Etiquetas

lunes, 27 de julio de 2015

CRONICA DEL FREEK FEST 6


El verano es tiempo devfestivales y este último sábado de julio de este caluroso 2015, presentaba armas en El Puerto de Santa María, de la mano de la sexta edición del Freek Fest, que este año había decidido apostar fuerte y dar un visible salto de calidad, con un cartel envidiable, en el que se daban cita como platos fuertes, Redd Kross y The Bellrays. Con el mar de fondo, y hay que reseñarlo, muy buena organización, la prueba de fuego, era saber cuanta gente se reuniría para disfrutar de un tentador cartel. La duda era saber, si cierto tipo de publico, más acordes a anteriores propuestas del Freek Fest o del Monkey Week, se sentiría atraído por una propuesta netamente más rockera, y si el publico mas cercano al rock, respondería. Posiblemente, hubo un poco de todo, mas algún despistado que parecía encontrarse fuera de sitio, al menos musicalmente.


Problemas técnicos nos hicieron llegar tarde y perdernos la actuación de Little Cobras, unos clásicos ya de este festival, y que según los comentarios de los pocos asistentes que se dieron cita a primera hora, cumplieron de sobra. Los siguientes en subir al escenario, fueron The Ship, enésimo proyecto de Paco Loco, junto a Dani Llamas, que pusieron el punto más indie del festival, mostrando muy buenas maneras en el escenario -tablas no les faltan- y la visceralidad de Paco Loco, que aportó el desfase visual y necesario, en un derroche de actitud. La gente iba llegando y se comenzaba a ver más ambiente, sobre todo, alrededor de las barras. Es una lastima, que no se llegase al millar de personas -aunque no os fiéis mucho de este dato, que tengo ojo de mal cubero-, por lo que se veían bastantes espacios, que está muy bien para la comodidad, pero que no parece lógico, teniendo en cuenta los cabezas del cartel.


Llegaba el turno de The Milkyway Express, que consiguieron caldear el ambiente. Lo de los sevillanos, es el rock clásico, los aires southern, y todo aquel sonido que ha escrito la historia, que a gente como a mi, tanto me gustan. Con ellos fuimos muchos los que disfrutamos de unos tipos que lo tienen todo para estar ahí arriba. Buen sonido, con la banda demostrando su valía, quizás algo parados a veces, pero que queda en un segundo plano, con la lección magistral que nos dieron en esta tarde/noche portuense. Personalmente, de lo mejor del día. Si no les conocéis, ¿Que coño habéis estado haciendo?. Si no habéis escuchado "Pecado" en directo, no podréis redimiros.


Reconozco, que Bum para mi eran una incógnita. Nunca me interesó en demasía, ese punk pop de los 90, que se propusieron meternos por los ojos, a través de recopilatorios tipo Punk-o-rama. Y lo cierto es que tras el subidón con The Milkyway Express, la actuación de los canadienses supuso una bajada en picado. Temas monótonos y repetitivos, que parecían ser la misma canción una y otra vez, y éxodo masivo de la gente hacia las barras o a las gradas, para descansar un rato y coger fuerzas para luego. Súmale las deficiencias del sonido, con un molesto pitido que les acompañó durante toda la actuación, para terminar de fastidiar la cosa. Seguro que habrá quien los disfruto, pero a mi me aburrieron, y os aseguro que no fui el único.


Ya con la noche encima de nuestras cabezas, bebidos y comidos, porque todo estuvo muy bien montado, con calidad y buenos precios, chupitos de Jagermeister incluidos, que iban repartiendo por el recinto, llegaba el turno de la banda, que me da la sensación que la mayoría iba a ver. Y no es para menos. Redd Kross son muy grandes y dejaron huella en muchos de nosotros. Discos como "Neurotica", "Third eye" o "Show world", no solo son imprescindibles, sino obligatorios. La aglomeración frente al escenario y la expectación era creciente y los de L.A. supieron satisfacer a todos los que allí no parábamos de saltar y bailar. Entrega y actitud máxima, mientras sonaban joyas como "Pretty please me", "Annie's gone"... para terminar con una apabullante "Deuce" de Kiss, y poner fin a un impresionante concierto que nos supo a poco por tiempo, pero que es de los que se queda grabado en la memoria.

Ok, voy a ser sincero. Si el cartel ya era lo suficientemente atractivo, yo estaba ahí sobre todo por The Bellrays. Amo a esa banda, y eso es lo que hay, punto. No les veía en directo desde el 28 de enero del 2003, así que doce años después, ahí estaba, en primera fila, pegado a la valla, nervioso y excitado como un cura en un prostíbulo, esperando a que Lisa y los suyos, repartiesen esa medicina de rock and roll con sobredosis de energía y Soul, de la que son los putos amos. ¡Y vaya si lo hicieron!. Un autentico vendaval, que voló la cabeza de todos los que allí estábamos, los que veníamos preparados para esta orgía sonora y los que no tenían ni puta idea de lo que se les venia encima.


El tiempo de actuación era el que era, así que no perdieron tiempo, enlazando canción tras canción, ante un público enloquecido que no paraba de saltar y bailar. Ver las caras de felicidad de mucha gente, al recibir el baño de energía que salia del escenario, demuestra que esto es magia. The Bellrays inconmensurables, Lisa es un huracán, que va ganando con el tiempo. Su voz, es un lugar donde perderse para siempre. Brutal Robert,  todos en general. Desde el escenario se desprende calor, magnetismo, mientras suenan "Power to burn", "Everybody get up" , una increíble y soulera versión de "Whole lotta love", o ese final de traca con "Revolution get down" y "Blues for Godzilla". 

Sonrisa de oreja a oreja y la sensación de que hubiese seguido toda la noche escuchando a Redd Kross y sobre todo a The Bellrays, para mi los grandes vencedores de la noche en un duelo de altura.  Y es que ya lo dicen ellos mismos, punk is the preacher...blues is the teacher. No olvidar felicitar a los organizadores por hacer que todo fuese rodado. A pensar ya en la próxima edición,

1 comentario:

bernardo de andres herrero dijo...

Gran cartel y de Bu yo tengo un par de discos y son muy Redd Kross

entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...