Etiquetas

jueves, 6 de diciembre de 2012

FAITH NO MORE - THE REAL THING


Tengo muchisimos discos en el altar de las plegarias musicales, muchos que fueron como una patada en el culo cuando los escuche, que revitalizaron mi forma de entender la mùsica, la mayoria allà a mediado/final de los 80, sobre todo por las circunstancias, de alguien que empieza a descubrir el rock, y va descubriendo una banda tras otra en un momento crucial, en el que el rock duro gozaba de una salud mediatica envidiable. Pero no son tantos, los disco que me han roto los esquemas, que me han hecho plantearme ciertas cosas, e incluso plantearme prestar atención a otros estilos y formas de entender la música. Son pocos, los capaces de crear algo grande, que se resguarde para siempre en la memoria del destierro del olvido, que pase el voraz tiempo, y alguien siempre lo recuerde.

Pero menos aun, son aquellos capaces de arriesgar, crear algo diferente, salirse de la tangente y no morir en el intento. Y uno de ellos fueron Faith No More, sin duda alguna. Aun recuerdo la primera vez que sono en mi viejo equipo de música, "The real thing", aquello me hizo agarrarme fuerte, prestar atención y que un escalofrio eléctrico recorriese de emoción mi espina dorsal. Si discos como "Ride the lightning" o "Appetite for destruction" habian reforzado mi fe en el rock, "The real thing" removieron todos los cimientos y renovaron aquella sensación de que siempre hay un mas allá, que los límites solo estan para dinamitarlos y mandarlos a tomar por culo bien lejos, siempre que seas capaz de hacerlo, claro está.


Poner un disco en tu reproductor y que te explote en la cara una canción como "From out of nowhere", con esos teclados, la forma de cantar de Patton alejada del modo mas convencional del rock y esas guitarras heavys de Jim Martin, forman un coctel que es imposible no degustar. Jamás he conseguido quitarme de la cabeza ni los teclados ni el estribillo de la canción. ¿Que decir de Epic?. Jamàs habia prestado atención al hip-hop, mas allà de los gamberros de Beastie Boys o del "I`m the man" de Anthrax, así que cuando me topé con un Patton rapeando sobre esos teclados, la melodia del estribillo y los guitarrazos por detràs de Martin, caí definitivamente rendido ante FNM, y solo llevaba dos temas escuchados del disco.

Como curiosidad, Anthony Kiedis, vocalista de RHCP comenzò una absurda rivalidad con Patton, poque alegaba que el vocalista de FNM, en el videoclip de "Epic" daba saltitos, algo que ya habia hecho el con anterioridad, ver para creer. Otra maravilla es "Falling to pieces" con ese bajo de Bill Gould tomando el mando, un tipo que junto al bateria Mike Bordin, destrozaban cualquier concepto clásico de sección rítmica, y de nuevo las melodias vocales de Patton, junto a los teclados de Roddy Buttom, que le dan ese algo especial a las canciones de este disco, en esa mezcolanza de rap, heavy metal, hardcore y lo que les pasase por sus cerebros en ese preciso momento.


Martin era el elemento heavy de la banda (y sinceramente, tras su marcha, para mi, FNM no volvieron a ser los mismos), y eso se nota en "Surprise! you're dead", tema suyo, que es un autentico trallazo, casi thrash, casi hardcore, con unos riffs asesinos,  esos ritmos a los que siempre les he encontrado parentesco con Metallica y un Patton capaz de adaptarse perfectamente a lo que le echen. "Zombie eaters" es la balada del disco, de nuevo con unos teclados fantàsticos de Buttom y una pegada increible de Bordin, que le imprime una fuerza tremenda, junto al feeling que desborda la melodia vocal, y ese increscendo de las baladas de la epoca, que aqui sube en forma de rap.

Groove a raudales en el tema tìtulo, con esa fuerza contenida que estás a cada segundo esperando que explote, pero que la banda transforma continuamente hasta golpearte en el estribillo. "Underwater love" saca a relucir el lado mas funk de la banda, mostrando un lado mas intimista de FNM. En "The morning after" siguen la misma tònica de la anterior, pero esta vez, respaldada por los guitarrazos de Martin en un segundo plano, hasta ir ganando en intesidad al llegar al estribillo y convertirse al rock. En este disco y con FNM, no podia faltar de nada, y eso incluia un tema instrumental "Woodpecker from Mars", que cerraba el vinilo.


Mas tarde descubrí, que la versiòn en cassette, aun traia un tema mas, "Edge of the world", donde la banda giraba casi hacia el jazz, con esas teclas y esa melodia, que poco a poco se va endureciendo, aunque sin perder el derroche melódico que atesora. Mas tarde, también aparecerian ediciones con el "War pigs" de Black Sabbath, que curiosamente, ya grabaron en directo para aquel disco "Live at Brixton Academy" y para el disco tributo "Nativity in black". FNM saltaron a la palestra, y el mundo del rock se rindió ante ellos definitivamente. Yo tuve la suerte de verlos en directo, en aquella monstruosa gira con Soundgarden y Guns n Roses, con un Mike Patton euforico, gritandonos que le tiraramos objetos al escenario mientras interpretaba "Epic".

Faith No More siguieron sacando grandes disco, para muchos al menos tan imprescindible que este, pero reconozco, que para mi, la salida de Martin y sus riffs de la vieja escuela metálica, los eché demasiado de menos. Aun así, discos como "Album of the year" o "Angel dust" son muy grandes, y por supuesto "we care a lot" con Moses, pero yo me sigo quedando, sin lugar a dudas, con este "The real thing", que he vuelto a disfrutar y emocionarme con el, como el primer dia que lo escuché.

5 comentarios:

TSI-NA-PAH dijo...

Este disoc lo conoci de mano de un colega que lamentablemente ya no esta entre nosotros!Un disco enorme, el mismo titulo lo indica "EPIC".
A+

Mr. Thunderstruck dijo...

Una maravilla de disco, imprescindible para todo aquel al que le guste la música. Saludos!!!

Guzz dijo...

Ahí le has dado !. Mis preciados vinilos de "The real thing" y "Angel dust" siguen sonando hoy tan frescos como antaño. Una pena que los FNM no aguantarán un algo más con su alineación más celebrada sin duda pero, aún a pesar, de ello son citados recurrentemente como referencia. Por algo será. Nutritiva entrada a agradecer y saludos guzzeros.

Anónimo dijo...

Saludos!

Excelentes apuntes de un disco fuera de serie. En su tiempo tambien me pateo la cabeza con temas como "Epic", "Zombie Eaters" o "The Morning After". Pero las que sin duda son mis favoritas son esas delicias sonoras de "Woodpecker from Mars" y "Edge of the World": como me fascinan el bajeo de la primera y la sincera perversion de la segunda!

Una aclaracion sin afan de pretension, el tema que tocan de Black Sabbath es "War Pigs" y considero que en vivo se escucha mejor.

Tuve oportunidad de verlos en Guadalajara (México) y en verdad que fue uno de los shows mas intensos y emotivos de mi vida.

Felicidades por tan excelso blog.


El Embrujado.

King Piltrafilla dijo...

Caballero, coincido con usted. We care a lot era una pasada, el Angel Dust es genial, en CD me compré el King for a day y no estaba mal, nada mal... pero este vinilo es insuperable, imprescindible, aplastante... el genuino álbum más FNM de la historia.

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...