THE GOLD - The Gold

Aunque la mona se vista de seda, mona se queda. ¡Como me gusta el refranero español!. Es cierto, tiene para todo y todos. Y en estos días inciertos bien que nos hace falta donde agarrarnos. La adrenalina por las nubes. Cada uno que se ponga en su rincón, no sea que lo confundan con los otros y eso no queda bien. Me quedo en medio. Prefiero pensar por mi mismo aunque a algunos les parezca una imbecilidad. O falta de valentía me dijo aquel. Da igual, mis posturas las elijo yo y me las marca la conciencia. No me representan a un lado ni al otro. Apuesto por el rock and roll. Ahí es donde siempre me siento bien. Y repito otra vez el refrán. Pero no de mala manera. Cuando alguien es capaz de ser reconocible ande por donde ande, se ponga lo que se ponga, es que tiene las cosas muy claras. Que ha elegido quedarse en el centro en vez de aprovechar las ventajas de camuflarse en algún rincón. Pero no confundamos historias. Ni posiciones o posturas. Hay quien no mueve los pies simplemente porque es incapaz. Le falta talento. Prefiere que le silben melodías al oído y repetirlas como un loro sin alma. Aunque la mona...



Me dicen que Kurt Baker ha sacado un disco de punk rock and roll. Que tiene otra movida además de su banda con la que nos suele dar unos shows de rock and roll con dinamita y salvajismo a parte iguales punteros. Que la ha llamado The Gold y que para el invento se han apuntado gente de The Limboos o The Phantom Keys entre otros. Y a mi se me pone como la trompa de un elefante. The Gold se llama el invento. Y efectivamente es punk rock según las escrituras de Kurt Baker. Su sello está ahí, inconfundible, incluso cuando rinde homenaje a los New York Dolls, los Ramones o el Iggy Pop más ácido y salvaje. Pero para que esta bomba de relojería suene bien necesitas unos compañeros de viaje adecuados. Capaces de hacer suyo un trabajo que lleva tu forma de entender la música, incluso la que les mueve a ellos. Y Marky Las Vegas, Oky Von Stoky y Mark O'Flaherty son la solución, el camino, el pan nuestro de cada día.

Pildorazos de los que entran hasta el fondo sin más vaselina que una jodida cerveza bien fría. Rock and roll acelerado, de drogatas, de rimel, de lapiz de labios, de empujones en primera fila. A mi esto me puede. Es mi paraíso personal. Mi lugar de luces y sombras bañadas en alcohol y algo más.  Cierra el puño, pide otra copa, enjuaga el sudor de tu frente y vuelve al jaleo montado en la pista de baile. La banda está haciendo pedazos el escenario. Son The Gold y alguien los llama supergrupo. Yo simplemente les llamo una puta bomba de rock and roll.

Comentarios

Entradas populares