domingo, 18 de febrero de 2018

SWEET HOLE - The first of the last days

Más sombras que luces porque el mundo de la música nunca pretendió ser un camino de rosas, pero la pasión al final siempre supera a la razón y te ayuda a reconfortarte en el olvido colectivo en pos del disfrute de una buena canción. Enjuaga tus lágrimas que espero que sean de emoción, la que te recorre la columna cuando reconocen el hechizo de una melodía. Es un sentimiento excesivamente complicado de explicar, principalmente a aquel que no se siente cómplice de esta aventura sin final, de esta hazaña sonora que reside en tu cabeza. Gloria eterna a los héroes capaces de sacar magia de sus instrumentos, de convertir el sonido en canciones, de revestirla del matiz necesario para convertirlas en imprescindibles, aunque solo sea para una minoría dentro de otra minoría. A veces los sentidos se disparan, se chocan de frente contra el muro del placer sonoro, se mantienen alerta ante el festejo de melodías con el que se encuentran.


Es el caso de este "The first of the last days" de Sweet Hole, un viaje con billete solo de ida por los recovecos de su creación. Una Opera Rock perfectamente cuidado que va transcurriendo durante nueve canciones en las que el rock andaluz, el british rock y el rock progresivo se dan la mano para ir tejiendo la música que pone banda sonora a la trama y de que manera amigos, porque los sevillanos se han marcado un discazo estupendo, el cuarto de su carrera, una banda que se ha relacionado con personajes míticos del rock sevillano como miembros de Smash y The Storm. Abre el disco la envolvente "Outcast" a la que sigue la progresiva "Dust away", donde riff de guitarra y teclado alternan partes más rockeras con otras más melódicas, destacando la batería en esta canción. "Eyes opened" desprende melodía y calma, un viaje que se rompe con la entrada de "Terapia", heredera del mejor rock andaluz de épocas de gloria, que bandas como Fausto Taranto, Taifa o los propios Sweet Hole pueden volver a poner en su lugar.

 "The first of the last days" introduce elementos propios del jazz que aumenta aún más el espectro en el que la banda es capaz de moverse con solvencia. "Light is calling part " entona una aire más rockero, con una larga parte instrumental. "Eyes closed" es la entrada a "Light is calling part" con ese bajo predominante que toma el mando ante el sonido atmosférico que la canción adopta. Esta maravilla de disco se cierra con "Neverending cycle" y sus cambios de ritmo. Un gran disco de los sevillanos que se posicionan como otra gran banda a tener en cuenta.


No hay comentarios: