THE WEDDING PRESENT - GEORGE BEST

Tengo que reconocer que a pesar de que este disco es del 87 yo llegué a él muy tarde, en el año 2011 y gracias al blog Woody Jagger  del gran Juanjo Mestre. De todas maneras, de haber llegado a mis manos a final de los ochenta no creo que este disco hubiese tenido mucho recorrido a mi lado. Simplemente en ese momento estaba a otra cosa. Ni mejor ni peor. Sino lo que tocaba para mi entonces. Curiosamente a mitad de los noventa, un curioso movimiento en cadena me llevó primero a Teenag Fanclub y su “Grand Prix” y a continuación a The Stone Roses. El siguiente paso fue profundizar en la música británica de nuevo pero desde otra perspectiva. Y mira que bucee en los sonidos procedentes de la Pérfida Albión, con bandas y discos que algunos consiguieron estimular mis sentidos y para ser franco, otros mi indiferencia (sigo sin soportar a The Smiths). Pero no, The Wedding Present no se cruzaron en mi camino y principalmente en el de mis castigados oídos hasta que Voro hablase de ellos aquel enero de 2011.


Mira tú que esa portada con el enorme George Best reinando en ella hubiese calado en mí inmediatamente. Más en los ochenta y noventa que era mucho más futbolero que ahora. Este fútbol moderno  que vivimos me produce cierto  rechazo. Con deciros que llevo dos temporadas sin ver un solo encuentro de primera división y eso que siento pasión por el Athletic. Me centro en la segunda donde juega mi Cádiz. La liga inglesa también me ha gustado siempre mucho. Antes controlaba la Premier como el que más. Ahora ya no tanto aunque sigo viendo partidos. Sigo más el devenir del Forest, mi equipo por aquellos  lares, que deambula también por segunda. The Wedding Present, originarios de Leeds y en este su disco  debut, como aspecto visual nos encontramos al posiblemente el futbolista con actitud más rock and roll que ha dado este jodido deporte. Enfundado en la clásica camiseta del Manchester United (quien ha visto a este gran club y quien lo ve ahora, como ocurre con el A.C. Milan en Italia). Dudo que a estas alturas no sepáis aunque sea de oídas quien fue Best y su frase más celebre. Eso si, os invito a que lo descubráis también sobre el césped donde era sin duda también un fuera de serie. 


Pero me voy a intentar centrar en The Wedding Present. Lo primero que me llamó la atención al escuchar este disco fue la voz de David Gedge y ese toque personal e incluso diría oscuro que a veces llega a recordarme a Robert Smith y las guitarras, que fue una de las cosas que me atrapó al escuchar este “George Best” que evidentemente (no nos confundamos) no es un disco de rock de guitarras. Lo suyo navega más por la herencia de gente como Talking Heads, arrebatos punk y melodías netamente británicas. ¿Mis canciones favoritas del disco?. El triunvirato que conforman “Give my love to Kevin”, “Anyone can make a mistake” y “You can’t moan can you?” Se transforman en ese momento mágico que todo disco necesita para convertirse en algo más que otro ladrillo en el muro. Hace un par de días volvía a hacerlo sonar a todo volumen en casa. Merecía alojarse en una de las habitaciones del Motel.




Comentarios

Entradas populares