Etiquetas

miércoles, 27 de noviembre de 2013

MOTORHEAD - AFTERSHOCK


Si Motorhead no existiesen, alguien tendria que inventarlos. Muchas veces lo importante no es ser un gran cantante o un guitarrista fuera de seria, la actitud y la forma de vida, en esto del rock and roll, se impone por encima de muchas otras cosas, como debe de ser. ¿Que será de nosotros el día que nos falte Lemmy?. Ya no tenemos a los Ramones, y Lemmy nos ha tenido acojonados hace poco, parece que al final, su romance con el Jack Daniels, el tabaco y las anfetas, le iba a pasar factura, pero no, ahí está de nuevo, gastando monedas en la tragaperras más próxima y destilando rock and roll por todos los poros de su cuerpo. Y es que, te gusten o no musicalmente, Motorhead (ojo, que puede volar algún botellazo al que me diga que no le gusta Motorhead), poca gente se resiste ante lo que representa Lemmy. 


No sabemos lo que le aguantará el motor y la caja de cambios, pero de momento, vuelvo a llenar mi vaso con hielo y bourbon, porque Kilmister, junto a sus inseparables Phil y Mikkey traen una nueva descarga, para alegrarnos, para alegrarme. Ya sabes lo que vas a encontrar, Lemmy estirando su cuello para ponerse junto al micrófono y  a desatar todos los infiernos, pero hay más, mucho más detrás de todo ese blizkrieg de watios y distorsión, hay canciones de esas con las que sabes, que te puedes marcar a fuego en el pecho, que el rock and roll nunca morirá, al menos de momento, porque nos quedan muchos que siguen escupiendo rabia y dando lecciones travestidas de actitud, Motorhead entre ellos.


Quizás en "Aftershock" no hay sitio para la sorpresa, para tampoco para el hastio. Madre mia, como golpea la bateria Dee y ahí están las guitarras de Campbell, tan efectivas como hirientes, y por supuesto, esa resaca permantente que es la voz de Lemmy con su inconfundible sonido de bajo. Patada en la puerta y que los altavoces comienzen a escupir "Heartbreaker", con esa velocidad tan característica de los Motorhead y ese sonido metalizado. Con estos tios, sabes a lo que atenerte, por suerte, y "Coup de grace" suena a clásico de la banda por los cuatro costados, que incluso encuentro algún parecido añejo en la forma de cantar Lemmy en la estrofa. Lemmy entiende el blues a su manera, y lo vuelve a demostrar con "Lost woman blues", donde me gusta muchísimo esa guitarra de Phil, donde el viejo diablo saca toda su sapiencia y buen gusto.

Quietos, ese momento de calma, solo es para coger respiración, antes de que nos pasen por encima, cual endemoniada división de tanques con "End of time" o "Do you believe", más cercana a aquellos días de "Orgasmatron" y "Rock and Roll". El sonido del rickenbacker de Lemmy se hace de notar en "Death machine", pero lo que más me llama la atención es las guitarras de Phil. Por supuesto, voy a volver a recordar a Dee, porque el tipo está inconmesurable durante toda la grabación. Cambio de tercio con "Dust and glass", aires cercanos a los setenta y ritmo lento, con la voz de Lemmy inmersa en lo más parecido a la melodia que sale de su garganta.


"Going to Mexico" tiene ese rescoldo de sonido clásico del grupo que tanto me gusta, con el bajo en primera linea, pegandote en los huevos. Ojo con Phil, que el tio ha sacado para este disco unas guitarras cojonudas, escuchad atentos "Silence when you speak to me", entre esas lineas pesadas que marcan sus compañeros de perrerias. Mas hard rockero suena "Crying shame", con ese solo entre estrofas. Coño, esa entrada de bajo de "Queen of the damned" es puro Motorhead, hermana en el tiempo de aquel inmortal "Overkill",  rápida y con una pegada de Dee que parece que se le fuese la vida en ello. Si tocas en Motorhead y titulas una canción "Knife", tiene que ser afilada, y eso es lo que hay, amigos, con un gran riff.

 "Keep your powder dry" es grande, muy grande, como estos tios. Cierran con "Paralyzed", tronando cual demonios, dejandose la piel a base de velocidad y contundencia. Motorhead siguen vivos y de que manera. Ahora que venga el que quiera con el rollo de que no innovan, de que suena a si mismo o no se que más historias, me da igual, Lemmy y sus secuaces, siguen consiguiendo que tenga claro, porque sigo amando este puto vicio que es el rock and roll.


2 comentarios:

Rockologia Twit dijo...

Lemmy debería vivir eternamente. Le crionizamos y cada dos o tres años le sacamos de gira.

bernardo de andres herrero dijo...

Motorhead me gustan Motorhead es un hito. Motorhead llevan haciendo el mismo gran disco toda la vida o lo tomas o lo dejas Este un gran mismo disco otra vez y un poco mejor que algunos de su carrera. Un único pero después de sabe dios cuantos discos podíamos conocer si es capaz de otra cosa 8seguro que si)

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...