Etiquetas

jueves, 24 de abril de 2014

THE WIDOWBIRDS - HEART'S NEEDLE


Normalmente suelo comenzar las reseñas contando algo, que tiene o no que ver con el grupo en cuestión, soltando algún rollo o historia, para ir creando ambiente, pero hoy permitidme que vaya al grano, que no me vaya por las ramas, que por una vez, decida tomar el camino recto, me introduzca en el bosque y no de rodeos para ir contemplando aquello que crece alrededor antes de permitid que la luz de lo que ando buscando me deslumbre. Vamos, que os voy a decir desde ya, que “Heart’s needle”, el nuevo disco de los australianos The Widowbirds es una pasada, de esos, que desde la primera vez que lo enchufas, aún sin tener un espejo a mano, sabes que tu cara es de asombro y satisfacción a partes iguales.

Ya su anterior disco dejó un grandisimo sabor de boca, dejando a las claras, que son uno de los referentes, de esa nueva ola de bandas australianas que han tomado el rock clásico como camino a seguir, y están extendiendo todo lo aprendido en forma de grandes canciones, alrededor del mundo. El feeling que desborda este disco es imposible de explicar, solo se puede asimilar con cada escucha, con cada latido de cada nota, que se introduce en ti, para hacerte sentir que estas ante uno de esos discos que te hacen amar el rock and roll, que te hace sentirte especial, a pesar de que te sientas uno más dentro de los que siguen vibrando con el sonido de una guitarra.


“Heart’s needle” es un exquisito tratado de rock, donde se dan cita todos esos nombres que seguro que recorren vuestra cabeza, y que dieron el comienzo a todo lo que vino después. Preponderancia de los sonidos eléctricos pero sin dejar de lado esos acústicos que tan bien saben utilizar, joyas como “Daughter of the skies” o la inicial “Battle cry”, con un Simon Meli inmenso a la voz, que se convierte en el auténtico protagonista del disco, sin menospreciar a unos músicos capaces de hacerte tocar el cielo con sus composiciones.

Desde la primera vez que escuché el disco (y os aseguro que van ya unas cuantas), ha conseguido atraparme desde el primer momento, sigue habiendo ese rollo a lo Led Zep como en “Calm before the storm” o la elegancia de “Save the last heartbreak”, que consigue que las diez canciones pasen como una letanía, que te deja satisfecho pero con ganas de seguir repitiendo. En estos tiempos inciertos, una buena canción sigue siendo la mejor medicina para mirar cada día por la ventana de la vida, y The Widowbirds, tienen su particular recetario lleno.

Publicado por el menda en Rock in Spain

5 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

Zep mas Zep Me ha encantado este album

PUPILO DILATADO dijo...

Hey!! Hemos coincidido en dar la buena nueva con respecto a la banda!!!. Le tengo muchas ganas, tremendas ganas porque me enamoraron con Shenandoah. Lo que no me queda claro es por donde lo has conseguido porque en mi bajador habitual todavía no lo he conseguido.

Apasionada reseña bro'!!

Félix González dijo...

Tiene muy buena pinta, ojalá que sea ese gran disco que tiene que darnos al fin el currelas de Simon Meli

Carlos Tizón dijo...

Pupi, la gente de Teenage Headmusic me mandan los discos de las bandas que llevan, y estos son de su escudería

PUPILO DILATADO dijo...

Ya decía yo!!!. Esperare entonces, jeje. Ojo también al de Rival Sons cuando salga, promete mucho placer!!!

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...