Etiquetas

miércoles, 31 de agosto de 2011

THE SONICS "8" 2011

Hace algun tiempo, el compadre Manuel, en su blog Los Ju Ju Hound, escribió una entrada llamada "Cuestion de pelotas" con la que no podria estar mas de acuerdo. Y es que, a veces pienso que al rock actual, le falta actitud, le falta peligro, como cantaba Loquillo en "Rock suave", le falta conservar ese brillo salvaje en los ojos.

El negocio ha cambiado, eso es evidente, y muchas veces se agradece la cercania del musico, pero no olvidemos, que nos guste reconocerlo o no, la gente del rock somos muy mitomanas, nos gusta adorar esa imagen del rock and roll way of life, el reconocimiento colectivo a musicos que perviven en la memoria gracias mas a lo que hicieron o vivieron, que casi a lo que tocaron. Esta claro que el signo de los tiempos va variando, pero eso no es nuevo. El modo de vida se ha ido adaptando a los tiempos que han corrido. No son igual Johnny Thunders que Nikki Sixx, ambos, dos yonkies llevando su vida al limite en una espiral de decadencia, pero mientras en los 70, Thunders vivia rodeado de la degeneracion que genera la miseria, un tipo al que su adiccion le llevo casi a vivir tirado, Sixx ha vivido rodeado de la misma orgia de abusos, nadando entre multitud de pasta, que le proporcionaba el negocio musical, en alza en aquellos dias. Mejor uno que otro? mas actitud?, no, simplemente, el tiempo que les toco vivir.


No quiero que nadie me malinterprete, Thunders era un compositor increible, un tipo con una sensibilidad fuera de lo comun, pero la iconografia rockera lo recuerda de otra manera, nunca al margen de su musica, pero si en una peligrosa frontera. A todos nos gusta, a mi el primero, charlar y echarme unas fotos con los musicos despues del concierto, pero como bien decia Manuel, nos gusta que sean como nosotros, no se. no me gusta, como cantaban los Secretos, que se vuelvan un tipo vulgar al bajarse del escenario. Parte de la magia del rock and roll, es que todos admiramos a mucha gente no solo por su musica, sino por ese algo mas. Todos tenemos en nuestro altar de la iconografia rockera a Lemmy, a Jerry Lee Lewis, a Keith Richards, Thunders, Axl Rose, Little Richards, Iggy Pop, Joey Ramone............., porque su forma de vivir, actuar y respirar, se encuadra dentro del rock and roll, con todas sus virtudes, defectos, vicios y obsesiones, y que asi sea, por mucho tiempo, porque sus anecdotas forman parte de la historia de todo esto, al igual que sus letras, riffs, canciones y discos.

Como decia antes, el rock es el paraiso de los perdedores muchas veces, de esas bandas que todo dios admira, reivindica y proclama, pero que jamas han conseguido la fama traducida a dolares o espacio en los medios. Y no nos engañemos, a todos los musicos les gustaria ser famosos, otra cosa es conseguirlo a cambio de variar tu ideario, pero no entiendo que un tipo prefiera tocar delante de 20 tios en vez de 50 mil, o que su musica no llegue a todos lados. Hay bandas que jamas conseguiran eso, y no porque no lo valgan, ni les falten seguidores, entonces por que? ni puta idea, this is rock and roll amigos.




El rock and roll es el infierno de los malditos, de los perdedores, de aquellos cuyas canciones han influenciado a otros que ahora viven el sueño que ellos quisieran vivir, y de aquellos que han decidido que solo hay un camino de una sola dirección. Una de esas bandas son The Sonics, padrinos de todos y amos de nada. Una banda que nadie duda en encuadrar como fundamental para el sonido garage, para lo que muchos llaman el proto punk, los llamados padres de muchas cosas, aunque en resumen, lo que de verdad son, es una de esas bandas de rock and roll con dos pelotas.

Nacidos a principios de los 60, lo suyo iba mucho mas alla del sonido de sus coetaneos de generacion, sonaba demasiado sucio, duro, potente y rapido. Gerry Roslie - organo, piano y voz, Andy Parypa - bajo, Larry Parypa - guitarra, Rob Lind - saxo,  coros y harmónica y Bob Bennett, bateria, dieron vida en el 65, a uno de esos discos fundamentales para entender todo lo que vino despues, "Here the sonics", al año siguiente, editaban otra joya, "Boom", que seguia marcando las reglas y los esquemas que marcaron el rock and roll mas salvaje que vendria en la siguiente decada. Pero cuando el rock explosionaba bajando a las alcantarillas, (aprovecho para recomendaros el libro "Por favor matame, una historia oral del punk" de Legs McNeil y Gillian McCain, un excelente recorrido por laws miserias de la epoca), The Sonics desaparecen, para ser reivindicados durante decadas.



Y casi 40 años despues, en 2007,  los de Tacoma deciden volver a los escenarios, con la formacion original, colgando el cartel de sold out en dos noches apoteosicas en el Warsaw de New York, lo que les hace plantearse, junto a la continua reivindación que hacen de su musica un gran cantidad de  bandas,  muchas de ellas, cuyos miembros ni siquiera habian nacido cuando The Sonics editaron sus dos biblias, les termina de convencer para seguir en activo. Se embarcan en una gira europea que les lleva a nuestro pais, para volver a USA, al Paramount Theater de Seattle, donde dieron su ultimo concierto en el 73, y volver a hacer sold out.

Ahora en 2011, por fin, se vuelven a meter en un estudio, para lanzar este "8", que mas bien es casi un E.P., porque son solo 4 temas nuevos en estudio, aderezados con otros 4 en directo, , en total 8 temas para disfrutar del regreso de los padrinos del garage rock. Abren este "8", con un cañonazo llamado "Cheap chades", de puro rock and roll de guitarras furiosas, demostrando que aun a pesar de la edad, siguen siendo los reyes del cotarro. Unas guitarras de muerte anuncian lo que todos necesitamos "Bad attitude", un rock and roll acelerado y macarra, de esos que te da ganas de echarte a la calle a pelear, que nadie nos pare.



"Don´t back down" es clase, pero alto, primera clase, clase business, sonando con una clase que tira de espaldas, y te hace pensar porque estos tios no estan junto a aquellos que todos pensamos en las enciclopedias, en las primeras paginas. El ultimo corte en estudio es "Vampire kiss",  es quizas el tema que menos me ha enganchado, igual por no sonar tan sucio que el resto. Pasada la zona de estudio, comienza la posibilidad de ver que tal se desenvuelven en directo, con un clasico de la banda, "Cinderella",  perteneciente a "Boom", tocada a toda velocidad, sonando fuerte y sincera. Siguen con "Strychnine" de su primer album, y la audiencia loca, como no es para menos. "Don´t be afraid of the dark" nos devuelve a "Boom", y su sonido mas clasico, entroncado en el rock and roll de mitad de los 60. Y para terminar, que mejor que ese pepinazo llamado "Psycho", uno de los mayores clasicos del garage rock, autentica piedra filosofal para entender el nacimiento del punk rock y todo lo que vendria luego.



No nos engañemos, The Sonics no nos han dejado un clasico de la altura de "Here the sonics" o de "Boom", porque dichos discos son casi insuperables, pero si que dejan claro que siguen siendo unos de los grandes, mas alla de modas y listas de ventas, y es que como diria Manuel, es cuestión de pelotas, y a estos no les falta, sin lugar a dudas.

8 comentarios:

Víctor Hugo. dijo...

El año pasado me pillé el "Here The Sonics" y aún hoy sigo imaginando sorprendido de la valentía y fuerza que esta gente tuvo en su época. No debió ser fácil sonar así...

¡Saludos!

dregenwar dijo...

un honor aparecer por aqui... deberias saber que el Motel se ha convertido en una referencia para mi en estos ultimos tiempos.
estoy con victor... como es posible que existiese esa banda en esa epoca. habra que echar un oido a lo ultimo.

Alex Noiser dijo...

No he oído nada del grupo que has puesto, ahora le doy a la mula, a ver qué me dice. Me quedo con tu reflexión acerca de la mitomanía y los cambios producidos en el seno del Rock. No entiendo a la gente que intenta ir de legal y te intenta meter la anchoa de que prefiere tocar en clubs pequeños antes que llenar estadios con tal de quedar como un tío auténtico. El dinero nos gusta a todos, y si en vez de ganar 1000, puedes ganar 1000000, mejor que mejor, ¿No?. Un saludo colega!

Mr. Sabbath dijo...

Bueno, historias como esta existen muchas en el rock, verdad?? Nos gusta la musica, pero la musica no siempre es justa con sus habitantes......
Yo vi a Sonics en Madrid cuando pasaron por Spain en gira, y bueno, brutal, bestial, salvaje. Unos tipos haciendo rock and roll con pelotas y de una manera inpecable. Nada que envidiar a ninguna banda mas joven ni de coña.

Saludos!!!!!!!!!

TwoHeadsOneBrain dijo...

Asi es el mundo del Rock amigo. la suerte es una puta muy cara y además muy veleidosa y casquivana. Ignora el puro talento y babea ante nulidades. Al menos tenemos acceso a los "malditos" y, algunos de ellos viven hasta bien gracias a nosotros. Y, desde luego la música de los amigos tiene pelotas, si señor.
Un abrazo

aldaitu dijo...

Totalmente de acuerdo en casi todo. Siempre he admirado a The Sonics pero hay que reivindicar a sus paisanos The Wailers (no los de Bob Marley sino la banda de garage de Tacoma) que fueron su inspiración y tanto versionearon los Sonics. Ambos, Wailers y Sonics, dos de mis bandas favoritas.

Un saludo.

Vinyl Solution dijo...

De acuerdo con Aldaitu, the Wailers son tan reivindicables como The sonics, de hecho les inspiraron mucho de su salvajismo. Pero creo que como discos son mucho mejores los de los Sonics.

Las cuatro nuevas de este último suenan bien, son cañeras y bastante resultonas, pero palidecen comparadas con su obra anterior. Y es que como has dicho, Here Are the Sonics y Boom son insuperables.

Lo de la mitomanía... yo soy el primer mitómano, pero soy uno de esos que abomina lo del rock 'n' roll way of life (o sexo, drogas y r'n'r, como prefieran). Siempre me ha parecido una chorrada, vamos. ¿Que a todos nos gusta ponernos hasta el tranchete? Claro, pero convertir eso en un modo de vida... ejem.
Admiro más (como personajes) a gente como Ian McKaye, Rosendios o Fermin Muguruza, que a Sid Vivious, Mick Jagger o Iggy Pop. Gente que se mantiene ajena a esa «filosofía» y ha desarrollado una carrera ejemplar (gusten o no, eso es innegable).

También entiendo que haya bandas que les mola tocar en sitios pequeños. Yo, como público, lo prefiero mil veces, y no me cuesta imaginarme que haya músicos que también lo prefieran.

Anónimo dijo...

Los dos primeros discos son una auténtica salvajada. En los 60 la gente tuvo que flipar con ese sonido tan distorsionado y esa voz a gritos.

He escuchado "8": suena sucio, guitarra distorsionada, aunque con la voz más tranquila que antaño. En cualquier caso, me he llevado una grata sorpresa, creí que sonarían más tranquilos, pero está claro que no han perdido la fuerza. Una pena que no sea un disco más largo.

Este sábado, 3 de diciembre, los veré en directo en A Coruña. A ver qué tal.

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...