodía y un sonido muy sesentero por instantes pop.

"Afraid to fly" no pone de frente un riff potente, a lo Cream mientras "Taking all my time" goza de un suspiro soul, que le da muchísima alma. "Be layal" y "Dysphoria" ponen punto final a un muy buen disco de una banda que funciona como un reloj suizo pero que no se deja el alma por el camino sino que lo pone en cada canción.

No hay comentarios: