domingo, 17 de junio de 2018

Una playlist para mis recuerdos de los Mundiales de Fútbol

Mi primer recuerdo de un Mundial de Fútbol fue precisamente el disputado en España, no solo porque con diez años no me perdiese nunca ni un episodio de Naranjito, sino porque ya en esos días tenía inoculado (y mucho más que ahora) el virus del fútbol. Recuerdo aquel Mundial con pasión, una Italia decepcionante en la primera fase, en la que no fue capaz de pasar del empate en los tres partidos disputados y que sufrió una metamorfosis según iba avanzando el campeonato, alcanzando el cenit en uno de los mejores partidos disputados en un Mundial, el que le enfrentó a Brasil y les colocaba en una final que no dejaban pasar ante Alemania. La selección bavara que se ganó mi enemistad cuando junto a Austria convertian su encuentro en un vals entre amigos que dejaba fuera a una ilusionante e ilusionada Argelia. Las decepciones de España, Inglaterra y Argentina. Aquellos futbolistas con pintas de rockeros, de tipos duros no de pijos malcriados. Después vinieron muchos Mundiales, la confirmación en México de que Maradona era Dios y que era puro rock and roll, pese a quien pese. Italia 90 y esa selección Argentina que evitó el desastre de volver a casa a las primeras de cambios gracias al invento de que se clasficasen los mejores terceros y acabó colándose en la final donde siempre ganan los alemanes.


U.S.A. 94 siempre será el Mundial de Luis Enrique sangrando abundantemente por la nariz y la desolación de Baggio al fallar el penalti que hacia campeón a Brasil. Francia 98 y aquella selección francesa que era el espejo de una sociedad multicultural que maravilló al mundo. Corea/Japón 2002 y aquel arbitraje nefasto de Al-Ghandour que dió para mil novelas sobre conspiraciones de una FIFA enterrada en barro hasta el cuello. Alemania 2006 y la triste despedida de Zinedine Zidane que pasó en aquella final de héroe a villano en tan solo 90 minutos. Sudáfrica 2010 y todo un país, fuese la que fuese la bandera que mandase en su corazón gritando un gol de Iniesta. Brasil 2014, un Mundial de lujos y miserias, manifestaciones en las calles y la decepción de una selección que volvía no ser campeona en casa. Recuerdos de fútbol, de Mundiales. Estos son los míos, cada cual que abra el candado de los suyos. Como banda sonora, os dejo esta playlist



1 comentario:

Luther Blues dijo...

Gracias por la playlist ! El mundial celebrado en tu país se lo recuerda siempre en casa porque de pequeños jugabamos ha aprendernos de memoria los nombres de los estadios que venian en figuritas,a mi me gustaba el de Elche jaja
Un abrazo y buena semana .