Etiquetas

sábado, 26 de noviembre de 2011

NECROMANDUS-OREXIS OF DEATH 1973



Hay dos libros que me han impresionado por la crudeza con que narran el comportamiento de los seres humanos.. El primero de ellos lo lei hace muchos años, era un chaval cuando devoré "La Iguana" de Alberto Vazquez Figueroa, alla por el 96. La otra que me impresionó a mas no poder y que desde que clave la vista en sus primer capitulo no pude dejar de leer, fue "Ensayo sobre la ceguera" de Jose Saramago.

A Saramago lo descubrí bastante tarde, hara unos cinco años, no se, nunca me habia introducido en su mundo a pesar de que me recomendaban esta novela una y otra vez. Cuando lo hice ya no fui capaz de escapar jamas. No os voy  a contar de que va "Ensayo sobre la ceguera", solo a recomendaros que no dejeis pasar la oportunidad de leerla. Y es que el hombre siempre ha puesto sus intereses y sus miedos por encima de la necesidad de los demas, en todos los aspectos. Y el rock no iba a ser menos, la ambición o el dejarse embaucar por cantos de sirenas han sido la perdición de mas de una buena banda que han quedado en el cajón del que nadie se acuerda.


El mundo del rock nunca ha sido justo, seamos sinceros, muchos se han quedado por el camino cuando tenian calidad para ser como minimo recordados. Afortunadamente, en los tiempos que vivimos, gracias a la red, muchas bandas estan siendo rescatadas del olvido, y aunque ya nadie podrá devolverles el lugar que quizás, y digo quizás podria haberles correspondido, al menos, siempre hay alguien que los reivindique y alguien que se decida a descubrirlos.

Yo como die hard fan de Black Sabbath, existe una banda a la que tengo mucho aprecio, porque ademas fueron compañeros de viajes de los Sabbs durante muchisimos conciertos, apadrinados por Iommi, e incluso fueron los Blizzard of Oz, primer proyecto en solitario de Ozzy tras su primera salida de Sabbath, que quedo en agua de borrajas con la vuelta del madman al seno de los de Birmingham. 


Formados en 1968  por Barry "Baz" Dunnery (guitarra), Dennis McCarten (bajo), Frank Hall (bateria,)y el cantante  Bill Branch,  Iommi les echa el ojo, conviertiendose en manager de la banda, consiguiendo que fichen por Vertigo y llevandoselos de gira con los Sabbs. El propio Iommi les produce este primer disco "Orexis of death", un trabajo enraizado en el hard prog tipico de la epoca, que aunque sean muchos los lazos que les unen a Sabbath, no eran tan oscuros como estos.

Ocho temas, el primero una intro, dan paso a un disco que demuestra que Necromandus eran una banda genial, con unos grandes musicos y a pesar de no ser tan heavys como los Sabbath podrian entran en esa primigenia semilla del doom. Buenos desarrollos instrumentales,  con un guitarrista sobrado de clase, y un cantante que esta expectacular durante toda la grabación.


"Nightjar"está emparentada con el sonido de Iommi y cia. sobre todo con ese riff marca de la casa, pero a su vez muy cercano al hard setentero, un tema rapido y potente. "Black solitude" tiene partes jazzisticas, como mas tarde harian los propios Sabbath y una parte intermedia acustica que dota al tema de una presencia increible. "Homicidal psycopath" vuelve a tener pinceladas jazz con una melodia vocal mas propia del prog de la epoca. 

"Still born beauty" y su inicio que recuerda a unos Sabbath mas progresivos. Otro gran tema es sin duda "Gipsy dancer", un tema obsesivo y cristalino, con unos acordes que van encerrandote en el sin dejarte salir. En el tema que da nombre al disco, "Orexis of death" podemos encontrar a Iommi haciendo gala de sus riffs junto a Dunnery, en un rock and roll pasado por el tamiz de la epoca. Para terminar un reprise, "Mogidisimo", apenas un minuto  trece de apergios que sirven como despedida de este "Orexis of death".


 El apoyo de Iommi se vio reflejado en los continuos conciertos abriendo para Black Sabbath, que llegaron a ser casi familia ambas bandas, pero la ambición de Ozzy y de los propios miembros de Necromandus fue el fin del grupo. La primera vez que Ozzy fue expulsado de los Sabbs, convenció  a los miembros de Necromandus -excepto al vocalista, evidentemente-, para que se encerraran con el en su casa y se convirtieran en su nueva banda, Blizzard of  Oz.

Alli se fueron con el madman, preparando lo que deberia haber sido el primer album en solitario de Ozzy, pero este finalmente volvió a Sabbath, dejando tirado al resto del grupo y heridos de muerte a Necromandus. Hay posteriores reediciones de este disco con temas en directo que lo hacen mas atractivo. Tambien se editó en el 90 otro disco que dejaron grabado a principio de los 70 pero que no vio la luz hasta dos decadas mas tarde, y un directo tambien anda por ahí. Yo los descubrí por su relación con Black Sabbath, igual alguien los descubre leyendo este texto, el ciclo seguira corriendo.

2 comentarios:

Manuek dijo...

Desconocidos para mí...un nuevo viejo grupo a descubrir, gracias y saludos!

Mr. Self Destruct dijo...

Ni puñetera idea sobre el grupo. Pero concuerdo contigo. Ensayo Sobre La Ceguera es un libro como la copa de un pino.

Un abrazo tronco.

PD: Soy Alex Noiser con el nombre cambiado xD

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...