Etiquetas

miércoles, 23 de octubre de 2013

POR AMOR A LA MÚSICA: SUICIDAL TENDENCIES - JOIN THE ARMY


Ayer al salir de currar a las 14.30, iba en el coche camino de casa, con los Primus sonando en el coche y de pronto me cruzo con una chavala, 12 o 13 años a lo más, a toda hostia en su skate. Yeah, como me han gustado siempre esas jodidas tablas, de chaval iba siempre con una debajo del brazo, pero reconozco que cuando fui creciendo, a pesar de que me gustaba todo el ambiente que rodeaba al skate en aquellos tiempos, cuando se relacionaba con el hardcore y veias a gente como Anthrax enseñando orgullosos sus skates y sus heridas de guerra, yo ya lo habia aparcado definitivamente. Tampoco es que fuese nada especial encima de uno de ellos, simplemente montaba y me lanzaba cuestas abajo, pero molaba. Mientras iba pensando todo esto, como en el reproductor del coche, suelo llevar el modo shuffle o como se llame, ahora sonaban Faith No More y su "We care a lot".

Como cambiaron Faith No More mi forma de entender el rock a final de los 80 y principio de los 90. Alguien invento aquella historia llamada funk metal, donde metieron lo mismo a los de Patton que a RHCP, bueno, estos últimos no es que tuviesen mucho que ver con el metal, pero sus primeros discos, tampoco eran ese pastiche pseudo pop que hacen ahora, en aquellos dias la agresividad y rabia punk e incluso los guitarrazos hard rockers, eran presente en su música. El exito de aquel "give it away" lo mando todo a la mierda. el caso, es que eso permitió la aparición de músicos que no temian a experimentar, a abrir su campo de visión con otros estilos, entre ellos Primus, posiblemente, los mejores a nivel técnico de todo aquel sarao, tres tipos que no dudaban en fusionar y llevar a sus canciones todo aquello que pasaba por sus mentes, y de forma abrumadora.


El hombra trás Primus, era su bajista Les Claypool. La primera vez que apareció su nombre por las esferas metálicas de los 80, fue con los thrashers Blind Illusion con los que grabó en el 88 "The sane asylum" y porque hizo las pruebas para entrar en Metallica tras el fallecimiento de Cliff Burton. El caso, es que pronto el bajista abandona el thrash y se pone manos a la obra con Primus, con quienes salta a la fama, gracias a ese eclecticismo que preconizaban y a la preponderancia de las lineas de bajo, que hace de Claypool uno de los bajistas más reputados de la escena, aunque mucha gente se empeñe en seguir canonizando a Flea como el bajista que cambió el mundo. ¿Que seria de esta gente sin tipos como Jaco Pastorius?, al igual que siempre he pensado, que ¿hubiesen existido RATM sin Faith No More, o Tool sin gente como Primus?.

Les comienza a colaborar con todo el que se lo pide, poniendo su bajo al servicio de Tom Waits, Gov the Mule, Metallica, Jerry Cantrell, Hank William III o Kenny Wayne Shepherd entre otros, a la vez que va dando vida a distintios proyectos fuera de Primus, donde lleva aún más lejos sus ganas de experimentar y perderse en un mar sin límites a su creatividad. Entre ellos, adoro especialmente, Oysterhead, donde une fuerzas con el guitarrista de Phish, Trey Anastasio y el bateria de The Police, Steward Copeland, grabando un disco, "the grand pecking order", tan complicado de asimilar, como de no amar, una vez que has conseguido introducirte en su mundo de acordes imposibles. 


Y sí, como habreis imaginado a estas alturas, el hombre elegido para mi semana en Por amor a la música, es Les Claypool, que además de reputado músico, también es productor, entre otros muchos menesteres, que le han colocado a ambos lados del estudio de grabación. Curiosamente, volviendo al comienzo, a aquellos tiempos del skate y el hardcore, Les Claypool también tuvo su aportación, porque en el 87, inmerso con su banda de aquellos finales de los 80. En plena voragine del thrash metal, se abrieron muchas puertas a otras historias. Yo siempre nombro a Anthrax, como los que me abrieron las puertas del infierno al hardcore y el punk. Entre aquel "Speak english or die" de S.O.D. y un artículo publicado por Metal Hammer en el 88, en el que Ian y Benante, hablaban sobre gente como Inferno, D.R.I. o Gang Green entre otros, y que he vuelto a conseguir, gracias a mi gran amigo Fernando "Starbreaker" de The Sentinel que lo fotocopió y me lo envió.


Ya antés, yo habia descubierto a unos tipos con pintas de mafiosos de barrio chicano, que usaban skates y cuyo sonido, andaba en un peligroso precipicio, entre el hardcore y el thrash, lo que alguno más tarde dió en llamar crossover. Eran Suicidal Tendencies, y su disco del 87, "Join the army", 12 temas que me volaron la cabeza en su momento, y lo siguen haciendo hoy en dia. En cuanto llegué a casa, conseguí aparcar y subí, mientras se terminaba de preparar la comida, corrí a mi estanteria a buscar este disco, que mira tu por donde, estaba producido, pensaba yo hasta hace muy poco, por un entonces desconocido, Les Claypool, aunque el productor fue otro Claypool, Lester, que se encargó junto a la banda, de sacar ese sonido peligroso y macarra e introducirlos en sonidos cercanos al metal, que no se encontraban en el primer disco del grupo. Junto a Mike Muir -voz- (vi en directo a los Suicidal en el 92, y comprobar como era Muir sobre un escenario es algo dificil de olvidar, en aquel entonces estaban en pleno apogeo, con su "Light, cameras, revolution") y al bajista Louiche Mayorga (este seria el último disco suyo con la banda), entraban a forma parte de S.T., el guitarrista Rocky George y el bateria, R.J. Herrera.

Lo primero que escuché de este disco, mas bien ví, fue el video clip de "War inside my head", y supe que esta era mi banda. Las melodias, ese estribillo que te machacaba, y esas guitarras, ademas la violencia sónica que desprendian, era algo único. Pero este disco iba mucho más allá, ese ritmo thrasher de la inicial "Suicidal maniac", sobre todo gracias a la guitarra de George, con una sección rítmica desbocada, y esa voz de Muir, que seguia poniendo el acento pandillero y hardcore. El tema título era toda una declaración de principios, "Join the army", y yo lo hice sin pensarmelo dos veces. Y así seguian sonando temas como "A little each day" más hardcore o la cañera "The prisoner".


Otro de mis temas favoritos del disco es "I feel your pain", pura velocidad desbocada, con la banda lanzada hacia delante sin frenos. Siguen en la edición cd con "Human Guinea pig", acelerada, de nuevo su faceta mas hardcore, en una clara muestra de ese punk metalizado,un tema para disfrutar, y que no venia en el vinilo o el cassette, pero supongo que muchos tendreis el cd, además este tema es de Jon Nelson, que precedió a George. Otro de los himnos de la banda, se encuentra en este disco, "Possesed to skate", donde dejan ver de donde vienen y lo que son. Mas tralla de la mano de "No name no words" que antecede a la genial "Cyco", con ese riff fabuloso y esa forma de cantar de Muir. Se enfilan hacia el final con "Two wrongs don't make a right" y "Looking iin your eyes".

26 años hace ya de este disco, cuando Les Claypool aun andaba metido en el rollo thrasher, y si realmente hubiese producido este disco, ¿como hubiese sonido?, y Suicidal Tendencies, una de esas bandas honestas, cuyos directos son siempre un aquelarre de grandes canciones y entrega al 100%. Está claro que a estas alturas no voy a rescatar mi skate, aunque si algun dia mis hijos se aficionan, quien sabe. Pero por si acaso, sigo sacando mis viejos discos de hardcore y crossover, y por supuestos, esa locura colectiva que es la música de Les Claypool.



8 comentarios:

Forrest Gump dijo...

Brutal y genial! Sabes que era un skater bastante bueno en los años 70! Hacia skate en piscinas vacias y tubo enormes de hormigon! Oysterhead,me flipa el disco!Les Claypool...no problema amigo!Adoro este tipo , adoroel bajo!Gran post...me ha recordado grandes momentos!Tenia un amigo flipadisimo que era amigo de los Anthrax y Suicidal...me traia discos de ellos desde Estados Unidos!
A+

PUPILO DILATADO dijo...

Menuda coincidencia!!!, esta mañana mismo estaba visionando una cosilla de los Suicidal 90's para hacer un 'post', el mundo es un pañuelo...y el blogueril más!!! je,je,je.

Les Claypool siempre estuvo presente en mi aprendizaje musical, primero con los Suicidal y luego con Primus de los que considero obras maestras 90's hasta "Pork Soda". Su eterna alianza con Waits siempre dió a la música del de Pomona de un añadido técnico y friky que siempre me puso muchísimo. Gran opción para estrenarte como mandamás semanal, de hecho hasta te doy las gracias porque me apetece mucho meterme en el intrincado y surrealista mundo de Les de nuevo.

Por cierto, "Join The Army" menuda carcasa de mala hostia este disco, qué canciones por diossss!!. Puta mala baba concentrada!!!

bernardo de andres herrero dijo...

Hacia años y años que no escuchaba a los Suicidal . primus con cierta temporalidad y obviamente a waits que Les es de sus habituales. Volver a recuperar a suicidal supone volver a un estilo que tenía bastante olvidado pero con gusto gracias a este post volverá a mis oídos.

Larry Runner dijo...

Siguen siendo enormes a pesar del paso de los años. Honestidad, esa es la acertada palabra.

Cuántos recuerdos!. Enorme tu relato!

Suicidal!!!

Mañana me los llevo yo al curro! ;)

King Piltrafilla dijo...

Estupendo artículo.

Yo también tengo el Join the Army y un par de cedés de Primus. Sin embargo, creo que el Les "Leslie" Claypool de Primus NO ES el ingeniero y productor Les "Lester" Claypool.
Me parece que estamos ante una de las confusiones típicas del metal.

Chals dijo...

Excelente artículo digno de revista, un género que desconozco, al igual que al protagonista Les Claypool, pero que me atrae, gracia a esta edición he conocido a Primus, grata sorpresa, me gustan, me caen bien, descabellados y bizarros, únicos. De Suicidal Tendencies esuché hace mucho mucho tiempo un disco que me gustó, me gustan sus guitarras, un estilo que ahora me queda lejos, pero que admiro. Saludos

Josi dijo...

Excelente post, recuperando aquellos finales de los 80, el cambio de una época, me refiero a lo musical y mas concretamente al hard rock. Yo siempre he sentido que la generación de bandas tales como Anthrax, Suicidal Tendences y demás fue la ultima generación de rockers, que salieron de la calle manteniendo su actitud a lo largo del tiempo. Sera por cuestión de afinidad musical, no lose, pero el grunge que vino después nunca me dio esa sensación. Buenisimo post, saludos

Vinny Gonzo dijo...

Para no romper con la tradición, llego tarde, jaja.

Ahora se han puesto de moda las tablas estas con forma de tabla de surf... ¿Longboard se llaman? Lo llevan todos los niños "alternativos" jaja

Coñe, no sabía que Claypool se había presentado a Metallica!! O.O Y también es casualidad que haya dos Les Claypool metidos en la música xD

Tengo que ponerme un día en serio con los Suicidal Tendencies, porque Mike Muir interpreta una breve pero intensa estrofa en Kaliforn-A-Eye de P.O.D. y me enamoré perdidamente de él.

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...