IRON MAIDEN “The book of souls: Live chapter”

Nunca falto a mi cita puntual con Iron Maiden cada vez que lanzan un disco de estudio. Van ya muchísimos años al lado de sus canciones. Por lo que  sea, siempre suenan regularmente en casa. No necesito excusas. Desde que decidí variar un poco mis hábitos, también me acompañan al gimnasio. “The trooper” ha sido y será siempre una inyección de adrenalina en diferentes etapas y situaciones de mi vida. Mientras hago ejercicio me empuja a seguir como el avance implacable de la caballería en el campo de combate. Intento hacer acto de presencia en sus giras. Si algo me gusta de Maiden en directo -amén de sus apoteósicos shows, claro está- es que no tienen miedo a basar su set list en el disco que presentan en la gira. Cada lanzamiento no es una simple excusa para volver a la carretera. Asumen el riesgo de concederle el protagonismo debido. A fin de cuentas el heavy metal es mucho más que Iron Maiden pero sería mucho menos sin ellos. 



Sus discos en directo últimamente respecto a mi son otra cosa. Tal vez no les presto la debida y necesaria atención sin comparamos con las escuchas que acumulan durante todos estos años sus discos de estudio. Quizás porque son numerosos y aunque obren en su catálogo auténticas maravillas como “Maiden England”, “Live at Donnington” y ese impresionante “Rock in Rio” yo termino siempre aterrizando en el Long Beach Arena durante aquella gira del “Powerslave” cantando de principio a fin cada letra cada nota del “Live after death”. Ese disco me marcó para siempre. También  su versión audiovisual en un vhs que quemé de ver una y otra vez. Pero hoy domingo, he comenzado el día con el galopante ritmo de bajo de Steve Harris mientras Bruce Dickinson me gritaba al oído Scream for me Carlos. Y así mientras la elíptica cumplía  con su función -¡que coño hago un domingo en el gimnasio!- he vuelto a recuperar este “The book os souls: Live chapter” que no volvía a escucha desde su lanzamiento. Estuve en la gira de presentación de “The book of souls” y salí encantado por el concierto y su set list. ¿Acaso alguna vez no ha sido así?. El testimonio de casi 120 conciertos, de infinidad de ciudades -Sevilla fue mi cita con ellos- recogidos de modo testimonial en este doble disco.  La única “pega”, no ser un concierto concreto sino una recopilación en distintos lugares por donde pasó el tour. ¿El contenido?. Subid el volumen y disfrutad.




Comentarios

Entradas populares