sábado, 12 de mayo de 2018

Eurovision, to be or not to be

Debo decir que a pesar de que el concepto de un concurso internacional de canciones me resulta atractivo, perdí el interés por Eurovisión cuando Remedios Amaya tuvo que regresar remando a España con su barca vacía de puntos, y mira que por entonces yo era solo un chaval. Si me pongo a pensar en las canciones que han representado a España en este espectáculo que un día se volvió casposo y que parecen haber conseguido revitalizar, pues os podría hablar de memoria de aquella de "Lady, Lady se pinta los ojos de azul..." y pocas más. En los últimos años he estado al tanto de la polémica que acompañaba la selección del candidato a representarnos que su talento (o falta de el) en si. Hemos vendido la participación a una productora que manejaba un programa de televisión con altas cuotas de audiencias, incluso hemos demostrado ser unos cachondos, votando para mandar al Chiquilicuatre (o como se escriba) en una clara demostración de que cuando pasamos por las urnas no siempre somos lo inteligentes que se nos presupone.


Este año he seguido en la inopia practicamente todo el tiempo, incluso aislándome de la polémica por la elección de los representantes hispanos, que se ve que ha traído cola entre aquellos que no son capaces de discernir más allá de un titular premeditado o que se han formado una carrera a base de asuntos de este tipo. Creo -y disculpadme si me equivoco- que vienen de ese reality show que algunos pretender mostrar como salvador de la música y hacendor de futuras estrellas, que digo yo, metidos en arena, podían mandarlos a Honduras a pasar hambre en una isla mientras cantaban sus canciones y buscaban parejas entre ellos y matar varios pájaros de un tiro. Al final, he terminado dando un vistazo a algunos de los participantes de este años, por "culpa" de Richy de La Galaxia de la Música y su muro de facebook  y he descubierto al representante de Holanda, Waylon, que con su country rock de aires de carreteras sureñas no lo hace nada mal y el tipo de Albania, Bushpepa se llama, que también derrocha clase el amigo. El resto, pues not my cup of tea. ¿Que si estoy viendo la final?, sinceramente, no, mi reconversión de este año no ha dado para tanto, tal vez más adelante, o posiblemente no.




No hay comentarios: