Etiquetas

viernes, 30 de mayo de 2014

JOLLY JOKER - SALA TARARÌ (PONFERRADA)


Ya sabeis, los que soleis pasar por aquí con asiduidad, que Jolly Joker es una de las bandas referencia de este blog, dicho sea de paso, panfleto que no aspira a nada más, que a dejar constancia de la opinión de servidor, la que por cierto, tampoco es demasiado aconsejable seguir. Eso sí, con estos tios hacedme caso, porque son una auténtica arma de destrucción masiva con forma de banda de hard rock, al más puro estilo de aquellos maravillosos 80. De todos modos, mejor creed a mi brother in rock, Bergi, que estuvo disfrutando de Lazy Lane y sus secuaces en Ponferrada, y me ha mandado, además de unas fotos acojonantes, por escrito, las sensaciones vividas esa noche.


Jolly Joker es una banda que sigo desde sus comienzos. Desde la primera escucha a su maqueta homónima del 2010 me enamoró su sonido sucio y divertido propio de las bandas que se criaron en la parte de atrás de los garitos de Los Angeles. El pasado viernes estábamos de suerte en Ponferrada ya que la Sala Tatarí, dentro de los actos de celebración de su 25 aniversario, nos los traía por el morro, algo que intentamos agradecerles asaltando sus provisiones de cerveza.

A pesar de ser una banda ya posicionada en la escena nacional la entrada fue bastante pobre, sobre 60personas, a eso había que añadirle que para estar a finales de mayo nos había caído una nevada bastante importante por los alrededores y hacía un frío considerable por lo que, y mientras bebíamos cerveza fría para calentarnos, comentábamos que los pobres valencianos venidos de la tierra de las flores, de la luz y del amor lo tenían todo en contra para triunfar.


Eso mismo debieron de pensar ellos porque empezaron como una apisonadora con la sleazy “Damage” de su fantástico disco “Sex, Booze and Tattoos” con un Lazy Lane que no tenía ningún problema en irse por los agudos de manera magistral, el bajo y batería sonando contundente y las guitarras bramando con rabia y apoyando al vocalista en los coros lo que fue una tónica durante toda la actuación. Casi sin darnos opción a recuperarnos enlazaron con la fiestera “She Starts”, una canción apropiada para despertar y calentar al respetable que estaba un poco cohibido y no se acercaba al escenario guardando una distancia prudencial entre ellos y esas cinco bestias pardas que tenían delante.

Después de las presentaciones de rigor y de tratar de involucrar al público atacaron con la maravillosa “Russian Roulette” una canción propia para el directo y para el lucimiento de toda la banda ya sea desde el machaque desesperado del bajo y batería, los largos solos de guitarra, los coros o los altísimos agudos a los que el cantante tiene que llegar. En esta canción se produjo un punto de inflexión en el concierto ya que la gente dejo de mirar a la banda con curiosidad para empezar a rendirse a sus ritmos, abandonando su pasividad y comenzar a seguir con su cuerpo los decibelios que emanaban del escenario.


Llegados a este punto he de decir que me sorprendió el sonido que traían los valencianos ya que sonaban compactos y contundentes sin apreciar ningún instrumento que sobresaliese del resto, aparte de las florituras puntuales de cada miembro de la banda, lo que destaca el buen trabajo de la banda en cuidar al detalle los directos. El concierto siguió con “Spit it out”, “Out ta get me”, Givin´it up”, la tremenda “Fuck it all”, “God´s kiddin”, “Hey you”, “Sucker”, Before you die”, “Dressed to kil” una cuidada selección de temas propios acompañados de “No mercy”  de L.A Guns o de “Fortunate song” de la Creedence Clearwater Revival intercalada entre “Spit it out”.

Para mi uno de los momentos mágicos de la velada fue cuando la banda dejó solo a Lazy Lane para que arrancara en solitario y a pelo con un tributo a DIO lleno de emoción y virtuosismo para luego acabar la actuación con todo el grupo tocando como si la vida les fuera en ello “Lip up” de Buckcherry y “Blind in Texas” de Wasp que por inesperada me hizo saltar y recordar viejos tiempos ya un poco olvidados. En resumen, Jolly Joker nos dio un magnífico concierto planeado al milímetro para garantizar la satisfacción del público y eso se agradece. Se nota que son grandísimos profesionales que llevan muchas horas de trabajo y ensayo a sus espaldas y que no dejan nada al azar.


Liderados por Lazy Lane que hace de nexo de unión de la banda en el escenario y que tiene una lujosa voz para el negocio son capaces de calentar al público más frio con una base rítmica impresionante a cargo de Kickstarts a la batería y de Luke Bass al bajo y coros muy compenetrado este último con Eddie a los coros y guitarra rítmica y aderezado todo con los solos de guitarra perfectamente ejecutados por Janick. Una vez terminado el concierto te das cuenta del arduo trabajo que supone para bandas como Jolly Joker dejar a su familia y trabajo, cruzar media España para ponerse delante de un público poco colaborativo y darlo todo de si intentando hacer feliz a gente como yo, lo que hace que sintamos un aprecio mayor, si cabe, hacia ellos.

Espero que nos vuelvan a visitar en breve y con un nuevo disco debajo del brazo y que sigan los pasos de The Brew por estas tierras que la primera vez que tocó en la Sala Tararí y en Ponferrada también lo hizo con entrada libre y ante 60 personas, pero que la segunda vez que vino a esta misma sala lo hizo cobrando entrada y con un llenazo impresionante. Así que ya sabes, deja de leer esto, no seas capullo y vete de concierto. 

Texto y fotos by Bergidum 

2 comentarios:

PUPILO DILATADO dijo...

Menuda crónica colega!!! Estoy babeando con todo el sudor, la pose, la actitud y los decibelios que tuvísteis que vivir con los Jolly.

Me sigo mordiendo las uñas pensando que todavía no los he visto...¡Y son de mi tierra y de mi ciudad natal!!

EL SANTUARIO dijo...

sin duda una buena cronica ...aunque en este caso esa noche se resumiria en una palabra...MAGIA

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...