Etiquetas

viernes, 5 de julio de 2013

BLACK SABBATH - 13


De verdad, que ganas tenia de que saliese este disco, no os lo podeis imaginar. Contando los dias, en el momento que ya se podia encargar,  tenia el mio preparado para partir rumbo a  mi casa, en cuanto le diesen el pistoletazo de salida. Dias antes,  se filtró en la red, primero por Itunes, luego por mil maneras más, y aunque de todos lados me llegaban links donde escuchar el disco, siempre tuve claro desde un primer instante, que hasta que mis dedos no acariciasen este nuevo trabajo de Sabbath, no sonaria por mis altavoces. Dicho y hecho, el dia 10 de junio se lanzaba "13" y el dia 11 ya lo tenia en casa, nervioso como un niño la noche de reyes. Han pasado mucho tiempo y muchas historias hasta que Black Sabbath han vuelto a parir oscuridad junto a Ozzy. En el 78 se lanzaba "Never say die", es decir, 35 años sin un disco de estudio de Black Sabbath con él, porque canciones nuevas, si tuvimos dos, "Psycho man" y "Selling my soul" en aquel disco en directo que plasmó su regreso de final de los 90 , llamado "Reunion" en 1998.

Ha pasado casi un mes, hasta que he decidio ponerme a escribir sobre "13". Black Sabbath son mi banda, ya lo sabeis, así que tienen mucho terreno ganado conmigo. Esto es un blog personal, no es un medio, es mas, probablemente no llegue ni a un cuarto, así que el grado de objetividad está a mi criterio que es mas bien poco, vamos, que aqui la regla es, si me gusta mola, y si no, a tomar por culo. Y con esas me enfrenté a este nuevo trabajo de "mi banda". Nada más salir de correos, fué directo al equipo del coche, y posiblemente, nunca he tardado tanto en llegar a casa, con tal de no tener que dejar de escuchar el disco. Los detalles importan, al menos a mi me importan, y mas en estos dias de la impersonalidad, cuando mucha gente defiende algo tan aséptico como un mp3, un puto archivo como mensajero de la música. Y encontrarme esa portada que la mueves y el fuego aparece y desaparece, consiguió que flipase junto a mi hija de siete años, bendita inocencia la de ella, y en cierto modo, la mia.


Os podria recomendar muchas buenas reseñas de este disco, así que no me voy a parar a disecccionarlo clínicamente, porque mi relación con esta banda va mucho más allá. Pulsar el play y que suenen los primeros acordes de "End of the beginning" con ese sello 100% Sabbath es como un chute adrenalítico del que es complicado recuperarse. Un colega me decia que este disco suena a los Sabbath de hace 30 años grabando en la actualidad, y no le falta razón. Son los putos padres del invento, y esos compases iniciales, majestuosos, pesados, golpeandote, los reivindican y dejan en evidencia a todo aquel que ha osado a querer tomar su testigo a lo largo de los años. Iommi es un tipo de fuera de este mundo, y en este disco vuelve a demostrar que sus manos son dignas de venerar. 

Butler y su bajo son culpables del sonido de la banda, de esa constante desazón capaz de producir su sonido en los no versados. Nos falta Bill, y bien sabe dios que lo lamento, y mucho, pero ello no quita que Brad Wilk haya hecho un trabajo bestial, acoplado perfectamente para añadir esa contundencia que las lineas de bajo de Geezer requieren, legando una contundencia para enmarcar. ¿Y que decir de Ozzy?. El madman nunca fue un gran vocalista, solo Lucifer y Sharon saben como sigue aun vivo, y posiblemente en el estudio le han echado mas de una mano a la voz, pero coño, sigue siendo el puto Ozzy, con todos sus defectos y con esa voz característica, esa forma de cantar y esas melodias que solo pueden salir de su garganta.


Temas largos, oscuros, enrevesados, con esas atmósferas que solo ellos son capaces de crear y que te llevan en volandas a aquellos dias de los setenta, pero sin perder nunca la perspectiva de que estas escuchando un disco creado en pleno siglo 21. Ya habia escuchado "God is dead?", y si me atrapó la primera vez, lo hace aun mas las siguentes, con esa estrofa y ese riff brutal de Iommi en el estribillo, mientras Ozzy pregunta si Dios está realmente muerto. "Loner" es uno de mis temas favoritos de este disco porque los acerca a los primeros pasos de la banda, y os aseguro que me es harto complicado elegir temas, porque todos tienen ese marchamo que los apuntala como nuevos clásicos de la banda. De nuevo esa guitarra increible y la pegada de Brad, los ponen en un lugar solo al alcance de muy pocos.

Cuando Sabbath se perdian en esos viajes de ácido por las puertas de los mismisimos infiernos con temas como "Solitude" o "Planet Caravan", te invitaban a ese trance lisérgico al que su música es capaz de hacerte llegar, y en "13" ese papel lo cumple "Zeitgeist" con su ritmo mas relajado, esa melodia de Ozzy y esos fantásticos apergios de Iommi. Me reitero mucho en nombrar al guitarrista, pero creedme si os digo, que Tony ha pateado las putas cabezas de todos aquellos que pudiesen albergar alguna duda sobre su capacidad de composición actual. Otro tema largo, "Age of reason" con otro gran riff y ese halo de oscuridad que siempre ha rodeado las composiciones de la banda, pero es que además, no os perdais el trabajo de la sección rítmica en esta canción.


¿Quién inventó el heavy metal?. Se admiten apuestas y teorias, pero antes tendreis que escuchar "Live forever", y quizás entendereis a quien deben todo su crédito esas bandas que dieron un nuevo empuje al metal para intentar sacarlo del anclaje de siempre, y que todo ya estaba inventado. "Damaged soul" y su sonido me vuelven a meter en ese trance setentero del que me cuesta tanto salir, y que lo puedo imaginar sonando en el 68 mientras Polanski maquinaba "La semilla del diablo".  Otro de los temas que sobresale aun más, sobre la genialidad de los demás, es "Dear father", con Geezer tomando el mando, dejando ver su presencia, esos juegos melódicos que tan bien se le dan a la banda y que tan perfectamente sabe acometer Ozzy, y esa contundencia implícita, que sin grandes estridencias, ya por si misma, añade una dureza descomunal a la canción.

Pasamos al segundo disco, el de los tres bonus, que no penseis que son un mero relleno para engañar a fans como yo, y hacernos dejar la pasta en la edición deluxe, ni mucho menos. Los tres temas están a la misma altura que los del disco principal, y ese riff arrollador de "Methademic", donde cobra protagonismo la voz de Ozzy, haciendola sonar muy heavy, ya da por bien gastada la pasta en esta edición doble. "Peace of mind" posee ese riff tan característico de Iommi, esos ritmos entrecortados y esa pegada fuerte, que es como un puñetazo bien dirigido a la cara. "Pariah" cierra el disco bonus track, y piensas, joder, si es que es tan buena como todas las anteriores, con esos riffs arrollandote, y la sección rítimica recordando que también ellos fueron culpables de sentar las bases del heavy metal de los 80.


Luego hay una edición por ahí, que trae un tema más,  "Naivete in black", un tema rápido, heavy, veloz, muy melódico en cuanto a la parte vocal de Ozzy y que si todo el disco rememora a los 70, este tema se entronca mas en la tradición de los 80. En definitiva, que gran disco se han sacado Ozzy, Geezer, Iommi y no puedo dejar de nombrar a Brad, porque el tipo ha estado descomunal durante toda la grabación, haciendo que no piense en Bill. Iommi es el gran protagonista, aunque no seria justo no resaltar el papel de Geezer, pero es que las guitarras que ha metido Tony son una prueba, de que sigue siendo el puto amo del cotarro. Y Ozzy, siempre será grande, espero que su trato con el diablo aun tenga muchisimos mas años de vigencia, porque el madman es parte fundamental para entender este sonido.

Decia Henry Rollins, que solo puedes confiar en ti mismo y en los seis primeros discos de Black Sabbath. Amigos, yo os digo, que también podemos confiar en este "13", que desde ya, es otro clásico de la historia del rock, a pesar de tener solo un escaso mes de vida. Ahora a rogar, que no nos hagan esperar demasiado para el próximo disco, porque una vez abiertas las puertas del infierno, no se pueden volver a cerrar, así por que sí.



2 comentarios:

Larry Runner dijo...

Discazo. Aún no he tenido tiempo de escribir la reseña como Dios manda. Yo me pillé también al edición limitada. Dicho ésto, voy a leer tu reseña jaja.

Santiago Bogacz dijo...

Por lo que decis tiene buena pinta!
Yo le tengo fe. Me aburriria encontrarme con algo parecido a lo que hacian siempre porque ya han pasado como 30 años. Esa musica ya es vieja. Pero son grandes, saben renovarse y mantenerse vigentes. Neil Young siempre lo hace. Springsteen tambien. Stooges demostraron este año seguir siendo los reyes. Black Sabbath es capaz. Le dare una escuchada.
Te recomiendo la ultima reseña que escribir. Es de una banda uruguaya que esta muuuuy buena!

Saludos!

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...